Faithlife Sermons

Fe, Algo mas que solo, para pedir

Fe  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 26 views
Notes
Transcript

Fe, algo mas que solo, para pedir.

Muchas veces asociamos la fe, solo para alcanzar algo, o para pedir algo a Dios, o tendemos a confundir la fe con la esperanza, lo cual es peor por que perdemos todo el sentido de la palabra “FE”.
La definición de fe mas usada y explicada la encontramos en
Hebreos 11.1–2 NBLH
Ahora bien, la fe es la certeza (sustancia) de lo que se espera, la convicción (demostración) de lo que no se ve. Porque por ella recibieron aprobación (testimonio) los antiguos (antepasados).
hebreos
“Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos”
(, NVI).
Nótese la distinción que hace el autor de Hebreos entre fe y esperanza. Estas ideas están íntimamente conectadas, pero aun así se distinguen.
Pablo escribe en acerca de la gran triada de virtudes cristianas: la fe, la esperanza, y el amor. Este pasaje también revela que hay una distinción entre fe y esperanza.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle31-32). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle32-33). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.

Esperanza

Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle33-35). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Cuando nosotros usamos la palabra esperanza, generalmente nos referimos a un estado emocional de deseo en nuestro corazón respecto a lo que nos gustaría que ocurriera en el futuro pero no estamos seguros de que llegue a suceder. Puede que esperemos que nuestros equipos favoritos ganen partidos de fútbol.
Sin embargo, cuando la Biblia habla de esperanza, no se refiere a un deseo por un resultado futuro que es incierto, sino más bien a un deseo por un futuro que es absolutamente seguro.
Basados en nuestra confianza en las promesas de Dios, podemos tener plena confianza acerca del resultado.
Cuando Dios le hace una promesa acerca del futuro a su pueblo, y la iglesia se aferra a ella, se dice que esta esperanza es un “ancla del alma” ().
Hebreos 6.19 NTV
Esta esperanza es un ancla firme y confiable para el alma; nos conduce a través de la cortina al santuario interior de Dios.
Un ancla es lo que protege a un barco de quedar a la deriva sin rumbo en el mar. Las promesas de Dios para mañana son hoy el ancla de los creyentes.
Cuando la Biblia dice que la “fe es la garantía de lo que se espera” (, énfasis añadido), habla de algo que tiene peso o significación, algo de extremado valor. La implicación es que la fe comunica la esencia de la esperanza.
Si mi esperanza se basa en algo que Dios ha dicho que sucederá en el futuro, la esperanza que tengo de esa futura promesa adquiere sustancia a partir de mi seguridad y confianza en Aquel que hace la promesa.
Puedo tener esperanza porque tengo fe en Dios. Puesto que puedo confiar en la promesa de Dios para el mañana, mi esperanza tiene garantía; mi esperanza no es solo una fantasía o la proyección de mis deseos basada en sueños vanos. Más bien está basada en algo sustancial.

La Fe no es un salto irracional hacia la oscuridad.

