Faithlife Sermons

La membresía importa 3

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts

Introducción

Vimos la necesidad de ser miembros de la iglesia y aprendimos algunos principios de la iglesia del primer siglo tocante a la membresía.
Hoy vamos a definir a la luz de los principios aprendidos ¿Que es una iglesia? y ¿que significa ser un miembro de ella?
Inicio con esta pregunta para ustedes:
Yo tengo dos hermanos en la fe: Alfredo que pertenece a esta Iglesia y Javier que pertenece a otra iglesia local, ¿En qué se diferencia mi relación con Alfredo de mi relación con Javier? ¿Tengo diferentes obligaciones para con estos dos hermanos?
¿En qué se diferencia mi relación con Carlos de mi relación con Miguel? ¿Tengo diferentes obligaciones para con los dos amigos?
Si no hubiera ninguna diferencia, entonces tendríamos que decir que la iglesia local no existe. Sería como decir que no hay diferencia alguna entre la relación con mi esposa y la relación con otras mujeres. Esto solo podría ser verdad si el pacto marital no existiera.
¿En qué se diferencia mi relación con Carlos de mi relación con Miguel? ¿Tengo diferentes obligaciones para con los dos amigos?
Sería como decir que no hay diferencia alguna entre la relación con mi esposa y la relación con otras mujeres. Esto solo podría ser verdad si el pacto marital no exis- tiera.
Pero el matrimonio existe y, por tanto, hay una diferencia enorme en las relaciones. Asimismo, la iglesia local también existe y, en consecuencia, debería de haber alguna diferencia entre esas relaciones. Pero, ¿cuál es esa diferencia?
Existe la posibilidad de aplicar la disciplina eclesial a Carlos pero no a Miguel. El Se- ñor Jesús me ha dado una autoridad judicial y oficial en la vida cristiana de Carlos que no me ha dado en la
Existe la posibilidad de aplicar la disciplina eclesial a Alfredo pero no a Javier. El Señor Jesús me ha dado una autoridad judicial y oficial en la vida cristiana de Alfredo que no me ha dado en la vida de Javier.
existe la posibilidad de aplicar la disciplina eclesial a Carlos pero no a Miguel. El Se- ñor Jesús me ha dado una autoridad judicial y oficial en la vida cristiana de Carlos que no me ha dado en la
Para entender lo que significa esta autoridad judicial necesitamos preguntarnos qué son la iglesia local y sus miembros.
¿Qué es una iglesia? ¿Qué significa ser miembro?
Hay por lo menos dos maneras en las que podemos responder a la pregunta de qué es una iglesia local: podemos responder a la pregunta orgánicamente o institucionalmente. Podemos considerar la carne o los huesos.
¿Qué es una iglesia? ¿Qué significa ser miembro?
Hay por lo menos dos maneras en las que podemos res- ponder a la pregunta de qué es una iglesia local: pode- mos responder a la pregunta orgánicamente o institu- cionalmente. Podemos considerar la carne o los huesos.
Pensemos de nuevo en la analogía del matrimonio para entender la diferencia.
Orgánicamente el matrimonio tiene que ver con una relación de amor, donde se esta trabajando para construir un hogar, tener hijos, donde hay intimidad, donde puedo tener una confidente y amiga. Orgánicamente el matrimonio es una relación maravillosa.
vida de Miguel. Para entender lo que significa esta au- toridad judicial necesitamos preguntarnos qué son la iglesia local y sus miembros. Este es el objetivo de los dos capítulos siguientes y son los dos capítulos más im- portantes del libro.
Hablar del matrimonio de forma institucional, es hablar de las cuestiones que nuestra cultura entiende cada vez menos y que está empezando a pasar por alto.
Hablar del matrimonio de forma institucional, es hablar del pacto que asumimos públicamente ante testigos y delante de un Juez que nos declara marido y mujer. Por este pacto la biblia dice: llegamos a ser una sola carne. Este pacto es la estructura que sostiene la relación orgánica. Este pacto es el buen pozo que provee de agua fresca para la vida marital. Estropea el pozo y rápidamente perderás las corrientes de agua (cf. ) “Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo. ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas?” (, RVR60)
A nuestra cultura le gusta hablar de relaciones, pero no le gusta hablar de la institución. Mas personas viven juntas si casarse. Quieren el agua, pero no quieren el pozo. Sin lugar a duda, las cosas se están poniendo cada vez más feas.
Dios ha ordenado la relación y la estructura que las mantiene en pie y es así también en la iglesia. Toda relación con Dios esta sostenida por un pacto. Dios bendice un hogar pactual y una iglesia donde sus miembros están comprometidos con el pacto de gracia.
Toda relación con Dios esta sostenida por un pacto. Dios bendice un hogar pactual y una iglesia donde sus miembros están comprometidos con el pacto de gracia.
Según la escritura la iglesia es una institución pactual, compuesta por miembros que orgánicamente se relacionan unos con otros en amor. Jonathan Leeman define así la iglesia local como institución:
“La iglesia local es un grupo de cristianos que se reúne regularmente en el nombre de Jesús para confirmar y supervisar oficialmente la membresía mutua en Jesucristo y en su Reino a través de la predicación del evangelio y la práctica de los sacramentos”.
“La iglesia local es un grupo de cristianos que se reúne regularmente en el nombre de Jesús para confirmar y supervisar oficialmente la membresía mutua en Jesucristo y en su Reino a través de la predi- cación del evangelio y la práctica de los sacramentos”.
Desde el A.T. la Iglesia estaba llamada como embajada del reino a representar a su rey entre las naciones de la tierra, Israel era su pueblo y la gente al mirarla debía conocer quien era Dios y cuales sus intereses. Israel fallo en representar al reino, Jesus toma su lugar y entrega esta administración de su reino a la iglesia, es ahora la iglesia la que representa a Dios y habla oficialmente en su nombre.
