Faithlife Sermons

Parábola del buen patrón

Una gran historia  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 34 views
Notes
Transcript
Handout

Pasaje

Mateo 20.1–16 NTV
1 »El reino del cielo es como un propietario que salió temprano por la mañana con el fin de contratar trabajadores para su viñedo. 2 Acordó pagar el salario normal de un día de trabajo y los envió a trabajar. 3 »A las nueve de la mañana, cuando pasaba por la plaza, vio a algunas personas que estaban allí sin hacer nada. 4 Entonces las contrató y les dijo que, al final del día, les pagaría lo que fuera justo. 5 Así que fueron a trabajar al viñedo. El propietario hizo lo mismo al mediodía y a las tres de la tarde. 6 »A las cinco de la tarde, se encontraba nuevamente en la ciudad y vio a otros que estaban allí. Les preguntó: “¿Por qué ustedes no trabajaron hoy?”. 7 »Ellos contestaron: “Porque nadie nos contrató”. »El propietario les dijo: “Entonces vayan y únanse a los otros en mi viñedo”. 8 »Aquella noche, le dijo al capataz que llamara a los trabajadores y les pagara, comenzando por los últimos que había contratado. 9 Cuando recibieron su paga los que habían sido contratados a las cinco de la tarde, cada uno recibió el salario por una jornada completa. 10 Cuando los que habían sido contratados primero llegaron a recibir su paga, supusieron que recibirían más; pero a ellos también se les pagó el salario de un día. 11 Cuando recibieron la paga, protestaron contra el propietario: 12 “Aquellos trabajaron sólo una hora, sin embargo, se les ha pagado lo mismo que a nosotros, que trabajamos todo el día bajo el intenso calor”. 13 »Él le respondió a uno de ellos: “Amigo, ¡no he sido injusto! ¿Acaso tú no acordaste conmigo que trabajarías todo el día por el salario acostumbrado? 14 Toma tu dinero y vete. Quise pagarle a este último trabajador lo mismo que a ti. 15 ¿Acaso es contra la ley que yo haga lo que quiero con mi dinero? ¿Te pones celoso porque soy bondadoso con otros?”. 16 »Así que los que ahora son últimos, ese día serán los primeros, y los primeros serán los últimos.

Estudio

Introducción

Contexto

Un hombre rico le pregunta a Jesús sobre qué tiene que hacer para tener la vida eterna, Jesús le dijo que lo que tiene que hacer es cumplir los mandamientos y le comienza a dar una lista de mandamientos, el hombre rico le dice a JEsús que ya los ha cumplido todos, luego, Jesús le dijo que vendiera todo y entregara todo a los pobres, cuando el joven rico escuchó se puso triste porque tenía muchas cosas y no estaba dispuesto a dejar todo por Cristo.
Entonces Jesús se vuelve a sus discípulos y les dice que es muy difícil que alguien rico pueda entrar al reino de Dios, no porque no puedan creer, sino porque, por lo general, creen que no necesitan nada porque ya lo tienen todo.
Así que cuando Jesús dijo eso, los discípulos se sorprendieron y le entonces le preguntaron sobre quién podría ser salvo.
Jesús les dijo que para nosotros eso es imposible, pero para DIos todo es posible.
Claro, Pedro no pudo quedarse callado y dijo que ellos habían dejado todo por seguirle, pero no solo se quedó allí, sino que preguntó ¿qué recibirían por lo que han hecho?
Y Jesús les contesta que ellos van a ser parte del reino de él, pero también todos los que crean.
Mateo 19:16
Mateo 19.16–30 NTV
16 Alguien se acercó a Jesús con la siguiente pregunta: —Maestro, ¿qué buena acción tengo que hacer para tener la vida eterna? 17 —¿Por qué me preguntas a mí sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Sólo hay Uno que es bueno; pero para contestar a tu pregunta, si deseas recibir la vida eterna, cumple los mandamientos. 18 —¿Cuáles? —preguntó el hombre. Y Jesús le contestó: —“No cometas asesinato; no cometas adulterio; no robes; no des falso testimonio; 19 honra a tu padre y a tu madre; ama a tu prójimo como a ti mismo”. 20 —He obedecido todos esos mandamientos —respondió el joven—. ¿Qué más debo hacer? 21 Jesús le dijo: —Si deseas ser perfecto, anda, vende todas tus posesiones y entrega el dinero a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Después ven y sígueme. 22 Cuando el joven escuchó lo que Jesús le dijo, se fue triste porque tenía muchas posesiones. 23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «Les digo la verdad, es muy difícil que una persona rica entre en el reino del cielo. 24 Lo repito: es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios». 25 Los discípulos quedaron atónitos. —Entonces, ¿quién podrá ser salvo? —preguntaron. 26 Jesús los miró y les dijo: —Humanamente hablando es imposible, pero para Dios todo es posible. 27 Entonces Pedro le dijo: —Nosotros hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué recibiremos a cambio? 28 Jesús contestó: —Les aseguro que, cuando el mundo se renueve y el Hijo del Hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes, que han sido mis seguidores, también se sentarán en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. 29 Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos que ahora son los más importantes, en ese día serán los menos importantes, y aquellos que ahora parecen menos importantes, en ese día serán los más importantes.

