Faithlife Sermons

Who is the greatest?

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views

Being servants of God it is to obey and do whatever he need from us to do without hessitation and in humility.

Notes & Transcripts | Sermon Questions

Title: Who is the greatest?

Theme: I am among you as the one who Serves. ~ Jesus
~ Jesus
Bible verses: , , , , , , ,
Luke 22:24–30 RVR60
Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.
Matthew 18:1–6 RVR60
En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.

Introduction

I remember a TV show called Undercover Boss, I used to love that show because it presented a person who has an upper-management position at a major business, deciding to go undercover as an entry-level employee to discover the faults.
When I though about that I realised that we work for a God that is (Omnipotent), He is everywhere at all times. I realised then that God is our Undercover Boss. He is also (Omniscient) so he sees and hears everything we say, we do or even think at all times. Today I’m going to talk about something that was going on between the Disciples and he had to take care of. They were disputing about; “Who among them will be the greatest?”
When we think about greatness we tend to think as the world does. We think about the people that is on top of everything. We think about rich people, famous people, owner of big enterprises etc., But greatness is much more than position, skills, leadership, power, influence, titles, degrees, fame, abilities, great achievements, or success. It is not what we do for God, it is about who we are in spirit for God. Who ever look for real greatness give the importance to what it matter the most; faith, a pious character, wisdom, self control, patience and love, wich means to the fruit of the spirit. .
When we think about greatness we tend to think as the world does. We think about the people that is on top of everything. We think about rich people, famous people, owner of big enterprises etc., But greatness is much more than position, skills, leadership, power, influence, titles, degrees, fame, abilities, great achievements, or success. It is not what we do for God, it is about who we are in spirit for God. Who ever look for real greatness give the importance to what it matter the most; faith, a pious character, wisdom, self control, patience and love, wich means to the fruit of the spirit. .
Preposition: The real question is: Who is the greatest for real?
Transition Phrase: There is only one in which our minds and thoughts should be at all times. This is Jesus, so let’s speak about him.
Luke 22:24–30 RVR60
Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.
Matthew 18:1–6 RVR60
En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.
Matthew 18:1–6 RVR60
En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.
Mark 9:33–37 RVR60
Y llegó a Capernaum; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo: El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.
Luke 9:4–48 RVR60
Y en cualquier casa donde entréis, quedad allí, y de allí salid.Y dondequiera que no os recibieren, salid de aquella ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos.Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes. Herodes el tetrarca oyó de todas las cosas que hacía Jesús; y estaba perplejo, porque decían algunos: Juan ha resucitado de los muertos; otros: Elías ha aparecido; y otros: Algún profeta de los antiguos ha resucitado. Y dijo Herodes: A Juan yo le hice decapitar; ¿quién, pues, es éste, de quien oigo tales cosas? Y procuraba verle. Vueltos los apóstoles, le contaron todo lo que habían hecho. Y tomándolos, se retiró aparte, a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida. Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados. Pero el día comenzaba a declinar; y acercándose los doce, le dijeron: Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto. Él les dijo: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta multitud. Y eran como cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: Hacedlos sentar en grupos, de cincuenta en cincuenta. Así lo hicieron, haciéndolos sentar a todos. Y tomando los cinco panes y los dos pescados, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y los partió, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos. Aconteció que mientras Jesús oraba aparte, estaban con él los discípulos; y les preguntó, diciendo: ¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado. Él les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy? Entonces respondiendo Pedro, dijo: El Cristo de Dios. Pero él les mandó que a nadie dijesen esto, encargándoselo rigurosamente, y diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día. Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles. Pero os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios. Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente. Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén. Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño; mas permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús, y a los dos varones que estaban con él. Y sucedió que apartándose ellos de él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía. Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube. Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. Y cuando cesó la voz, Jesús fue hallado solo; y ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto. Al día siguiente, cuando descendieron del monte, una gran multitud les salió al encuentro. Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo; y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él. Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron. Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo. Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre. Y todos se admiraban de la grandeza de Dios. Y maravillándose todos de todas las cosas que hacía, dijo a sus discípulos: Haced que os penetren bien en los oídos estas palabras; porque acontecerá que el Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres. Mas ellos no entendían estas palabras, pues les estaban veladas para que no las entendiesen; y temían preguntarle sobre esas palabras. Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor. Y Jesús, percibiendo los pensamientos de sus corazones, tomó a un niño y lo puso junto a sí, y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.
Luke 9:46–48 RVR60
Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor. Y Jesús, percibiendo los pensamientos de sus corazones, tomó a un niño y lo puso junto a sí, y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.
I- What was it you disputed among yourselves on the road?
A- They kept silent
Mark 9:33–37 RVR60
Y llegó a Capernaum; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo: El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.
B- Jesus perceived the thoughts of their hearts
C- Who would be the greatest?
II- Like Childs - When we think about a child we don’t realize that they have what we lack off.
, ,
They trust God
They look every body as superiors.
They are obedient
They are humble
They trust
They are not contentious
They don’t do anything by vainglory
They don’t look for its own gain
They look for each others
They are sincere
They love selflessly
Paul in the book of explains what people should be able to look whe they look at us. They should look the image of Jesus.
III- He who sits at the table Vs. He who serves -
The greatest as the younger
Governors as servants
The One who serves
IV- Who have continued with Me in My trials -
Disciples will judge the 12 tribes of Israel
All the Saints - We will judge the world
To him who overcomes -
Be steadfast, immovable, always abounding in the work of the Lord -

Conclusion

Illustration of Spikes and Wheat
A farmer was going to visit his fields to see if the harvest was in season. He had brought his little daughter, Luisita, with him.
"Look, Papa," said the inexperienced girl, "how some of the wheat-stalks have their heads erect and haughty; undoubtedly, they will be the best and the most distinguished: those others around them, which lower them almost to the ground, will surely be the worst.
-The father took some spikes and said: -Look well, my daughter: do you see these spikes that so proudly raise their heads? Well, they are completely empty. On the contrary, these others that bend it with such modesty, are full of beautiful grains.
The wise and the good are humble: pride is proper to the ignorant and the bad.
His Disciples - Bear much fruit -
Pride vs Humility -
Related Media
Related Sermons