Como vimos con Douglas Israel tenía claro quien hacia parte de la administración del reino - La iglesia también debe hacerlo.
La iglesia institucionalmente esta llamada a representar el reino de Dios en la tierra. Como individuos no podemos simplemente hablar por Jesus, sin el reconocimiento oficial de su embajada en la tierra.
Un ser humano por sí mismo no puede decidir de repente que pertenece al Reino de Jesús y que, por tanto, tiene el derecho de representar oficialmente a Jesús ante el planeta tierra. A ti no se te ocurriría asegurar que representas al presidente. ¿Por qué lo ibas a hacer tratándose del Rey de todos los presidentes? Alguien tiene que autorizarte.
Alguien tiene que au- torizarte.
¿Quién tiene la autoridad para declarar públicamente quién es ciudadano y quién no lo es?
- En Primer lugar sus oficiales extraordinarios: El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.” (, RVR60)
El Señor esta certificando el oficio de Pedro apostol, el ha recibido la revelación
El Señor esta certificando a Pedro como apostol inspirado, esta reconociendo que su confesión le fue revelada del Padre. Y al mismo tiempo esta señalado a Pedro como administrador de las llaves del reino en su oficio apostólico. Pedro era representante oficial de Dios en la tierra para confirmar confesiones y confesantes verdaderos del evangelio.
El teólogo Edmund Clowney dice que: “La confesión no puede separarse de Pedro, ni Pedro puede separarse de su confesión” La iglesia será edificada sobre la doctrina apostólica, todos sus miembros deben descansar en el testimonio de ellos.
Atar y des- atar es una actividad judicial o rabínica. Por ejemplo, el rabino decidía cuándo aplicar la ley a una persona en particular y bajo qué circunstancias. Básicamente, Jesús otorgó a los apóstoles esta clase de autoridad: la autoridad de colocarse frente a un confesante, considerar su confesión, considerar su vida y emitir un juicio oficial en nombre del cielo. ¿Es esta confesión verdadera? ¿Es este confesante sincero? Dicho en otras palabras:
Los apóstoles tenían la autoridad celestial para declarar quién en la tierra era un ciudadano del Reino y, por tanto, representaba al cielo.
En segundo lugar, los apóstoles inspirados dan las características de los administradores que la iglesia debe reconocer (Ancianos), ellos administrarán las llaves del reino según la enseñanza apostólica - Abren la puerta por medio de la predicación de la enseñanza de los apóstoles, reconocen a un creyente dando testimonio de que su profesión de fe se parezca a lo que los Apóstoles dicen que es un creyente y cierran la fuera a los falsos hermanos. A ellos Pablo les llama a la fidelidad “Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.” (, RVR60) Mas adelante los llama actuar con autoridad para expulsar de la iglesia a un impenitente.
El teólogo Edmund Clowney dice que: “La confesión no puede separarse de Pedro, ni Pedro puede separarse de su confesión”
Así que Jesús dio a Pedro y a los apóstoles las llaves del Reino, las cuales dieron a Pedro la autoridad de hacer lo que Jesús acababa de hacer con él: actuar como representante oficial de Dios en la tierra para confirmar confesiones y confesantes verdaderos del evangelio.
Las llaves estan
Los apóstoles tenían la autoridad celestial para declarar quién en la tierra era un ciudadano del Reino y, por tanto, representaba al cielo.
Luego los apóstoles establecieron oficiales en cada Iglesia, que debían ser examinados por un presbiterio y reconocidos oficialmente por la iglesia, ellos ahora son los administradores de las llaves, a ellos Pablo les llama a la fidelidad “Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.” (, RVR60) Mas adelante los llama actuar con autoridad para expulsar de la iglesia a un impenitente.
El Señor se anticipó hablando de la administración de las llaves por parte de la iglesia cuando dijo: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (, RVR60)
En la primera etapa la confrontación se mantiene en privado. Si el pecador se arrepiente, su confesión de fe recobra su credibilidad y la confrontación cesa. Su vida vuelve a concordar con su confesión. Vuelve a representar a Jesús correctamente.
En la segunda etapa la confrontación se abre para incluir a dos o tres testigos, como cuando se adminis- traba justicia en el Antiguo Testamento.
En la segunda etapa la confrontación se abre para incluir a dos o tres testigos, como cuando se administraba justicia en el Antiguo Testamento.
En la tercera etapa se involucra a toda la iglesia o asamblea.
En la tercera etapa se involucra a los representantes de la Iglesia (Metonimia). Si el pecador sigue sin arrepentirse se llega a la cuarta etapa, la cual significa expulsar a la persona de la comunidad del pacto: tratarlo como un no creyente. Esto se suele llamar disciplina eclesial o excomunión
Si el pecador sigue sin arrepentirse se llega a la cuarta etapa, la cual significa expulsar a la persona de
73
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
la comunidad del pacto: tratarlo como un no creyente. Esto se suele llamar disciplina eclesial o excomunión
Aquí Jesús vuelve a mencionar las llaves del Reino de nuevo: Todo lo que la iglesia representada en sus ancianos ate en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que la iglesia desate en la tierra, será desatado en el cielo. Jesús no se está dirigiendo aquí a los apóstoles; está pensando en la iglesia local y sus oficiales. El le ha concedido la administración de las llaves a la iglesia representada en sus oficiales.
Aquí Jesús vuelve a mencionar las llaves del Reino de nuevo: Todo lo que la iglesia ate en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que la iglesia desate en la tierra, será desatado en el cielo. Jesús no se está diri- giendo aquí a los apóstoles o a la Iglesia universal; está pensando en la iglesia local. Según parece, se le ha con- cedido las llaves apostólicas del Reino a la iglesia local.