No puedo pensar en nada que esté más lejos del significado de que la fe ciega.
Un ancla es lo que protege a un barco de quedar a la deriva sin rumbo en el mar. Las promesas de Dios para mañana son hoy el ancla de los creyentes.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle46-48). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle. Cuando la Biblia dice que la “fe es la garantía de lo que se espera” (, énfasis añadido), habla de algo que tiene peso o significación, algo de extremado valor. La implicación es que la fe comunica la esencia de la esperanza.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle46-48). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle43-46). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Quienes promueven la fe ciega dicen: “Creemos lo que creemos sin razón alguna. Es algo totalmente arbitrario”.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle42-43). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
La idea es que hay algún género de virtud en cerrar los ojos, respirar profundo, y desear con todas nuestras fuerzas que algo sea verdad —y luego decir: “Es verdad”. Eso es credulidad, no fe.
(Credulidad = Facilidad que tiene una persona para creer lo que otros le cuentan)
La Biblia nunca declara que debamos saltar a la oscuridad. De hecho, la instrucción bíblica es que las personas salgan de la oscuridad a la luz (cf. ). La fe no es ciega en el sentido de ser arbitraria, caprichosa, o una mera expresión de deseos humanos.
La fe no es algún salto irracional hacia la oscuridad, sino sobre la base del testimonio de testigos oculares que reportan en la Escritura lo que vieron.
Pensemos, por ejemplo, en el testimonio apostólico de Pedro:
2 Pedro 1.16 LBLA
Porque cuando os dimos a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no seguimos fábulas ingeniosamente inventadas, sino que fuimos testigos oculares de su majestad.
Asimismo, cuando Lucas comienza su Evangelio, lo dirige a Teófilo, diciendo:
Lucas 1.3 LBLA
también a mí me ha parecido conveniente, después de haberlo investigado todo con diligencia desde el principio, escribírtelas ordenadamente, excelentísimo Teófilo,
Asimismo, cuando Lucas comienza su Evangelio, lo dirige a Teófilo, diciendo: “Después de haber investigado todo con sumo cuidado desde su origen, me ha parecido una buena idea escribírtelas por orden” (1:3). Él está hablando de las cosas que él ha corroborado sobre la base de testigos oculares. De igual modo, cuando Pablo defiende su confianza en la resurrección en , apela a los testigos oculares del Cristo resucitado: Cefas, los Doce, los quinientos, Jacobo, y todos los apóstoles (vv. 5-7). Luego escribe: “Y por último se me apareció a mí, que soy como un niño nacido fuera de tiempo” (v. 8). Pablo está diciendo: “Creo en la resurrección porque muchos testigos oculares vieron a Cristo resucitado, y yo mismo lo vi”.
Él está hablando de las cosas que él ha corroborado sobre la base de testigos oculares.
Él está hablando de las cosas que él ha corroborado sobre la base de testigos oculares. De igual modo, cuando Pablo defiende su confianza en la resurrección en , apela a los testigos oculares del Cristo resucitado: Cefas, los Doce, los quinientos, Jacobo, y todos los apóstoles (vv. 5-7). Luego escribe: “Y por último se me apareció a mí, que soy como un niño nacido fuera de tiempo” (v. 8). Pablo está diciendo: “Creo en la resurrección porque muchos testigos oculares vieron a Cristo resucitado, y yo mismo lo vi”.
De igual modo, cuando Pablo defiende su confianza en la resurrección en , apela a los testigos oculares del Cristo resucitado: Cefas, los Doce, los quinientos, Jacobo, y todos los apóstoles (vv. 5-7).
1 Corintios 15.5–7 NTV
Lo vio Pedro y luego lo vieron los Doce. Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles.
1 corintios 15
Cefas, los Doce, los quinientos, Jacobo, y todos los apóstoles (vv. 5-7). Luego escribe: “Y por último se me apareció a mí, que soy como un niño nacido fuera de tiempo” (v. 8). Pablo está diciendo: “Creo en la resurrección porque muchos testigos oculares vieron a Cristo resucitado, y yo mismo lo vi”.
Luego escribe: “Y por último se me apareció a mí, que soy como un niño nacido fuera de tiempo” (v. 8).
1 Corintios 15.8 NTV
Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo.
1 corintios 1
Pablo está diciendo: “Creo en la resurrección porque muchos testigos oculares vieron a Cristo resucitado, y yo mismo lo vi”.
Cuando la fe está vinculada a la esperanza, se la sitúa en el marco temporal del futuro, y si hay algo que yo no puedo ver en absoluto es el mañana. Ninguno de nosotros ha experimentado aún el mañana.
Cuando la fe está vinculada a la esperanza, se la sitúa en el marco temporal del futuro, y si hay algo que yo no puedo ver en absoluto es el mañana. Ninguno de nosotros ha experimentado aún el mañana.
Sin embargo, Hebreos dice que la fe es la prueba de lo que no se ve. La prueba es tangible. La prueba es algo que podemos conocer a través de nuestros cinco sentidos.
La prueba es lo que los oficiales de policía investigan y tratan de reunir en una escena del crimen: huellas dactilares, indicios de restos de pólvora, prendas abandonadas, y todo lo demás.
Todas estas cosas son visibles y señalan hacia otro lugar a alguna verdad importante. Es por eso que la gente analiza las pruebas.
La idea es esta: yo no sé qué traerá el mañana, pero sé que Dios sabe qué traerá el mañana.
Así que si Dios promete que el mañana traerá algo, y si confío en Dios para el mañana, tengo fe en algo que aún no he visto.
Esa fe actúa como prueba porque su objeto es Dios. Yo lo conozco; él tiene un historial: que es infalible y nunca miente.
Dios lo sabe todo y es perfecto en todo lo que comunica.
Así que si Dios me dice que algo va a suceder mañana, yo lo creo aun cuando todavía no lo he visto.
Eso no es credulidad o irracionalidad. Al contrario, es irracional no creer algo que Dios dice respecto a algún acontecimiento futuro.