Pasaje por pasaje

Personajes

La parábola es una historia que enseña algo para la vida acerca de una verdad. Es contaba con una historia y hay diferentes personajes los cuales representan a un personaje real. En este caso tenemos que descubrir a quién representa cada personaje:
Mateo 20.1 NTV
1 »El reino del cielo es como un propietario que salió temprano por la mañana con el fin de contratar trabajadores para su viñedo.
El primer personaje que encontramos es:
El propietario: Lo podemos asociar a Dios que lo tiene todo
Dice que el propietario salió temprano para contratar a trabajadores para su viñedo.
Los trabajadores: Representan a el ser humano el cual Dios busca
Juan 3.16 NTV
16 »Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Por lo tanto, el propietario del viñedo sale a buscar trabajadores, pero veamos más de la condición en la que se encontraban estos trabajadores.

Condiciones

Mateo 20.2 NTV
2 Acordó pagar el salario normal de un día de trabajo y los envió a trabajar.
El dueño del viñedo acuerda pagarle al trabajador el pagarle el salario normal de un día de trabajo, por el momento se ve que todo es bajo condiciones normales y justas.
Cualquier que lo contratan para un trabajo, pues lo contratan y le pagan un monto por día trabajado o por el tiempo determinado trabajado.
El dueño determinó el salario que consideraba justo por el trabajo que iba a hacer.
Establezcamos que el horario sería de 8-6pm. Por lo que te puedes imaginar que es una jornada laboral normal en la que iba a trabajar este hombre.
Mateo 20.3 NTV
3 »A las nueve de la mañana, cuando pasaba por la plaza, vio a algunas personas que estaban allí sin hacer nada.
Mateo 20:2
Sin embargo vemos que el dueño sigue su camino por la plaza cuando ve que hay más personas sin hacer nada y ya eran alrededor de las 9 am. o sea, ya habían pasado, por lo menos, 1 hora de la jornada laboral lo que supondría que en lugar de pagarle $10.00, tendría que pagarle lo proporcional a lo trabajado en el día, si les dijo que fueran a trabajar a esa hora, tendría que haberles pagado entre $8 a $9...
Mateo 20.4 NTV
4 Entonces las contrató y les dijo que, al final del día, les pagaría lo que fuera justo.
Es más, la gente acepta el trabajo y ellos aceptan las condiciones del dueño, que sin hablar del pago, solo sabían que les iban a pagar lo justo. No saben exactamente cuánto, aunque para ellos lo más probable era que iban a recibir menos del pago por la jornada normal de trabajo.
Mateo 20.5 NTV
5 Así que fueron a trabajar al viñedo. El propietario hizo lo mismo al mediodía y a las tres de la tarde.
Todavía después de los trabajadores que contrató a las 9 am, sigue haciendo lo mismo a las 12 (o sea, ya se le paga por lo menos la mitad) y a las 3 pm (o sea, que se le pague el 25% de lo que debería de ser). Por lo que el primer trabajador esperaría que se le pague a él los $10, al segundo uno $8, al tercer unos $5, y al último, lo más $3.
Mateo 20.6–7 NTV
6 »A las cinco de la tarde, se encontraba nuevamente en la ciudad y vio a otros que estaban allí. Les preguntó: “¿Por qué ustedes no trabajaron hoy?”. 7 »Ellos contestaron: “Porque nadie nos contrató”. »El propietario les dijo: “Entonces vayan y únanse a los otros en mi viñedo”.
Mateo 20.6 NTV
6 »A las cinco de la tarde, se encontraba nuevamente en la ciudad y vio a otros que estaban allí. Les preguntó: “¿Por qué ustedes no trabajaron hoy?”.