En consecuencia:
La iglesia local tiene la autoridad celestial para declarar quién en la tierra es un ciudadano del Reino y, por tanto, representa al cielo.
Jesús ha autorizado a la iglesia local para colocarse frente a un confesante, considerar su confesión, considerar su vida y emitir un juicio oficial en nombre del cielo.
¿Es esta confesión verdadera?
¿Es este confesante sincero?
Es lo mismo que Jesús hizo con Pedro. Es lo mismo que la iglesia local hace cuando utiliza los sacramentos establecidos en Mateo capítulos 26 y 28: La Cena del Señor y el bautismo.
La capacidad de expulsar a alguien de la membresía presupone una autoridad global para evaluar la confesión de fe y los actos de una persona, y para emitir un veredicto. Esta autoridad empieza en el momento que la persona aparece en el edificio de la iglesia afirmando —como hizo Pedro— que Jesús es el Cristo.
la capacidad de expulsar a al- guien de la membresía presupone una autoridad global para evaluar la confesión de fe y los actos de una persona,
Así como la autoridad dada al Estado se ve claramente en su capacidad de terminar con la vida de una persona (Lleva la espada). Del mismo modo, la autoridad dada a la iglesia en el Reino de Cristo se ve claramente en su capacidad de expulsar a una persona de su ciudadanía en ese Reino. En ambos casos, el alcance máximo de la autoridad institucional se muestra en el poder de terminar tajantemente con la membresía de una persona (a través de la muerte en un caso y a través de la excomunión en el otro).
74
¿Qué es una iglesia? ¿Qué significa ser miembro?
Así como la autoridad dada al Estado se ve claramente en su capacidad de terminar con la vida de una persona. Del mismo modo, la autoridad dada a la iglesia en el Reino de Cristo se ve claramente en su capacidad de expulsar a una persona de su ciuda- danía en ese Reino.
y para emitir un veredicto. Esta autoridad empieza en el momento que la persona aparece en el edificio de la iglesia afirmando —como hizo Pedro— que Jesús es el Cristo.
Así como es administrada la Nación, es administrada la iglesia. Cada ciudadano es responsable de denunciar ante el estado al criminal, cada creyente es llamado a denunciar el pecado ante testigos y ante los oficiales de la Iglesia.
Cada miembro tiene responsabilidad. Por esto presentamos a la iglesia antes a cada candidato a ser miembro y los ancianos en representación de la iglesia administran las llaves, sea admitiéndolo o señalando como incrédulo por su impenitencia.
Cuando se trata de un discipulado cristiano con Cristo, la iglesia local es la autoridad cristiana más alta en la tierra.
No es una autoridad absoluta, de la misma manera que el Estado tampoco lo es. Pero Cristo quiso que los cristianos se sometieran a la supervisión de las iglesias locales en virtud de la entrada como ciudadanos en su Reino.
Una iglesia no podrá cambiar tu posición delante de Dios en el cielo. (Su autoridad es declarativa, no definitiva). la iglesia es igual que la de un embajador o la de una embajada. La embajada no me hace ciudadano, pero lo confirma o declara de una manera que yo solo no puedo hacerlo. Lo mismo ocurre con la iglesia local.
¿Ejercerá la iglesia local las llaves perfectamente? No. Cometerá errores igual que cualquier otra autoridad establecida por Jesús comete errores. Como tal, la iglesia local es una representación imperfecta de la asamblea de Cristo del final de los tiempos. Pero el he- cho de que cometa errores —igual que los presidentes y los padres hacen— no significa que no tenga un man- dato revestido de autoridad.
No ejercerá su autoridad siempre de manera justa. Cometerá errores igual que cualquier otra autoridad establecida por Jesús comete errores. Como tal, la iglesia local es una representación imperfecta de la asamblea de Cristo del final de los tiempos. Pero el he- cho de que cometa errores —igual que los presidentes y los padres hacen— no significa que no tenga un mandato revestido de autoridad.
¿Ejercerá la iglesia local las llaves perfectamente? No. Cometerá errores igual que cualquier otra autori- dad establecida por Jesús comete errores. Como tal, la iglesia local es una representación imperfecta de la asamblea de Cristo del final de los tiempos. Pero el he- cho de que cometa errores —igual que los presidentes y los padres hacen— no significa que no tenga un man- dato revestido de autoridad.
A la luz de nuestra debilidad, la Confesión de Fe de Westminster nos enseña que, cuando las instancias de gobierno toman decisiones o emiten decretos conforme a lo establecido en la Palabra, entonces «deben ser recibidos con reverencia y sumisión, no sólo por estar de acuerdo con la Palabra, sino también por el poder con el cual están hechos, como ordenanza de Dos instituida en su palabra para este fin».
En el ejercicio del poder de gobierno eclesiástico, Calvino y sus seguidores establecieron cuatro principios con los que desbarataron la tiranía papal. Dichos principios sirven aún hoy para detener cualquier indicio de desórdenes eclesiásticos, o para detener cualquier intento de reemplazar la tiranía papal, por una posible tiranía presbiterial. Estos principios son:
1. Primero, que solamente la Palabra de Dios escrita, es la única regla por la cual debe regirse la administración de los asuntos eclesiásticos y el ejercicio de las funciones de los oficiales.
2. Segundo, que la adoración y el gobierno de la iglesia están establecidos en la Escritura, y que es ilegal y carente de autoridad la introducción de nuevas cosas en la adoración o gobierno de la iglesia que no tenga sustento en la Palabra de Dios.
3. Tercero, que no deben hacerse leyes o reglas innecesarias, excepto aquellas que siendo de necesidad para la iglesia, no estén determinadas en la Escritura.
4. Cuarto, que las leyes y reglas determinadas por las autoridades eclesiásticas, aún cuando concuerden con estos principios, no obligan directamente y por sí mismas las conciencias de los hombres. Es decir, acertamos el derecho del juicio privado, derecho universal de todo creyente.