Fe es Creer en Dios

Cuando Dios vino a Abraham, a quien se le conoce como “el padre de los que creen”, le habló sobre el futuro.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle79-87). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle78-79). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle75-76). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Romanos 4.16 NTV
Así que la promesa se recibe por medio de la fe. Es un regalo inmerecido. Y, vivamos o no de acuerdo con la ley de Moisés, todos estamos seguros de recibir esta promesa si tenemos una fe como la de Abraham, quien es el padre de todos los que creen.
Dios le dijo:
Génesis 12.1–3 NTV
El Señor le había dicho a Abram: «Deja tu patria y a tus parientes y a la familia de tu padre, y vete a la tierra que yo te mostraré. Haré de ti una gran nación; te bendeciré y te haré famoso, y serás una bendición para otros. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te traten con desprecio. Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti».
Abraham le creyó a Dios. Él partió, sin saber a dónde iba, en un viaje a un país y a un futuro que nunca había visto.
Dios le dijo: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una nación grande. Te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra” (). Abraham le creyó a Dios. Él partió, sin saber a dónde iba, en un viaje a un país y a un futuro que nunca había visto. El Nuevo Testamento nos dice que “esperaba llegar a la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” ().
“Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una nación grande. Te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra” (). Abraham le creyó a Dios. Él partió, sin saber a dónde iba, en un viaje a un país y a un futuro que nunca había visto. El Nuevo Testamento nos dice que “esperaba llegar a la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” ().
El Nuevo Testamento nos dice que:
Hebreos 11.10 NTV
Abraham esperaba con confianza una ciudad de cimientos eternos, una ciudad diseñada y construida por Dios.
).
Abraham no era un explorador en busca de un tesoro escondido basado en una leyenda sobre el botín de un pirata oculto en una caverna en algún sitio.
Abraham buscaba un lugar porque Dios le había dicho que le iba a mostrar ese lugar.
Él confió en Dios respecto a lo que aún no había visto, y al hacerlo se convirtió en el padre de los que creen.
Al igual que Abraham, somos peregrinos de paso en este mundo, buscando aquel país celestial, la ciudad cuyo arquitecto y constructor es Dios.
No hemos visto esta ciudad, pero sabemos que existe, y la evidencia de ello es la confianza que tenemos en Aquel que promete llevarlo a cabo.
En esencia, la fe es lo siguiente. No es creer en Dios; es creerle a Dios. Por que la vida cristiana se trata de creerle a Dios.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle95-100). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle72-74). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle90-95). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle36-39). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Se trata de vivir por cada palabra que sale de su boca:
Deuteronomio 8.3 NTV
Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive sólo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del Señor.
Se trata de seguirlo a lugares donde nunca hemos estado, en situaciones que nunca hemos experimentado, por que sabemos quién es él.
Esta es la fe que la Biblia, en un sentido, llama fe como de un niño. No una fe infantil, sino como de un niño.
