Faithlife Sermons

Sardis, La Iglesia Muerta (3)

Notes & Transcripts
Hoy continuaremos con el estudio al libro del Apocalipsis, serie Observando el Futuro P22, Sardis, una Iglesia Muerta, donde estamos observando lo que es en este momento dentro de las iglesias, porque este mensaje es para la iglesia, es para ti en particular, para todo aquel que se identifique con los mensajes de nuestro Señor Jesucristo, en este libro maravilloso, en este libro revelador, donde nos muestra la gloria de Nuestro Dios y la gloria de nuestro Señor Jesucristo.
Hace dos domingos empezamos a estudiar el mensaje que nuestro Señor Jesucristo le envió a la Iglesia que esta en Sardis, Una Iglesia que tiene nombre de que vive, pero esta muerta.
Hace dos domingos empezamos a estudiar el mensaje que nuestro Señor Jesucristo le envió a la Iglesia que esta en Sardis, Una Iglesia que tiene nombre de que vive, pero esta muerta.
Era una iglesia que conocía la verdad pero no vivía en la verdad, no practicaba la verdad, es lo que Jesús dijo: “el que tiene mis mandamientos y los guarda ese es el que me ama.”
No basta con tener los mandamientos y no guardarlos, no basta con conocer la verdad y no aplicarla a mi vida, no basta con ser un buen interprete de la ley, si no vivo lo que interpreto, no basta con decir que soy Cristiano y no conocer a Cristo, no basta con decir que soy Cristiano y no guardar sus mandamientos.
No se trata de decir que soy Cristiano y no conocer a Cristo, no se trata de decir que soy Cristiano y no guardar sus mandamientos.
1 Juan 2.4 RVR60
El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;
Hay cristianos que dicen que conocen a Cristo, pero viven como si no lo conocieran, porque no hacen y no guardan sus mandamientos, su voluntad y viven de acuerdo a su voluntad, conforme al mundo.
Quieres saber si realmente amas a Dios, si realmente le conoces, pregúntate esto: ¿guardo sus mandamientos? ¿Hago su voluntad, de todo corazón?
1 Juan 2.3 RVR60
Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.
Quieres saber si realmente amas a Dios, si realmente le conoces, pregúntate esto: ¿guardo sus mandamientos? ¿Hago su voluntad, de todo corazón?
si tu respuesta es no, quiero decirte que el tiempo se acerca, el Señor viene pronto por su iglesia, o déjame decirte que el tiempo no lo tenemos comprado, hoy podemos estar y mañana no, a donde iras, en donde pasaras tu eternidad, existe un cielo, existe un infierno.
Si tu respuesta es si, que si guardas sus mandamientos, el perfecto amor se ha perfeccionado en ti, porque el amor es sufrido, es benigno, el amor no tiene envidia, no hace nada indebido, no busca lo suyo, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, el amor nunca dejara de ser.
donde el Señor y si es asi, el perfecto amor se ha perfeccionado en ti, porque el amor es sufrido, es benigno, el amor no tiene envidia, no hace nada indebido, no busca lo suyo, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, el amor nunca dejara de ser.
1 Juan 2.5–6 RVR60
5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.
¿Porque sabemos que estamos en el? en guardar su palabra, y da como resultado, que el perfecto amor se ha perfeccionado en tu corazón, el que dice que permanece en el, debe de andar como el anduvo, el sufrió, por amor a nosotros, y por ese amor dio su vida misma por nosotros, y nosotros debemos de andar como el anduvo, ya que el amor se ha perfeccionado en ti, debes de perdonar a tus enemigos, debes de amar, debes de bendecir, debes de orar por tus enemigos, el que permanece en el debe de andar como el anduvo, como un cordero, que no abrió su boca, que cuando le maldecían no respondía con maldición, teniendo el poder y la autoridad, en su primera venida fue como un cordero, en su segunda venida va a ser como un león para establecer su autoridad, el que dice que permanece en el, debe de andar como el anduvo, en vez de actuar como un cordero, andamos como león, enjuiciando a los demás, con resentimiento en tu corazón.
No basta con conocer la verdad, no basta con decir que soy cristiano, no basta con decirle al Señor tu sabes cuanto te amo, es necesario negarte por Cristo, es necesario morir, para poder vivir.
Continuemos con este mensaje, a la iglesia que esta en Sardis, una iglesia que tiene nombre de que vive pero esta muerta, abramos la biblia en
Apocalipsis 3.3a RVR60
Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
Apocalipsis 3.3 RVR60
3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