¿Quiere decir todo esto que lo que hace una iglesia local en la tierra realmente cambia la posición de una persona en el cielo? No, la labor de la iglesia es igual que la de un embajador o la de una embajada. La embajada no me hace ciudadano, pero lo confirma de una manera que yo solo no puedo hacerlo. Lo mismo ocurre con la iglesia local.
Manual de capacitación de ancianos gobernantes y diáconos 2.2 ¿Qué aspectos abarca del poder de las llaves?

En el ejercicio del poder de gobierno eclesiástico, Calvino y sus seguidores establecieron cuatro principios con los que desbarataron la tiranía papal. Dichos principios sirven aún hoy para detener cualquier indicio de desórdenes eclesiásticos, o para detener cualquier intento de reemplazar la tiranía papal, por una posible tiranía presbiterial. Estos principios son:

1. Primero, que solamente la Palabra de Dios escrita, es la única regla por la cual debe regirse la administración de los asuntos eclesiásticos y el ejercicio de las funciones de los oficiales.

2. Segundo, que la adoración y el gobierno de la iglesia están establecidos en la Escritura, y que es ilegal y carente de autoridad la introducción de nuevas cosas en la adoración o gobierno de la iglesia que no tenga sustento en la Palabra de Dios.

3. Tercero, que no deben hacerse leyes o reglas innecesarias, excepto aquellas que siendo de necesidad para la iglesia, no estén determinadas en la Escritura.

4. Cuarto, que las leyes y reglas determinadas por las autoridades eclesiásticas, aún cuando concuerden con estos principios, no obligan directamente y por sí mismas las conciencias de los hombres. Es decir, acertamos el derecho del juicio privado, derecho universal de todo creyente.

Resumiendo, Estructuralmente:
Una iglesia local es un grupo de cristianos que se reúne regularmente en el nombre de Jesús para confirmar y supervisar oficialmente la membresía mutua en Jesucristo y en su Reino bajo la administración de sus oficiales (Ancianos), a través de la predicación del evangelio y la práctica de los sacramentos.
• Un grupo de cristianos.
Un grupo de cristianos
Una reunión regular.
Una reunión regular.
La responsabilidad mutua de toda la congregación de confirmarse y supervisarse, bajo la administración de los ancianos.
La responsabilidad mutua de toda la congregación
de confirmarse y supervisarse.
El propósito de representar oficialmente a Cristo y su gobierno en la tierra (se reúnen en su nombre).
El propósito de representar oficialmente a Cristo y
su gobierno en la tierra (se reúnen en su nombre).
La práctica de la predicación y de los sacramentos para lograr estos propósitos.
La práctica de la predicación y de los sacramentos
para lograr estos propósitos.
Al igual que la declaración de un Juez transforma a un hombre y a una mujer en una pareja casada, así estos puntos convierten a los creyentes en miembros oficiales del cuerpo de Cristo.
otra manera de decirlo: ¿Qué es la iglesia local? Es la institución que Jesús ha creado y autorizado para proclamar el evangelio del Reino, confirmar las confesiones de fe, supervisar a sus discípulos y poner al descubierto a los impostores.
Estructuralmente la relación que tenemos con la iglesia local es pactual.
La iglesia como cuerpo dice a la persona: “Reconocemos que tu profesión de fe, tu bautismo y tu discipulado son válidos. Debido a ello, confirmamos públicamente y reconocemos que perteneces a Cristo y a la supervisión de nuestra comunidad”. Y principalmente, la persona dice a la iglesia como cuerpo: “En la medida que sigáis siendo una iglesia que declara el evangelio, someto mi asistencia y mi discipulado a vuestro amor y supervisión”.
Hablamos aquí de sus miembros y de como viven en comunidad.
¿QUÉ ES LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA?
la membresía de la iglesia es una relación formal entre la iglesia y el cristiano, caracterizada por la confirmación y la supervisión eclesial del discipulado del cristiano, y la sumisión del cristiano para vivir su discipulado bajo el cuidado de la iglesia.
Otra definición es: la membresía de la iglesia es una relación formal entre la iglesia y el cristiano, caracterizada por la confirmación y la supervisión eclesial del discipulado del cristiano, y la sumisión del cristiano para vivir su discipulado bajo el cuidado de la iglesia.
Fíjate de nuevo en los diferentes elementos presen- tes:
78
La iglesia como cuerpo, representada por sus ancianos, confirma oficialmente la profesión de fe y el bautismo de la persona como creíble.
¿Qué es una iglesia? ¿Qué significa ser miembro?
La iglesia promete supervisar el discipulado de esa persona.
sentante de Jesús oficial, reconocido, identificado y con buenas intenciones.
La iglesia promete supervisar el discipulado de esa persona.
La persona se somete formalmente al servicio y autoridad de este cuerpo y de sus líderes.
La persona se somete formalmente al servicio y au- toridad de este cuerpo y de sus líderes.
La iglesia como cuerpo dice a la persona: “Reconoce- mos que tu profesión de fe, tu bautismo y tu discipu- lado son válidos. Debido a ello, confirmamos pública- mente y reconocemos que perteneces a Cristo y a la su- pervisión de nuestra comunidad”. Y principalmente, la persona dice a la iglesia como cuerpo: “En la medida que sigáis siendo una iglesia que declara el evangelio, someto mi asistencia y mi discipulado a vuestro amor y supervisión”.
Concluyendo:
Piensa ahora en cómo esta definición ayuda a explicar la diferencia entre mi relación con Alfredo —que pertenece a mi iglesia—, y mi relación con Javier—que pertenece a otra iglesia—: Alfredo y yo recibimos confirmación y supervisión de una embajada, mientras que Javier las recibe de otra embajada diferente.
