Faithlife Sermons

El orgullo hace imposible confiar en Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes
Transcript

EL orgullo hace imposible confiar en Dios.

salmos 131.13
Salmo 131.1–3 LBLA
1 Señor, mi corazón no es soberbio, ni mis ojos altivos; no ando tras las grandezas, ni en cosas demasiado difíciles para mí; 2 sino que he calmado y acallado mi alma; como niño destetado en el regazo de su madre, como niño destetado reposa en mí mi alma. 3 Espera, oh Israel, en el Señor, desde ahora y para siempre.
Sin jactancia, pero con toda verdad, el salmista confiesa que su corazón no está envanecido ni busca posiciones más altas, sino que camina humildemente delante de su Dios
Sin jactancia, pero con toda verdad, el salmista confiesa que su corazón no está envanecido ni busca posiciones más altas, sino que camina humildemente delante de su Dios
Miqueas 6.8 NTV
8 ¡No!, oh pueblo. El Señor te ha dicho lo que es bueno, y lo que él exige de ti: que hagas lo que es correcto, que ames la compasión y que camines humildemente con tu Dios.
El símil del niño destetado es bello y sumamente expresivo: De la misma manera que un niño destetado sigue todavía adherido a su madre, así también el salmista se siente contento en los brazos de Dios después de «destetarse» a sí mismo de la ambición.
El símil del niño destetado es bello y sumamente expresivo: De la misma manera que un niño destetado sigue todavía adherido a su madre, así también el salmista se siente contento en los brazos de Dios después de «destetarse» a sí mismo de la ambición.
Esta humildad y este contentamiento infantil es lo que el Señor recomendó como condición indispensable para entrar en el reino de los cielos
Mateo 18.3 NTV
3 Entonces dijo: —Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.
).

El Orgullo Estorba

1º Samuel 17.28–29 NTV
28 Pero cuando Eliab, el hermano mayor de David, lo oyó hablar con los hombres, se enojó. —¿Qué estás haciendo aquí? —le reclamó—. ¿Qué pasó con esas pocas ovejas que se supone que deberías estar cuidando? Conozco tu orgullo y tu engaño. ¡Sólo quieres ver la batalla! 29 —¿Qué hice ahora? —contestó David—. ¡Sólo hacía una pregunta!
Si el autor es realmente David, recuérdese con qué humildad y mansedumbre respondió cuando su hermano mayor le acusó falsamente de orgullo (). Lejos de tal orgullo y ambición, goza de serenidad de alma y contentamiento de corazón
). Lejos de tal orgullo y ambición, goza de serenidad de alma y contentamiento de corazón
Romanos 8.28–32 RVR60
28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. 31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
cuantas veces hemos escuchado que las personas terminan recitando este vesiculo a medio mundo caundo teine problemas o esta pasando alguna adversidad, pero es lamentable saber que esta promesa no es para cada persona.

La promesa no es para todos.

Entonces, lo primero que debemos ver hoy es que todas las cosas no funcionan juntas para bien de todos. La promesa de que Dios cambiará todas las cosas para bien no es verdad en el caso de todos. Hay dos cosas que deben ser ciertas para que esta promesa se aplique a usted. Una es que amas a Dios, y la otra es que eres llamado de acuerdo con su propósito.
Pablo dice que, en efecto, si no amas a Dios, no puedes reclamar esta promesa. Si no te llaman según su propósito, no puedes reclamar esta promesa. O para decirlo de otra manera, para la persona que no ama a Dios y no es llamada de acuerdo con su propósito, el optimismo final es tonto y está fuera de lugar.
El pesimismo es exactamente el estado de ánimo correcto para alguien que no ama a Dios y no es llamado de acuerdo con su propósito. Las cosas no van a funcionar para su bien, sino para su daño.
Romanos describe la forma en que la expreriencia de esta persona afecta su futuro
Romanos 2.5 NTV
5 Pero eres terco y te niegas a arrepentirte y abandonar tu pecado, por eso vas acumulando un castigo terrible para ti mismo. Pues se acerca el día de la ira, en el cual se manifestará el justo juicio de Dios.
En otras palabras, las cosas agradables por las que no agradece a Dios, o no hace un medio de adoración, lo condenarán algún día. Las cosas dolorosas por las que camina, sin confiar en la ayuda de Dios, acumularán ira para el último día.
Él puede verse pobre; o puede parecer próspero en este mundo. Pero si él no ama a Dios y no es llamado de acuerdo con el propósito de Dios, todas sus experiencias no conducen al bien, sino a la miseria eterna.