Cuando éramos pequeños, teníamos poco conocimiento acerca de qué era peligroso. Entonces tomábamos la mano de nuestro padre o nuestra madre, y ellos nos llevaban por la calle. Confiábamos en nuestros padres por que estábamos a su cuidado.
Cuando un niño confía en sus padres no es irracional. Por analogía, se nos llama a confiar en Dios, pues el esta al pendiente de nosotros. El no nos va a llevar al desastre.
Por que la fe como de un niño confía en el carácter de Dios quien nos considera como sus hijos.
Por eso nuestros hijos cuando sienten temor nos buscan, cuando están enfermos solo quieren estar con sus papa.
Pero recordemos que cuando han alcanzado una meta o superado un desafío corren emocionados a contarnos.
La vida cristiana es un viaje largo de fe.
Comienza cuando Dios crea fe en nuestro corazón. La primera etapa de nuestra experiencia cristiana, abrazamos a Cristo y confiamos en él para nuestra redención, pero toda la vida del cristiano esta arraigado y cimentado en esa confianza, en esa seguridad.
Todo este proceso está definido por el vivir por fe.
Colosenses 2.6 NTV
Por lo tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, ahora deben seguir sus pasos.
Es por eso que Dios le dijo al profeta Habacuc “El justo vivirá por su fe”
El profeta no puede creer que Dios permitiera que su pueblo elegido fuese derrotado por una nación pagana y fuese puesto en un estado de opresión.
Habacuc indignado dijo que él subiria a su torre de vigilancia a que Dios se pronunciara y Él escribe:
Habacuc 2.1–4 LBLA
1 Estaré en mi puesto de guardia, y sobre la fortaleza me pondré; velaré para ver lo que El me dice, y qué he de responder cuando sea reprendido. 2 Entonces el Señor me respondió, y dijo: Escribe la visión y grábala en tablas, para que corra el que la lea. 3 Porque es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará. 4 He aquí el orgulloso: en él, su alma no es recta, mas el justo por su fe vivirá.
La declaración de “el justo vivirá por su fe”, se cita tres veces en el Nuevo Testamento (, , )
Hebreos 11.6 NTV
De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.
He
Dios le dice a Habacuc: “Responderé a tu pregunta. Pero no responderé inmediatamente. Debes esperar. Pero mientras esperas, recuerda que la respuesta llegará con seguridad”.
Luego hace un contraste entre la persona orgullosa, que no es recta, que vive según la vista, según lo que tiene inmediatamente en frente.
No tiene tiempo para confiar en las promesas invisibles de Dios.
En un marcado contraste está el hombre de fe. Aun cuando las promesas de Dios se tarden, es seguro que se cumplirán, y a los ojos de Dios la persona justa es la que vive por fe.
Esta expresión, “el justo vivirá por su fe”, es traducida por Jesús en su conflicto con Satanás en el desierto cuando Jesús le recuerda al Diablo que el hombre no vive solo de pan sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
Mateo 4.4 NTV
4 Jesús le dijo: —¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”.
Decir que vivimos de todas las palabras que Dios habla es lo mismo que decir que vivimos por fe. Nos fiamos de su palabra. Confiamos nuestra vida, en cuerpo y alma, a él, a su sistema de valores, a su estructura, y a su Palabra.
Decir que vivimos de todas las palabras que Dios habla es lo mismo que decir que vivimos por fe. Nos fiamos de su palabra. Confiamos nuestra vida, en cuerpo y alma, a él, a su sistema de valores, a su estructura, y a su Palabra.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle128-131). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Sproul, R.C.. ¿Qué es la fe? (Spanish Edition) (Posición en Kindle123-128). Poiema Publicaciones. Edición de Kindle.
Related Media
Related Sermons