Es cierto que el cristiano debe escoger unirse a una iglesia, pero eso no la convierte en una organización benéfica. De hecho, escoger a Cristo significa escoger a una iglesia local. Habiendo escogido a Cristo, el cristiano no tiene otra opción que escoger unirse a una iglesia local.

¿Orgánicamente que es la Iglesia? ¿Como se ven los miembros que la componen?

La Iglesia es como un cuerpo, un rebaño de ovejas, los pámpanos de la vid, una esposa, un templo, el edificio de Dios, un pueblo, unos extranjeros y peregrinos, una nación santa, un real sacerdocio, la sal de la tierra, el Israel de Dios, la Iglesia elegida. Pablo habla de ser “todos bautizados en un cuerpo”. Pedro se refiere a los cristianos como “piedras vivas… sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo” ().
Veamos algunas Metáforas: La Iglesia es como un cuerpo, un rebaño de ovejas, los pámpanos de la vid, una esposa, un templo, el edificio de Dios, un pueblo, unos extranjeros y peregrinos, una nación santa, un real sacerdocio, la sal de la tierra, el Israel de Dios, la Iglesia elegida. Pablo habla de ser “todos bautizados en un cuerpo”. Pedro se refiere a los cristianos como “piedras vivas… sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo” ().
eemos que la Iglesia es como un cuerpo, un rebaño de ovejas, los pámpanos de la vid, una esposa, un templo, el edificio de Dios, un pueblo, unos extranjeros y peregrinos, una nación santa, un real sacerdocio, la sal de la tierra, el Israel de Dios, la Iglesia elegida, etc.
Pero la Iglesia no es realmente un cuerpo humano, ni una novia preparada para casarse, ni un templo hecho de ladrillos, ni una familia de personas relacionadas biológicamente, etc. Son metáforas que definen la relación orgánica de la Iglesia.
Pablo habla de ser “todos bautizados en un cuerpo”
La Iglesia no se parece a nada de lo que hay en la tierra, pero al mismo tiempo se parece a una familia, se parece a un cuerpo, se parece a un rebaño... ya me entiendes
Por eso no es suficiente con simplemente decir que la Iglesia es una embajada de ciudadanos reconocidos. En una embajada no me llaman hermano.
Pedro se refiere a los cristianos como “piedras vivas… sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo” ().
La Iglesia no se parece a nada de lo que hay en la tierra, pero al mismo tiempo se parece a una familia, se parece a un cuerpo, se parece a un rebaño... ya me entiendes
Si hablamos de la iglesia como una “familia” estamos hablando acerca de la intimidad de sus relaciones y de su identidad com- partida.
Si hablamos de la iglesia como una “familia” estamos hablando acerca de la intimidad de sus relaciones y de su identidad com- partida. Si la llamamos un “cuerpo” estamos diciendo que sus miembros son mutuamente dependientes pero tienen diferentes funciones. Si nos referimos a ella como el “templo del Espíritu” estamos afirmando que Dios se identifica particularmente con esas personas y que mora en ellas. El lenguaje de la “vid y los pámpanos” comunica la dependencia de la Iglesia de Jesús y de su Palabra para la vida diaria.
Si la llamamos un “cuerpo” estamos diciendo que sus miembros son mutuamente dependientes pero tienen diferentes funciones.
87
Si nos referimos a ella como el “templo del Espíritu” estamos afirmando que Dios se identifica particularmente con esas personas y que mora en ellas.
El lenguaje de la “vid y los pámpanos” comunica la dependencia de la Iglesia de Jesús y de su Palabra para la vida diaria.
Necesitamos tomar prestadas palabras y conceptos de todas estas imágenes para llegar a definir las relaciones dentro de la iglesia local. Todas y cada una de estas metáforas se ponen en práctica localmente. Todas estas descripciones de la Iglesia de Cristo no se quedan en el mundo de las ideas, sino que se aplican concretamente en lugares reales. Se ponen en práctica localmente.
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
iglesia como una “familia” estamos hablando acerca de la intimidad de sus relaciones y de su identidad com- partida. Si la llamamos un “cuerpo” estamos diciendo que sus miembros son mutuamente dependientes pero tienen diferentes funciones. Si nos referimos a ella como el “templo del Espíritu” estamos afirmando que Dios se identifica particularmente con esas personas y que mora en ellas. El lenguaje de la “vid y los pámpanos” comunica la dependencia de la Iglesia de Jesús y de su Palabra para la vida diaria.
Todas y cada una de estas metáforas se ponen en práctica localmente.
Todas estas descripciones de la Iglesia de Cristo no se quedan en el mundo de las ideas, sino que se aplican concretamente en lugares reales. Se ponen en práctica localmente.
89
Ahí mismo, en la Primera Iglesia Bautista, o en la Segunda Iglesia Presbiteriana, o en la Iglesia Luterana de San Marcos, o en la Iglesia de la Comunidad de la Gracia, o en la Iglesia del Camino, tienes al pueblo de Dios. Tienes al templo del Espíritu. Tienes al cuerpo de Cristo. No tienes un brazo suelto o un tobillo del cuerpo de Cristo.
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
En Cuando Pablo habla del cuerpo y de sus miembros en este pasaje, ¿se refiere a la iglesia local en Corinto o al cuerpo universal de Cristo? Mira esta frase: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular” ().
90
¿A qué se parecen una iglesia y sus miembros?
mundo de las ideas, sino que se aplican concretamente en lugares reales. Se ponen en práctica localmente.
todos bautizados en un cuerpo” (12:13, cursiva mía). El apóstol no estaba en Corinto. Entonces, ¿está ha- blando acerca de la Iglesia universal?
El asunto no es tan difícil cuando recordamos que la Iglesia universal está presente en la iglesia local. La iglesia local es un puesto fronterizo de la Iglesia uni- versal futura.