Como hacer esta promesa NUESTRA

Primero, Pablo dice que debemos ser personas que amamos a Dios. En el original, esto es lo primero en el versículo: "Sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas trabajan juntas para bien". ¿Qué quiere decir con amar a Dios?
Así que Pablo no está diciendo que todas las cosas funcionan para bien para los cristianos de vez en cuando (cuando su amor por Dios es fuerte), y todas las cosas no funcionan para bien para los cristianos de vez en cuando (cuando su amor por Dios es débil) .
Él está diciendo que para los cristianos, los llamados, aquellos cuyos corazones han sido traídos de la enemistad para amar a Dios, todas las cosas funcionan para bien todo el tiempo.
Sabemos que no quiere decir eso, porque aclara "los que aman a Dios" con la descripción al final del versículo: "los que son llamados según el propósito [de Dios]". No es algo que sucede una y otra vez.
Es la obra eficaz y definitiva de Dios para llamarme de la muerte a la vida, y de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, y de la enemistad hacia Dios para amar a Dios.
El llamado al amor y la fe es una vez para siempre, y así el amor a Dios es la marca de la persona verdaderamente llamada, todo el tiempo.
Por supuesto, nuestro amor por Dios tiene momentos de intensidad y momentos de debilidad, como cualquier otra relación de amor que tenemos.
Pero en los llamados, el amor por Dios es lo que los define. Es la condición permanente de nuestros corazones, ya sea fuerte o débil.

Lo que el amor de Dios NO ES.

Entonces, ¿qué significa amar a Dios? ¿Cómo puedes saber si estás entre los que aman a Dios?
Amar a Dios no satisface sus necesidades.
La forma en que amamos al hombre es diferente de la forma en que amamos a Dios.
Hechos de los Apóstoles 17.25 NTV
25 y las manos humanas no pueden servirlo, porque él no tiene ninguna necesidad. Él es quien da vida y aliento a todo y satisface cada necesidad.
,
Dios es radicalmente diferente de nosotros. Él es la fuente de todas las cosas y no tiene necesidades. Él no puede ser ayudado o mejorado. No hay defectos que revertir ni deficiencias que suministrar. No podemos amarlo supliendo sus necesidades. Él no tiene ninguno.
Amar a Dios no es amar lo que nos da.
No podemos amarlo supliendo sus necesidades. Él no tiene ninguno.
Amar a Dios no es , en esencia, amor por sus dones , regalos como el perdón, la justificación, escapar del infierno, la resurrección a una vida libre de dolor, etc.
De hecho, si amamos a Dios, apreciaremos estos regalos y estaremos agradecidos por ellos.
Porque no tendríamos a Dios sin ellos Pero amar a Dios es atesorar a Dios mismo revelado en sus dones y atesorar a Dios mismo más allá de sus dones. Sus dones son preciosos en la medida en que nos traen a Dios y nos muestran más de Dios. Cuando amas a Dios, Dios es central en tus afectos, no en sus dones.

