Faithlife Sermons

Muertos al pecado pero vivos para Dios

Muertos al pecado pero vivos para Dios  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts | Handout | Sermon Questions

Introducción

Destinatarios. Pablo le escribe a la iglesia que esta en Roma, capital del imperio romano.
El contexto del pasaje. Pablo ha venido desarrollando en los primeros capítulos la explicación doctrinal sobre el pecado, la gracia y la justificación. Comienza el libro explicando que no hay ninguna persona justa que pueda alcanzar los estándares de Dios. En el pueblo judío estaba esta idea que ellos eran parte del pueblo de Dios por nacimiento, por haber nacido judíos, pero Pablo enseña en Romanos que no hay ninguna persona justa. El capítulo 5 explica una de los frutos de la justificación: Paz con Dios.
El capítulo 6. El capítulo 6 explica un nuevo fruto que se espera ver en una persona que ha creído en Jesús: LA SANTIDAD. Pasa de explicar el estado legal del creyente a su nueva condición moral y espiritual.
El nuevo concepto. El concepto de la gracia era nueva para los oyentes, ellos venían de años escuchando que la ley era lo más importante, obedecerla era necesario para estar en paz con Dios. Pablo ha venido desarrollando ese tema, de la inmerecida gracia de Dios, pero esto conlleva un peligro. El peligro era que algunas personas podían minimizar las obras. “si la gracia es tan importante, porque preocuparnos por las obras”. Pablo explicará esto en el capítulo 6.
¿Qué nos enseña el capítulo 6 de Romanos? Nos deja una pregunta que en realidad no es nueva, no pertenece solo al Nuevo Testamento ¿Quien te gobierna?

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Pero si te niegas a servir al Señor, elige hoy mismo a quién servirás. ¿Acaso optarás por los dioses que tus antepasados sirvieron del otro lado del Éufrates? ¿O preferirás a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ahora vives? Pero en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor.” (, NTV)
»Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero.” (, NTV)

Enseñanza ()

Gracia vs. Libertinaje. Algunas personas para el momento en el que Pablo escribió ya estaban mal interpretando la doctrina de la gracia, solo unos versículos antes Pablo había escrito: “Cuando el pecado abundó, sobre abundó la gracia”. Algunos tomaban esto como una licencia para pecar y enseñaban cosas como: “si quieres más gracia, peca más”

Enseñanza

Les digo esto, porque algunas personas que no tienen a Dios se han infiltrado en sus iglesias diciendo que la maravillosa gracia de Dios nos permite llevar una vida inmoral. La condena de tales personas fue escrita hace mucho tiempo, pues han negado a Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor.” (, NTV)
La respuesta de Pablo. Es contundente, ¡Por supuesto que no! uno de los frutos de las personas que hemos creído es luchar constantemente, presentar batalla contra nuestra naturaleza pecaminosa, no que ya no vamos a pecar pero no vamos a ser dominados por el pecado.

Hemos muerto al pecado (Romanos 6:2)

¿Que significa estar muertos al pecado?
Lo que no es. Pablo no está hablando de que el hombre que ha sido justificado no peca en absoluto, sea pastor, diácono, servidor, líder etc. todos estamos aún viviendo en un cuerpo humano que tiende al pecado. Pablo mismo en el capítulo 7:7-14 reconoce que el también tiene esa lucha interna y que a veces termina cediendo a ella, el gran apóstol, el gran siervo de Dios esta diciendo: yo también soy pecador.
La diferencia. La gran diferencia radica en que los que hemos conocido a Jesucristo tenemos ahora la posibilidad por medio de su Espíritu Santo de luchar contra esa naturaleza. Las personas sin Cristo no pueden hacerlo, son esclavas del pecado y no son capaces de vencer su naturaleza pecaminosa.
Las tres fases de la salvación. La salvación por medio de Jesús nos salva del pecado en tres fases: 1) nos salvó de las consecuencias del pecado (la muerte), nos salva del dominio del pecado y nos salvará de la presencia del pecado). Así de asombrosa es la salvación que hemos recibido.
Lo que sí es. Algunas personas que se autodenominan cristianos tienen una vida muy lejos de reflejar la relación con Dios que dicen tener. En nuestro país esto sucede mucho
Hace unas semanas estuvimos con el grupo de jóvenes evangelizando en el centro histórico de San Salvador y con una de las personas que pude platicar era un señor que anda bien tomado y el decía que el era cristiano, que se congrega en una iglesia y aunque no soy quien para asegurar si el es parte de la familia de Dios o no, lo que sí puedo asegurar es que no es la clase de vida que Dios busca de sus hijos.
ES NO PERMITIR QUE EL PECADO NOS GOBIERNE
El ejemplo de la esclavitud. Los que leyeron la carta originalmente tenían esto de una forma muy vívida en sus mentes, ellos sabían perfectamente lo que era la esclavitud, era su día a día, quizás incluso algunos de ellos eran o habían sido esclavos, otros incluso podían tener esclavos propios.
Los esclavos romanos. Eran el más bajo escalón de la sociedad, los menos importantes, no tenían derecho de nada y su opinión no era valída. Se ponían en vitrinas desnudos con algunas de sus características para que se vendieran rápido y su única tarea era obedecer órdenes.
Así eramos nosotros con el pecado. Era fácil de entender para todos los lectores, el pecado hacía con nosotros lo que quería, no teniamos opción de controlarlo, invadía cada parte de nosotros, decidía por nosotros.
Nuestras vidas. Yo no conozco la vida de ustedes y ustedes no conocen la mía, pero yo les animo a que dejemos atrás todo lo que aún nos este dominando.
Subraye o memorice o escriba aquello que vaya directamente a su corazón.

Tenemos una nueva vida (Romanos 6.4)

Analogía. Así como Cristo resucitó, así también nosotros andemos en una nueva vida, cuando los apóstoles vieron a Jesús resucitado, ya no era el mismo, tenía un cuerpo glorificado, ya no estaba limitado por tiempo y espacio como si lo estuvo cuando tenía cuerpo humano, de esa misma forma como Jesús cambio de un cuerpo a otro, así nosotros debemos cambiar de una vida a otra.
Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.” (, RVR60)
Esto nos debe identificar. Todo lo anterior es lo que debe identificarnos como hijos de Dios, dejar atrás la inmadurez, buscar el beneficio de otros, amarnos unos a otros, dejar la critica vestirnos de amor sincero.
Como ganar la batalla. Esta es una lucha interna que vamos a tener hasta que el Señor venga o nos lleve con Él, pero vamos a perder esta batalla si alimentamos más nuestra carne que nuestro espíritu
Es como una fuera de manos entre una persona muy grande y fuerte y otra muy pequeña y débil
Consejos prácticos para ejercitar nuestro espíritu
Lea la Palabra
Ore constantemente
No deje de congregarse
Busque ayuda

Conclusión

El texto termina con un pasaje muy conocido por todos “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” Si bien es cierto Dios nos ha salvado de la muerte eterna y es segura esa salvación, el pecado sigue trayendo muerte a muchas familias cristianas, muerte en sus relaciones, muerte en vida espiritual, porque cuando un creyente vive en pecado algo va a morir dentro de él. VIVAMOS PARA DIOS
Related Media
Related Sermons