No puedes cumplir tus obligaciones con otros cristianos y con los líderes de la iglesia sin la iglesia local; Tampoco otros cristianos y líderes de la iglesia puede cumplir con sus obligaciones para contigo sin la iglesia local. Necesitas un cuerpo de Cristo para ser el cuerpo de Cristo. Necesitas a una familia de Dios para ser la familia de Dios.
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
cumplir con sus obligaciones para contigo sin la iglesia local. Necesitas un cuerpo de Cristo para ser el cuerpo de Cristo. Necesitas a una familia de Dios para ser la familia de Dios.
¿Cómo puedes cumplir el mandamiento de Jesús de “que os améis unos a otros”? ().
¿Cómo puedes cumplir el mandamiento de Jesús de “que os améis unos a otros”? ().
¿Cómo puedes cumplir el mandamiento de Pablo de “Sobrellevad los unos las cargas de los otros”? (Gá. 6:2).
¿Cómo puedes cumplir el mandamiento de Pablo de “Sobrellevad los unos las cargas de los otros”? (Gá. 6:2).
¿Cómo puedes obedecer las palabras de Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros”? ().
¿Cómo puedes obedecer las palabras de Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros”? ().
Solo puedes cumplir con todos estos mandamientos a través de la membresía en la iglesia local.
¿qué deberíamos de responder a la persona que dice pertenecer al cuerpo universal de Cristo, pero que nunca se une al cuerpo de Cristo en la tierra? Le diríamos que se está engañando a sí misma y que debería arrepentirse.
Las metáforas no son realmente metáforas, sino sombras.
“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto res- pecto de Cristo y de la iglesia” ().
Dios creó el matrimonio; un tenue esbozo que apunta a la realidad verdadera: Cristo y la Iglesia.
Son las sombras de algo más grande que ellas. Piensa, si no, en la referencia de Pablo al Padre celestial “de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra” ().
Dios coloca a padres terrenales en la tierra para que el mundo entero tenga un tenue esbozo de lo que significa nuestra relación con el Padre celestial.
¿Para qué piensas que Dios ha creado hermanos y hermanas? De nuevo, para que el mundo entero tenga un pequeño esbozo de la realidad verdadera que comienza ahora en la iglesia local y espera su plenitud allí en la gloria.
¿Para qué piensas que Dios ha creado hermanos y hermanas? De nuevo, para que el mundo entero tenga un pequeño esbozo de la re- alidad verdadera que comienza ahora en la iglesia local y espera su plenitud allí en la gloria.
táforas bíblicas de la Iglesia. Son las sombras de algo más grande que ellas. Piensa, si no, en la referencia de Pablo al Padre celestial “de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra” (). Dios co- loca a padres terrenales en la tierra para que el mundo entero tenga un tenue esbozo de lo que significa nuestra relación con el Padre celestial. ¿Para qué piensas que Dios ha creado hermanos y hermanas? De nuevo, para que el mundo entero tenga un pequeño esbozo de la re- alidad verdadera que comienza ahora en la iglesia local y espera su plenitud allí en la gloria.
¿Y qué dirías de los pámpanos en la vid? Nos da un pequeño esbozo de nuestra dependencia de la Palabra de Cristo. Puedo confiar que en la gloria, nuestra dependencia total, completa y perfecta de él, se convertirá en algo mucho más evidente.
Hasta las metáforas de la Iglesia en el Antiguo Testamento —como el Templo— que ilustraban la forma de vida de Israel, ilustraban al mismo tiempo realidades más profundas de la era venidera.
¿Y qué dirías de los pámpanos en la vid? Nos da un pequeño esbozo de nuestra dependencia de la Palabra de Cristo. Puedo confiar que en la gloria, nuestra de- pendencia total, completa y perfecta de él, se convertirá en algo mucho más evidente. Hasta las metáforas de la Iglesia en el Antiguo Testamento —como el Templo— que ilustraban la forma de vida de Israel, ilustraban al mismo tiempo realidades más profundas de la era ve- nidera.
¿Empiezas a entender por qué sigo diciendo que no hay nada en el mundo parecido a la iglesia local y a sus miembros?
¿Empiezas a entender por qué sigo diciendo que no hay nada en el mundo parecido a la iglesia local y a sus miembros? Al final se demostrará que las relaciones que compartimos en la iglesia local estaban más corre- lacionadas que si fuésemos un cuerpo físico; eran más seguras que el abrazo de un padre; eran más íntimas que el amor fraternal; eran más resistentes que una
94
Las relaciones que compartimos en la iglesia local estaban más correlacionadas que si fuésemos un cuerpo físico; eran más seguras que el abrazo de un padre; eran más íntimas que el amor fraternal; eran más resistentes que una casa de piedra; eran más santas que el sacerdocio, y así podríamos seguir horas y horas.
¿A qué se parecen una iglesia y sus miembros?
casa de piedra; eran más santas que el sacerdocio, y así podríamos seguir horas y horas.
Esto es lo que Jesús ha preparado en la gloria para nosotros, y esto es lo que empezamos a practicar aquí y ahora en la Iglesia Raah, o en la Segunda Iglesia Presbiteriana o en la Iglesia del Camino. Lo practicamos con todas esas personas —aún pecadoras y aún extrañas— que a veces nos lastiman; igual que nosotros las lastimamos a ellas.
Cualquier miembro de iglesia en el planeta tierra sabe que la vida en la iglesia local no siempre es así (tan correlacionada, tan íntima, tan resistente, tan santa). De hecho, puede ser todo lo contrario.
Habiendo dicho esto, cualquier miembro de iglesia en el planeta tierra sabe que la vida en la iglesia local no siempre es así (tan correlacionada, tan íntima, tan re- sistente, tan santa). De hecho, puede ser todo lo con- trario.