Esto es amor de Dios

Amar a Dios es desear a Dios mismo más allá de sus dones.
Amar a Dios es atesorar aDios mismo más allá de sus dones.
El amor a Dios es deleitarse en Dios mismo más allá de sus dones.
El amor a Dios está siendo satisfecho en Dios mismo más allá de sus dones.
El amor a Dios está cuidando a Dios más allá de sus dones.
El amor por Dios es saborear a Dios mismo más allá de sus dones.
Es un reflejo alegre del corazón para todo lo que Dios es para nosotros en Cristo.
Esta es la trampa de muchas personas que piensan que el amor de Dios es esencialmente gratitud por sus bendiciones. Amaré a Dios cuando me trate lo suficientemente bien, porque, dicen, el amor por Dios es esencialmente una respuesta a la recepción de sus dones.

El Llamado de Dios

Romanos 8.28 RVR60
28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
No todo es cosas buenas. Son todas las cosas – incluyendo todas las cosas malas. De hecho, todo el contexto antes y después de es doloroso. Por eso es que esta aquí. Necesitamos ánimo y esperanza porque antes y después de este versículo, el prospecto de la vida cristiana en la tierra es oscuro.
El versículo 17 dice que seremos glorificados con Cristo si sufrimos con él.
Si escuchas el llamado de Dios en el evangelio de Jesucristo; si vienes a Dios, amándolo a través de Jesucristo; si confías en Dios por el perdón de tus pecados a través de la muerte de Cristo; si recibes de Él el regalo gratis de justificación solamente por la fe; entonces todas las cosas – desde lo más dulce hasta lo más severo y amargo y doloroso – serán para tu propio bien. Dios estará contigo con toda su omnipotencia y poder. Y si Dios está contigo, nadie puede estar contra ti.
El versículo 18 dice que los sufrimientos de este tiempo presente no se comparan con la gloria que nos será revelada.
El versículo 20 dice que la creación – incluyendo nosotros – está sujeta a vanidad.
El versículo 21 dice que la creación está atad al deterioro.
El versículo 23 dice que aún los cristianos llenos del Espíritu se gimen con caída de la creación esperando nuestra adopción, la redención de nuestros frágiles y débiles  cuerpos.
El versículo 24 dice que hemos sido salvados “en esperanza” y uno no puede ver la esperanza, sino no sería esperanza – así que la mayor parte de nuestra salvación es invisible y está en el futuro. No hay duda de por qué nos lamentamos.
Y luego el versículo 35 dice que hay tribulación y angustia y persecución y hambruna y desnudez y peligro y espada.
Y a la mitad de todo esto, para darnos fuerza y esperanza y coraje, el versículo 28 dice,
¡Sí, todo esto, es verdad! Y
“Sabemos que todas las cosas – todo este sufrimiento y esta inutilidad y esta esclavitud a la decadencia y al dolor y la tribulación y la angustia y la persecución y la hambruna y la desnudez y el peligro y la espada – todas estas cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”
Así que la respuesta a la pregunta, que está al lado del edificio, de es:
Romanos 8.31 NTV
31 ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como éstas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra?
Sí, van a haber muchos enemigos. Sí, van a haber muchos adversarios y obstáculos y miserias y angustia y oposición y retrasos y luchas y todo tipo de problemas. Pero No, en todas estas cosas somos más que vencedores por causa del  soberano amor de Dios en Cristo. Al final, nada podrá contra nosotros.
PERO: Si escuchas el llamado de Dios en el evangelio de Jesucristo; si vienes a Dios, amándolo a través de Jesucristo; si confías en Dios por el perdón de tus pecados a través de la muerte de Cristo; si recibes de Él el regalo gratis de justificación solamente por la fe; entonces todas las cosas – desde lo más dulce hasta lo más severo y amargo y doloroso – serán para tu propio bien. Dios estará contigo con toda su omnipotencia y poder. Y si Dios está contigo, nadie puede estar contra ti.
El confiar en Cristo es la única manera de tener a Dios contigo. Él está con todos los que confían en Jesús. Él hace que todo ayude a bien si confias en su Hijo.
Related Media
Related Sermons