Faithlife Sermons

Sirvamos con imparcialidad I

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes & Transcripts

Introducción:

Dentro del pensamiento moderno la idea de igualdad se a pronunciado de formas que antes serian disparates, por ejemplo se esta promoviendo en algunos países de Europa que los hombres orinen sentados debido a que orinar parados es una ofensa en contra de la mujer. Pero aunque este tipo de igualdad sea totalmente equivocado, la Biblia si habla de la igualdad, específicamente cuando hablamos del trato hacia los demás apelando a un juicio parcial y exterior, sin duda que como cristianos fomentamos el amor hacia el prójimo y esto implica tratarlo con dignidad.
La parcialidad es un pecado que pocas veces vemos como grabe, e incluso en ocasiones ni lo notamos.
Santiago va a exhortar a la iglesia a que sean imparciales, a que puedan servir con imparcialidad, esto lo va a explicar en el capitulo dos versículos del 1 al 13, hoy veremos solo los primeros 4 versículos. En donde encontraremos el mandamiento a ser imparcial, el ejemplo de como pecar de parcialidad y la conclusión obvia si somos imparciales.
Que el día de hoy podamos evaluar si nosotros hemos llegado a cometer pecados de esta manera y que procuremos cambiar esa actitud, y poder servir con imparcialidad.
Lo primero que tenemos es el mandamiento.

El mandamiento v1

Santiago vuelve a dirigirse a ellos como “hermanos míos como en el v16, recordemos que esta es una carta con un corazón pastoral.
El mandamiento es todo lo que sigue. En resumen sería, “que la fidelidad a Cristo glorioso sera sin parcialidad”
La fe puede traducirse como confianza, tal vez también apelando a los versículos que seguirán que tienen mucho que ver con este tema, vv14-20. La fe sin obras es muerta, la confianza en Cristo, el creer en Cristo que no se ve reflejado con las obras piadosas no es verdadera, es por esto que Santiago afirma que la fe o también la fidelidad del cristiano en Cristo.
Es muy importante resaltar como santiago habla de Cristo, recordemos que este es su medio hermano pero Santiago lo ve como el Glorioso Señor Jesucristo.
4 Términos que describen al Señor.
El primero es gloriosos. La gloria es el resplandor, esplendor, magnificencia que rodea a Dios. Aquí se le atribule a Cristo. Ap es descriptiva en cuanto a esta gloria: La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera
La palabra griega es “doxa” que quiere decir en su raiz “dar buena opinión”. En el contexto tiene que ver con todo lo mejor que se pueda decir o describir de Cristo, es importante resaltar que a Cristo se le presenta como gloriosos, algo que solo Dios tiene, es aquí donde vemos un buen argumento para decir que Cristo es Dios.
Otra traducción de esta frase podría ser “nuestro Señor Jesucristo de la gloria”. Recordemos que en el Antiguo Testamento la gloria de Dios estaba en la Shekina o la gloria de Dios en la tierra. “.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
La fe en el gloriosos Señor, vemos aquí una posición de Señorío, como elegido o Cristo de Dios este es el salvador (Jesús).
Creo que aquí apela a todos estos títulos debido a la importancia de a quien le debemos fidelidad, porque la fidelidad implica ser imparciales.
Nuestro Señor fue el ejemplo perfecto de imparcialidad. Recordemos que en el contexto en donde el vivía los judios tenían una aberración hacia los samaritanos y hacia los gentiles, Cristo vivio entre la sona de los gentiles en Galilea, a galilea le llamaban “galilea de los gentiles, sano al siervo del oficial romano, predico en la zona de Decapolis, Samaria y a una samaritana.
Los mismo Herodianos lo identificaron como imparcial. Y le enviaron los discípulos de ellos con los herodianos, diciendo: Maestro, sabemos que eres amante de la verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres.
Creo que la apelación es muy acertada, no tenemos como justificarnos si hemos sido imparciales, Cristo demanda de nosotros una fe imparcial.
Dios mismo fue imparcial en la salvación, la salvación no es conformada por raza, nivel socio economice, color de piel, etc. Pedro lo comprendió cuando la salvación llego a Cornelio un gentil romano. “ dijo, comprendo que para Dios no hay acepción de personas”.
En la genealogía de Cristo tenemos otro ejemplo de imparcialidad, Dios eligió que la ascendencia de Cristo tuviera variedad, desde grandes reyes como Salomón y David, grandes hombres de Dios como Abraham, hasta Tamar la incestuosa, Rahab la ramera y Rut la moabita.
Ahora tenemos la orden “sin acepción de personas”. Esta es una sola palabra en griego, “prosopolempisa”.
El carácter de Dios es imparcial. No podemos ser parciales, este es un pecado grabe, es decir que no debemos de hacer distinción de personas por su raza, tras vez trasfondo de vida, nivel económico, si es mujer u hombre.
A continuación tenemos un ejemplo.