Casi al final de la jornada laboral, ya a las 5, encuentra todavía a otras personas a terminar la jornada del día a su viñedo porque vio a unas personas que no fueron contratadas en todo el día.
Casi al final de la jornada laboral, ya a las 5, encuentra todavía a otras personas a terminar la jornada del día a su viñedo porque vio a unas personas que no fueron contratadas en todo el día.
Mateo 20.7 NTV
7 »Ellos contestaron: “Porque nadie nos contrató”. »El propietario les dijo: “Entonces vayan y únanse a los otros en mi viñedo”.
Mateo 20.8 NTV
8 »Aquella noche, le dijo al capataz que llamara a los trabajadores y les pagara, comenzando por los últimos que había contratado.
Luego, al finalizar la jornada el dueño del viñedo paga a las personas y no lo hace en cualquier orden, ni siquiera lo hace en el orden del primero que contrató hasta el último que contrató, más bien, le paga al último que contrató primero.
Si nos ponemos en el lugar del primer que contrató, ya estaríamos pensando en una injusticia en que me tengo que quedar más tarde para que me paguen si he estado más tiempo.
Mateo 20.9 NTV
9 Cuando recibieron su paga los que habían sido contratados a las cinco de la tarde, cada uno recibió el salario por una jornada completa.
Parece interesante que el dueño termina pagando al que ha trabajado una hora, no solamente el salario por una hora de trabajo, sino por todo el día de trabajo. Es interesante, porque si pensamos que solamente eran 5 personas que trabajaron, o asumamos que es un número individual por cada horario, el gasto que pudiera tener hubiera sido unos $27…sin embargo, decidió gastar $50 como si hubieran trabajado todo el día.
Mateo 20.10 NTV
10 Cuando los que habían sido contratados primero llegaron a recibir su paga, supusieron que recibirían más; pero a ellos también se les pagó el salario de un día.
Hay algunos libros que dicen que el peor error es suponer…bueno, al ver que el dueño les estaba pagando el día completo a los que trabajaron poco, los que trabajaron todo el día pensaron que sería justo entonces que se les pague más que a ellos. Sin embargo cuando abrieron el sobre vieron que era exactamente el pago por un día.
Mateo 20.11 NTV
11 Cuando recibieron la paga, protestaron contra el propietario:
Cuando lo reciben entonces sienten que hay una injusticia porque se les está tratando del mismo modo que alguien que casi no hizo nada. Y tienen una actitud de protesta.
Mateo 20.12 NTV
12 “Aquellos trabajaron sólo una hora, sin embargo, se les ha pagado lo mismo que a nosotros, que trabajamos todo el día bajo el intenso calor”.
El argumento de los que trabajaron todo el día se escucha “válido”, y cualquiera diría que tienen razón, porque han pasado más tiempo trabajando, han aguantado más, están más cansados, los otros solo hicieron las cosas medio día, están más descansados, quizás no aguantaron el mismo sol.
Mateo 20.13 NTV
13 »Él le respondió a uno de ellos: “Amigo, ¡no he sido injusto! ¿Acaso tú no acordaste conmigo que trabajarías todo el día por el salario acostumbrado?
Sin embargo al escuchar el argumento del dueño no habría argumento que pudiera dar en contra.
¿Habían hablado ya del salario que iba a recibir? Sí
¿Recibió lo acordado? Sí
No hay injusticia, entonces ¿cómo explicar la actitud del dueño? Pues el dueño dice...
Mateo 20.14 NTV
14 Toma tu dinero y vete. Quise pagarle a este último trabajador lo mismo que a ti.
Mateo 20.14–15 NTV