-------------
Una mujer abandonó recientemente mi propia iglesia sintiéndose decepcionada y dañada por nosotros. Me escribió un correo electrónico: “Independientemente de si son creyentes o no, los miembros de mi familia irían conmigo al fin del mundo (cosa que no haría la familia de la iglesia). Y la verdad, siendo honesta, ya no me creo ese cuadro de la familia y de la comunidad que me creí al principio. Las personas con las que puedo contar de verdad son las de la familia en la que he nacido y los amigos de toda la vida”.
95
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
puedo contar de verdad son las de la familia en la que he nacido y los amigos de toda la vida”.
Estas son las palabras de alguien que se siente defraudado. A esta mujer se le enseñó que la iglesia era una cosa, pero su experiencia le mostró que era otra muy diferente. ¿Más correlacionados que una familia? ¿Más seguros que los brazos de un padre? ¿Más íntimo que el amor fraternal? ¡¿Seguro?! Esa no fue su experiencia. Puede que tampoco sea la tuya.
¿Qué podemos decir ante una situación así? Esta fue mi respuesta:
Para empezar, quiero decirte que lo siento. Lo siento por nuestro pecado y por el daño que te hemos causado. Reconozco que hemos fallado y que te hemos herido. También quiero pedirte que nos perdones. Necesitamos que nos perdones para que podamos reconciliarnos en Cristo, aunque no pertenezcamos a la misma congregación. En último lugar, ¿podemos mirar la Biblia juntos? Estoy pensando en Pedro —esa roca sobre la cual la Iglesia es construida—, que prometió a Jesús que no lo negaría y lo negó poco después. Pedro tampoco quiso comer con un grupo específico de miembros de la iglesia: los gentiles. Aun así, Jesús murió por gente traidora, hipócrita, cobarde y racista como Pedro. Este Pedro es el mismo quien —más tarde— habló acerca de la Iglesia como ‘piedras vivas’ y ‘casa espiritual’. ¿En serio, el mismo Pedro? ¿Has llegado a ser como él; tan fuerte, tan resistente y tan espiritual con tus hermanos y hermanas en Cristo? Pues estas son las buenas noticias: no tenemos que depender ni confiar en la fuerza y en el amor de gente como Pedro. Confiamos en la fuerza y en el amor de Cristo. Hemos sido hechos su cuerpo, su familia, su templo, su pueblo, su rebaño, su gozo y su corona a través de su obra en la cruz. Ha sido él quien nos ha hecho lo que somos —no nosotros— y ahora nos está perfeccionando para que lleguemos a ser lo que —de forma asombrosa— ya somos.
¿A qué se parecen una iglesia y sus miembros?
tente y tan espiritual con tus hermanos y hermanas en Cristo? Pues estas son las buenas noticias: no tenemos que depender ni confiar en la fuerza y en el amor de gente como Pedro. Confiamos en la fuerza y en el amor de Cristo. Hemos sido hechos su cuerpo, su fa- milia, su templo, su pueblo, su rebaño, su gozo y su corona a través de su obra en la cruz. Ha sido él quien nos ha hecho lo que somos —no nosotros— y ahora nos está perfeccionando para que lleguemos a ser lo que —de forma asombrosa— ya somos.
Por tanto, te pido que no te vayas. Quédate con nosotros. Persevera en el perdón y en el amor. Lo lograremos juntos, no por nuestras fuerzas, sino por las suyas.
Tu hermano en Cristo, Jonathan
Es el cuerpo portador de las llaves establecido por Jesús para el beneficio de todos los que él ha comprado con su sangre.
84
Las llaves del Reino y la gran comisión en permiten a los discípulos apropiarse de las maravi- llas del nuevo pacto y ponerlas en práctica en la tierra. Y aquí es donde se materializan todas las metáforas bí- blicas de la Iglesia: cuerpo, esposa, templo, familia, etc. Expresamos nuestra pertenencia al cuerpo, a la esposa, al templo y a la familia a través de las estructuras de la actividad judicial de la iglesia; preparadas para rendir cuentas, confirmar miembros, supervisar y disciplinar. Podríamos decir que el lenguaje institucional del Reino y sus llaves son como el cuenco que contiene toda la fruta o el álbum que muestra las fotos.
-----
¿A qué se parecen una iglesia y sus miembros?
Doce razones por las que la membresía es importante
1) Es bíblica. Jesús estableció la iglesia local y todos los apóstoles desarrollaron su ministerio a través de ella. La vida cristiana en el Nuevo Testamento es la vida de la iglesia. Los cristianos en la actualidad deberían esperar y desear lo mismo.
2) La iglesia son sus miembros. Ser una iglesia en el Nuevo Testamento es ser uno de sus miembros (lee el libro de los Hechos). Deberías desear ser parte de la iglesia porque ella es a quien Jesús vino a rescatar y a reconciliar consigo mismo.
3) Es un prerrequisito para la Cena del Señor. La Cena del Señor es una celebración para la iglesia reunida, lo que equivale a sus miembros (cf. , ). Deberías desear participar de la Santa Cena. Es la bandera del equipo, la cual hace que el grupo de la iglesia sea visible a las naciones.
4) Es la manera de representar oficialmente a Jesús.
La membresía es la confirmación de la iglesia de que eres un ciudadano del Reino de Cristo y, por tanto, un representante identificado de Jesús ante las naciones. Deberías desear que tu representación esté autorizada. Además, muy estrechamente relacionado con esto:
98
¿A qué se parecen una iglesia y sus miembros?
5) Es la manera de declarar tu más alta lealtad. Tu membresía en el equipo —la cual se hace visible cuando ondeas la bandera de la Cena del Señor— es un testimonio público de que tu más alta lealtad pertenece a Jesús. Llegarán las pruebas y las persecuciones, pero tus únicas palabras serán: “Soy cristiano”.