El ejemplo v2, 3

Recordemos que Santiago les escribe a judios cristianos, la iglesia de Jerusalén había vivido pecado de parcialidad en , los judios de palestina no daban la ayuda para las viudas judías de fuera de palestina, anteriormente esta misma iglesia había demostrado un amor imparcial al dar para los pobres de la iglesia en y .
Pero ahora los judios cristianos dispersos habían pecado de ser parciales.
Esta es una suposición que tal vez tiene peso porque esto podía ser común. En la congregación (en griego sinagoga). Tal vez se el llama sinagoga que significa congregación al lugar en donde se reunían o aun los cristianos y judios podían compartir el edificio de la sinagoga, cual quiera sea el caso, el punto es que en este lugar de reunión para adorar a Dios en donde van se supone con un corazón dispuesto esta en medio este pecado.
A continuación se va a presentar a dos hombres distintos a quienes se les va a dar un trato distinto.
El primer hombre es un rico, se le dice que trae anillo de oro y esta expresión es mas bien “mano llena de anillos” los ricos de ese tiempo usaban anillos en cada dedo de la mano para expresar su riqueza.
También tiene ropa esplendida o brillante, este es un hombre rico, y el problema no es su ropa o sus anillos, probablemente este sea un incrédulo según el contexto v6-7.
Luego entra otro hombre, este es totalmente distinto, es decreto como uno que viste con ropa andrajosa, la expresión implica inmundicia. Sin duda se refiere a un mendigo.
En las filas de la iglesia, la mayoría de las personas eran pobres, Pablo lo dice en Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;
Hasta aquí no tenemos ningún problema, en la iglesia puede haber pobres y ricos, el problema esta en el v3.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (1 Co 1.26). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
El pecado es “mirar con agrado al rico y darle un buen lugar y al pobre no darle y ofrecerle lo mismo que al rico por su condición económica y sin duda su apariencia.
Según las practicas de las iglesias antiguas, los diáconos se encargaban de decir en donde las personas se sentarían. en las Sinagogas se acostumbraba que los de cierto rango o posición se sentaran en lugares principales.
Como hablamos de un contexto judio, tambien puede que se refiera a un lugar de juicio, una asamblea para juzgar, en este caso seria pertinente los comentarios de dos rabinos judios: R. Meir solía decir: ¿Qué pretende la escritura con las palabras, así al pequeño como al grande oiréis []? Quiere decir que un demandante no debe sentarse y el permanecer de pie; uno no debe hablar todo lo que desee y al otro se le dice que sea breve” (Abot R. Nat. 1:10).
• “R. Judah b. Ilai dijo: he oído que si el juez desea que los litigantes estén sentados, él tiene que sentarlos; pero ¿qué es lo que no está permitido? Para uno estar sentado y para el otro permanecer en pie”. Porque R. Ishmael dijo: si delante de un juez se presentan dos hombres para sr juzgados, uno rico y el otro pobre, el juez debe decir [al hombre rico], “O te vistes de la misma forma que él está vestido, o lo vistes a él como tú estás vestido” (Deut. Rab. Shofetim 6).
El punto cual fuera, es que pecaban incluso de la ley de moises como despues acusará santiago v10.
Vemos que los judios debían tener un trato bueno para los pobres. , 7Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, 8sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. 9Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado. 10Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas. 11Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra.
El punto era que tenían un trato diferente en base a la apariencia y esto es un pecado.
Reina Valera Revisada (1960). (1998). (). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
Ahora Santiago presenta el resultado de tal pecado.

El resultado v4

Después del ejemplo Santiago apela a la razón de sus lectores, este pregunta es retorica, se contesta sola, y tiene una respuesta positiva.
La acusación es “se convierten en jueces con malos pensamientos”. La palabra “malos” es algo fuerte, se usa para referirse a perversidad y tiene efectos destructivos, con el 4.16 . Y dice que son de perversos pensamientos, como en del corazón salen los malos pensamientos, estas intenciones no son justificadas, son malas porque fueron planeadas y diametralmente diseñadas por el corazón de quien las cometió.
Estas obras sin duda son inconsistentes con la fe según el v1.
El rico y el pobre son iguales ante los ojos de Dios, ninguno debe de ser tratado parcialmente.
Tal vez nosotros hemos pecado de esto, con hermanos con economía diferente, o personas no cristianas en esta citación, o tal vez por cierto estilo de vida si no son cristianos, o tal vez por la raza, el aspecto físico, etc, porque su carácter es difícil, o porque no somos de las mismas preferencias, porque es mujer o es hombre, porque es joven o es viejo.
Que podamos predicar imparcialmente, servir imparcialmente, si hemos pecado de esto, pidamos perdón y dispongámonos a ser imparciales a la hora de servir.
Related Media
Related Sermons