14 Toma tu dinero y vete. Quise pagarle a este último trabajador lo mismo que a ti. 15 ¿Acaso es contra la ley que yo haga lo que quiero con mi dinero? ¿Te pones celoso porque soy bondadoso con otros?”.
Mateo 20.15 NTV
15 ¿Acaso es contra la ley que yo haga lo que quiero con mi dinero? ¿Te pones celoso porque soy bondadoso con otros?”.
El dueño quiso hacer con su dinero lo que quería, quizás cualquiera que estudiara administración o contaduría le habría dicho que ha gastado más de lo que tenía o que hubiera acordado por el salario prorateado…pero el dueño hizo lo que quiso con lo que le pertenece.
La dos preguntas finales son claves para entender el propósito de la parábola, así que después de explicar la parábola, vamos a estudiar las 2 preguntas:
¿Acaso es contra la ley que yo haga lo que quiero con mi dinero?
La pregunta del dueño tiene que ver respecto a que él cuenta con los recursos necesarios para hacer cualquier cosa que él quiera. Por lo tanto, suponemos, y por lo que vemos, que es dueño de mucho.
Además, si una persona es dueña de algo, puede hacer con eso todo lo que quiera, lo ha comprado o se lo ha ganado.
En este caso, él era dueño de un viñedo y tenía mucho dinero.
Estos nos habla de la soberana voluntad de Dios.
Dios tiene bajo su voluntad todo, y pasa todo como Él quiera. Yo puedo decirle a Dios ¿Dios por qué me pasa esto a mí y no a otros?
¿Acaso Dios no puede hacer lo que quiera conmigo?
Vamos al punto con respecto a la salvación
¿Acaso Dios no puede salvar a alguien que haya sido pecador y vivido alejado de Dios totalmente por 40 años y en el año 41 salvarle?
¿Acaso Dios solo salva a los que hemos nacido en una familia “buena”?
¿Acaso Dios solo salva a las personas buenas?
Vamos al punto de las cosas que tenemos
¿Acaso Dios tiene que darnos todo, aunque no lo necesitemos?
¿Acaso Dios nos tiene que dar lo mismo que a todos los demás?
¿Acaso Dios no es el dueño de todo para hacer lo que quiera con todo?
Esto me recuerda nada más a la conversación que sostuvo por medio de preguntas con Job
Job 38 NTV
1 Entonces el Señor respondió a Job desde el torbellino: 2 «¿Quién es éste que pone en duda mi sabiduría con palabras tan ignorantes? 3 Prepárate, muestra tu hombría porque tengo algunas preguntas para ti y tendrás que contestarlas. 4 »¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra? Dímelo, ya que sabes tanto. 5 ¿Quién decidió sus dimensiones y extendió la cinta de medir? 6 ¿Qué sostiene sus cimientos y quién puso su piedra principal 7 mientras las estrellas de la mañana cantaban a coro y todos los ángeles gritaban de alegría? 8 »¿Quién contuvo el mar dentro de sus límites cuando brotó del vientre 9 y cuando lo vestí de nubes y lo envolví en densa oscuridad? 10 Pues lo encerré detrás de portones con rejas y puse límite a sus orillas. 11 Dije: “De aquí no pasarás. ¡Aquí se detendrán tus orgullosas olas!” 12 »¿Alguna vez has ordenado que aparezca la mañana o has causado que el amanecer se levante por el oriente? 13 ¿Has hecho que la luz del día se extienda hasta los confines de la tierra para poner fin a la perversidad de la noche? 14 A medida que la luz se aproxima, la tierra va tomando forma como el barro bajo un sello; se viste de brillantes colores. 15 La luz molesta a los malvados y detiene el brazo que se levanta para hacer violencia. 16 »¿Has explorado las fuentes donde nacen los mares? ¿Has recorrido sus profundidades? 