3421. μνημονεύω mnemoneúo; de un der. de 3420; ejercer memoria, i.e. recordar

Acuérdate. 3421. μνημονεύω mnemoneúo; de un der. de 3420; ejercer memoria, i.e. recordar
Acuérdate. 3421. μνημονεύω mnemoneúo; de un der. de 3420; ejercer memoria, i.e. recordar
Lo que Sardis tenia que recordar, era lo que había recibido en el principio, ese deposito que le habían confiado, su salvación. Al Cristo resucitado
El Señor le dice, Acuérdate de lo que has recibido y oído, haz memoria del mensaje que recibiste en tu corazón.
Hebreos 2.1 RVR60
1 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.
hebreos 2.1-1
Lo que nos dice el Señor es que nos acordemos de lo que hemos aprendido, y que con mayor diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que descuidemos una salvación tan grande.
Nuestro Señor Jesucristo, nos hablo una parábola, la parábola del Sembrador para enseñarnos y mostrarnos las prioridades que existen en los corazones y sus resultados.
Haz memoria del mensaje que recibiste junto con sus promesas, sus privilegios.
Nuestro Señor Jesucristo, nos hablo una parábola, la parábola del Sembrador para enseñarnos y mostrarnos las prioridades que existen en los corazones y sus resultados.
Mateo 13.3–9 RVR60
3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. 4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. 9 El que tiene oídos para oír, oiga.
Mateo 13.3–9 RVR60
3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. 4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. 9 El que tiene oídos para oír, oiga.
mateo 13.3-9
y mas adelante el Señor Jesús les explica esta parábola a sus discípulos, de los cuales todos escuchan la palabra del reino,
Mateo 13.18–19 RVR60
18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.
Mateo 13.18–23 RVR60
18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. 20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. 22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.
mateo 13.18-
mateo 13.
Este es el que oye la palabra pero no la entiende, no la comprende, es aquel que le sembraron la semilla, pero ni siquiera sabe que semilla es, no le da la importancia, es cuando vienes a la iglesia y no pones atención a la palabra de Dios, eres distraído por cualquier pensamiento, el cual satanás usa para distraerte, pone en ti sueño, aburrimiento, y asi robarte lo que te sembraron, y saben porque, porque el tiene un propósito,
Lucas 8.12 RVR60
12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.
¿ cual es el propósito de satanás? que no creas en la palabra, que dudes de la palabra, para que no seas salvo.
Mateo 13.20–21 RVR60
20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.
Mateo 13.20 RVR60
20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;
mateo 13.
Son aquellos hermanos que creen por un tiempo en la palabra, porque digo por un tiempo, porque no tienen raíz en si, no hay una búsqueda de Dios, no hay una profundidad en el, no existe el fundamento en el, que es Cristo, la raiz es la que le da vida a la planta, lo que hay es una vida artificial, son los hermanos que crecen por un momento por el conocimiento de otros, porque ellos en si, no buscan a Dios, pero al venir la aflicción a sus vidas, no persisten en el camino del Señor, tropiezan, se apartan.
Son aquellos que conocen la verdad, pero no aplican la verdad a su vida.
Son aquellos que conocen la verdad, pero no aplican la verdad a su vida.
mateo
Mateo 13.22 RVR60
22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.
Son aquellos hermanos que oyen la palabra y creen, pero en su corazón esta el seguir la corriente de este mundo, el afán de este mundo, el dinero, la prosperidad, esto lo tienen en primer lugar antes que a Dios, son aquellos que conocen la verdad, pero no viven en la verdad.
Mateo 13.23 RVR60
23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.
Son aquellos hermanos que oyen y entienden la palabra, que es esto, la palabra entender, es acción, es aquella que hace, actúa, obedece a la voluntad de Dios, y si se dan cuenta de algo, es el único que da fruto. Es el único que busca de Dios, es aquel que persevera a pesar de las tribulaciones y aflicciones a causa de la palabra, pero su meta es agradarle a Dios.
Lucas 8.15 RVR60
15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.
Este no era el caso de la Iglesia en Sardis, que tenia el nombre de que vive pero estaba muerta, conocía la verdad, pero no andaba en la verdad.
El Señor Jesucristo le dice, acuérdate de lo que has recibido y oído; y guárdalo. Esto se refiere a perdida o daño, es mantener el ojo sobre lo recibido y oído para cuidarlo y retenerlo.
Apocalipsis 3.3 RVR60
3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
El Señor Jesucristo le dice, acuérdate de lo que has recibido y oído; y guárdalo. Esta palabra se refiere a perdida o daño, es mantener el ojo sobre lo recibido y oído para cuidarlo y retenerlo, que es esto, que lo que hemos recibido puede ser perdido, porque nuestro Señor Jesucristo en el v2 le dice a esta iglesia en Sardis: afirma las otras cosas que estan por morir, era una iglesia que estaba muriendo, pero el Señor nos dice acuérdate lo que has recibido, tu salvación, acuérdate de la palabra que has oído, y nos dice guárdala, no dejes que te la roben, no dejes que muera si no que arrepiéntete.
Apocalipsis
Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete 3340. μετανοέω metanoéo; de 3326 y 3539; pensar diferente
3340. μετανοέω metanoéo; de 3326 y 3539; pensar diferente
Es reconocer que el camino que estoy tomando me esta llevando a la muerte, a la perdición, a la maldición, y el Señor nos dice Arrepiéntete, de tu manera de pensar, de tu manera de actuar como una urgencia del cambio de mentalidad, de una vez por todas, porque esta a punto de morir.
Apocalipsis 3.3 RVR60
3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
apocalipsis
El Señor le dice pues si no velas, si no te despiertas del letargo espiritual en que estas, si no te arrepientes de ese pecado que año tras año esta en ti que te esta llevando a la muerte espiritual, y a la muerte eterna sin Dios, el Señor te dice arrepiéntete, renueva tu entendimiento, deja esa manera de pensar del mundo, deja esa manera de vivir del mundo, arrepiéntete, apártate del mundo.
Apocalipsis 3.11 RVR60
11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón y no sabrás a que hora vendré sobre ti.
Apocalipsis 16.15 RVR60
15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.
Es aquel que conoce la verdad y vive en la verdad, que esta vigilando, que esta alerta y guarda su alma que no se manchada por el pecado.
Que nos esta diciendo el Señor,
Apocalipsis 2.25 RVR60
25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.
Apocalipsis 3.11 RVR60
11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
Related Media
Related Sermons