6) Es la manera de encarnar las ilustraciones bíblicas y representarlas. Es dentro de las estructuras de la responsabilidad de rendir cuentas en la iglesia lo- cal que los cristianos viven y experimentan la correlación de su cuerpo, la plenitud espiritual de su templo, así como la seguridad, la intimidad y la identidad colectiva de su familia.
7) Es la manera de servir a otros cristianos. La membresía te ayuda a saber a qué cristianos del planeta tierra tienes la responsabilidad específica de amar, servir, supervisar y estimular. Te capacita para cumplir tus responsabilidades bíblicas con el cuerpo de Cristo (cf. , ).
8) Es la manera de seguir a los líderes cristianos. La membresía te ayuda a saber a qué líderes cristianos en el planeta tierra estás llamado a obedecer y a seguir. Por otra parte, te capacita para cumplir tus responsabilidades bíblicas con ellos (cf. , ).
99
LA MEMBRESÍA DE LA IGLESIA
9) Ayuda al liderazgo de los líderes cristianos. La membresía permite a los líderes cristianos saber a qué cristianos en el planeta tierra deben “apacentar” (; ).
10) Posibilita la disciplina eclesial. Te coloca en tu lugar —bíblicamente determinado— para partici- par en la labor de la disciplina en la iglesia de forma responsable, sabia y amorosa ().
11) Da estructura a tu vida cristiana. Coloca la afirmación individual del cristiano de obedecer y seguir a Jesús en una situación real donde la auto- ridad se ejerce realmente sobre nosotros (cf. ; ; ). Es el programa divino de disciplina.
12) Protege el testimonio e invita a las naciones. La membresía refleja el gobierno alternativo de Cristo a un universo que observa (cf. ; ; ; ). Las mismas restricciones que se aplican a la membresía de la iglesia producen la asociación de un grupo que invita a las naciones a algo mejor. Es el programa divino de evangelización.
La membresía refleja el gobierno alternativo de Cristo a un universo que observa (cf. ; ; ; ). Las mismas restricciones que se aplican a la membresía de la iglesia producen la asociación de un grupo que invita a las naciones a algo mejor. Es el programa divino de evangelización.
cerdocio santo” (). Si yo hubiera escrito una frase como esa en mi clase de lengua en la escuela, mi profesor hubiera agarrado su rotulador rojo y me ha- bría puesto un cero bien grande. No sé si hubiera hecho algo más con su rotulador rojo, pero el cero no me lo habría quitado nadie.
1) Es bíblica. Jesús estableció la iglesia local y todos los apóstoles desarrollaron su ministerio a través de ella. La vida cristiana en el Nuevo Testamento es la vida de la iglesia. Los cristianos en la actualidad de- berían esperar y desear lo mismo.
2) La iglesia son sus miembros. Ser una iglesia en el Nuevo Testamento es ser uno de sus miembros (lee el libro de los Hechos). Deberías desear ser parte de la iglesia porque ella es a quien Jesús vino a rescatar y a reconciliar consigo mismo.
3) Es un prerrequisito para la Cena del Señor. La Cena del Señor es una celebración para la iglesia reunida, lo que equivale a sus miembros (cf. , ). Deberías desear participar de la Santa Cena. Es la bandera del equipo, la cual hace que el grupo de la iglesia sea visible a las naciones.
4) Es la manera de representar oficialmente a Jesús.
La membresía es la confirmación de la iglesia de que eres un ciudadano del Reino de Cristo y, por tanto, un representante identificado de Jesús ante las naciones. Deberías desear que tu representación esté autorizada. Además, muy estrechamente relacionado con esto:
5) Es la manera de declarar tu más alta lealtad. Tu membresía en el equipo —la cual se hace visible cuando ondeas la bandera de la Cena del Señor— es un testimonio público de que tu más alta lealtad pertenece a Jesús. Llegarán las pruebas y las persecuciones, pero tus únicas palabras serán: “Soy cristiano”.
6) Es la manera de encarnar las ilustraciones bíblicas y representarlas. Es dentro de las estructuras de la responsabilidad de rendir cuentas en la iglesia lo- cal que los cristianos viven y experimentan la correlación de su cuerpo, la plenitud espiritual de su templo, así como la seguridad, la intimidad y la identidad colectiva de su familia.
7) Es la manera de servir a otros cristianos. La membresía te ayuda a saber a qué cristianos del planeta tierra tienes la responsabilidad específica de amar, servir, supervisar y estimular. Te capacita para cumplir tus responsabilidades bíblicas con el cuerpo de Cristo (cf. , ).
8) Es la manera de seguir a los líderes cristianos. La membresía te ayuda a saber a qué líderes cristianos en el planeta tierra estás llamado a obedecer y a seguir. Por otra parte, te capacita para cumplir tus responsabilidades bíblicas con ellos (cf. , ).
9) Ayuda al liderazgo de los líderes cristianos. La membresía permite a los líderes cristianos saber a qué cristianos en el planeta tierra deben “apacentar” (; ).
10) Posibilita la disciplina eclesial. Te coloca en tu lugar —bíblicamente determinado— para participar en la labor de la disciplina en la iglesia de forma responsable, sabia y amorosa ().
11) Da estructura a tu vida cristiana. Coloca la afirmación individual del cristiano de obedecer y seguir a Jesús en una situación real donde la autoridad se ejerce realmente sobre nosotros (cf. ; ; ). Es el programa divino de disciplina.
12) Protege el testimonio e invita a las naciones.
La membresía refleja el gobierno alternativo de Cristo a un universo que observa (cf. ; ; ; ). Las mismas restricciones que se aplican a la membresía de la iglesia producen la asociación de un grupo que invita a las naciones a algo mejor. Es el programa divino de evangelización.
Related Media
Related Sermons