17 ¿Sabes dónde se encuentran las puertas de la muerte? ¿Has visto las puertas de la absoluta penumbra? 18 ¿Tienes idea de la magnitud de la tierra? ¡Dímelo, si es que lo sabes! 19 »¿De dónde viene la luz y adónde va la oscuridad? 20 ¿Puedes llevar a cada una a su hogar? ¿Sabes cómo llegar allí? 21 ¡Pero claro que ya conoces todo esto! ¡Pues naciste antes de que todo fuera creado, y tienes muchísima experiencia! 22 »¿Has visitado los depósitos de la nieve o has visto donde se guarda el granizo? 23 (Los he reservado como armas para el tiempo de angustia, para el día de la batalla y de la guerra). 24 ¿Dónde está el camino hacia la fuente de luz? ¿Dónde está el hogar del viento del oriente? 25 »¿Quién creó un canal para los torrentes de lluvia? ¿Quién trazó el sendero del relámpago? 26 ¿Quién hace caer la lluvia en tierra árida, en el desierto donde nadie vive? 27 ¿Quién envía la lluvia para saciar la tierra seca y hace que brote la hierba tierna? 28 »¿Tiene padre la lluvia? ¿Quién da a luz el rocío? 29 ¿Quién es la madre del hielo? ¿Quién da a luz la escarcha que viene del cielo? 30 Pues el agua se convierte en hielo, duro como la roca, y la superficie del agua se congela. 31 »¿Puedes tú guiar el movimiento de las estrellas y atar el grupo de las Pléyades o aflojar las cuerdas de Orión? 32 ¿Puedes ordenar la secuencia de las estaciones o guiar a la Osa con sus cachorros a través del cielo? 33 ¿Conoces las leyes del universo? ¿Puedes usarlas para regular la tierra? 34 »¿Puedes gritar a las nubes y hacer que llueva? 35 ¿Puedes hacer que aparezca el relámpago y que caiga hacia donde lo dirijas? 36 ¿Quién da la intuición al corazón y el instinto a la mente? 37 ¿Quién es lo suficientemente sabio para contar las nubes? ¿Quién puede inclinar los cántaros de los cielos 38 cuando la tierra reseca está árida y el suelo, convertido en terrones? 39 »¿Puedes acechar la presa para la leona y saciar el hambre de los cachorros 40 cuando están tendidos en sus guaridas o se agazapan en los matorrales? 41 ¿Quién da comida a los cuervos cuando sus crías claman a Dios y andan errantes con hambre?
¿Te pones celoso porque soy bondadoso con otros?
Es interesante la pregunta que el propietario les está haciendo a estas personas. Están reclamando por la bondad mostrada a otras personas, definitivamente a la gente no le gusta ver que a los demás les pasen cosas buenas que no les pasan a ellos.
¿Cómo lo podemos aplicar?
¿Estaremos siendo egoístas al no compartir con otros acerca del evangelio?
Mateo 20.16 NTV
16 »Así que los que ahora son últimos, ese día serán los primeros, y los primeros serán los últimos.
Las parábolas de Jesús: Una aplicación para hoy B. El contexto en el ministerio de Jesús

Más bien, el dueño de la viña por medio de su actuación de gran bondad para con sus obreros señala una gran verdad teológica: Dios da libremente buenas dádivas a los hombres por la pura gracia.

Las parábolas de Jesús: Una aplicación para hoy B. El contexto en el ministerio de Jesús

Comenzaremos con “los obreros de la viña”, no sólo porque sea una de las parábolas más bellas y desconcertantes … sino porque proclama de la forma más cautivadora la gracia del Dios que trae el reino, lo cual es el tema de este capítulo. Una vez D. S. Cairns dijo: “Concibe la gracia como la más extravagante bondad de Dios”. La parábola invita a los escribas y los fariseos a que hagan justamente esto.

Conclusión

Related Media
Related Sermons