Faithlife Sermons

LA MURMURACIO ES UN PECADO

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 9 views

Otra amenaza interna: la murmuracion

Notes & Transcripts
Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

El ataque que ahora prepara Satanás amenaza con ser el más eficaz. Ha fracasado tanto con la persecución como con la contaminación. Ahora intenta el descuido. Quiere que los apóstoles abandonen el estudio de la palabra y dejen de predicar para dedicar ese tiempo a otras tareas. Si logra que estos hombres dejen de ser espirituales para transformarse en administrativos y activistas, está seguro de que declinará el fervor y la dependencia de Dios.

Un desdichado desacuerdo entre algunos miembros de la iglesia de Jerusalén fue prudentemente tratado y resuelto a tiempo (v. 1): «Al aumentar el número de los discípulos, hubo murmuración, etc».

Un desdichado desacuerdo entre algunos miembros de la iglesia de Jerusalén fue prudentemente tratado y resuelto a tiempo (v. 1): «Al aumentar el número de los discípulos, hubo murmuración, etc».

Y en aquellos días, cuando el número de los discípulos seguía creciendo, hubo murmuración de los judíos de habla griega contra los de habla aramea, porque las viudas suyas eran desatendidas en la distribución diaria. 2 Entonces los Doce convocaron a toda la comunidad de los discípulos, y dijeron: “No es justo que nosotros dejemos de enseñar la palabra de Dios para servir a las mesas. 3 Hermanos, busquen de entre ustedes a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encargaremos de este trabajo. 4 Pero nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra”

Un desdichado desacuerdo entre algunos miembros de la iglesia de Jerusalén fue prudentemente tratado y resuelto a tiempo (v. 1): «Al aumentar el número de los discípulos, hubo murmuración, etc».

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

El ataque que ahora prepara Satanás amenaza con ser el más eficaz. Ha fracasado tanto con la persecución como con la contaminación. Ahora intenta el descuido. Quiere que los apóstoles abandonen el estudio de la palabra y dejen de predicar para dedicar ese tiempo a otras tareas. Si logra que estos hombres dejen de ser espirituales para transformarse en administrativos y activistas, está seguro de que declinará el fervor y la dependencia de Dios

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

La iglesia de Jerusalén comenzó a integrar cristianos de varios trasfondos culturales. Dos eran los grupos que sobresalían: los hebreos de origen griego nacidos en la dispersión (territorios conquistados por Alejandro del imperio griego) y los hebreos nacidos en Palestina que hablaban el aramaico.

Las diferencias mayores no radicaban en el idioma sino en las costumbres. Los judíos nacidos en Palestina tenían poco alcance, escasa cultura y una manera restringida de ver las cosas. Los judíos o prosélitos nacidos en otras tierras habían tenido refinamiento, arte, y habían visto y disfrutado los beneficios de la cultura griega. De modo que estos judíos no solamente hablaban el griego, sino que se conducían como tales. Los judíos de Palestina se preciaban de más ortodoxos.

No obstante, la influencia predominante era judía, y los griegos elevaron su protesta por el trato que recibían las viudas helenistas en la distribución diaria. El problema que—en apariencia—era pequeño fue magnificado por el trasfondo cultural en contra del propósito de Dios (Gá. 3:28; Ef. 2:14–18; Col. 3:11). Pero lo más grave no está en la superficie. El intento satánico era producir una situación interna de tal magnitud que los apóstoles abandonaran el ministerio recibido de Dios y se dedicaran al activismo administrativo (comp. Ro. 1:9; Col. 1:9–10).

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

El diablo había tenido éxito con la murmuración. Muchos del pueblo de Israel que habían salido de Egipto no ingresaron a la tierra prometida a causa de la queja y la rebelión (Ex. 15:24; 16:2–7; Nm. 14:27, 36; 1 Co. 10:10). No es extraño que ensaye ahora lo mismo, pensando que los apóstoles asustados por lo ocurrido en el pasado abandonarían la predicación para tranquilizar a la multitud. Le fue fácil comenzar porque el espíritu de descontento y censura está inserto en el corazón humano. Así que el fuego comenzó a arder como tristemente ha ocurrido hasta el presente (Fil. 2:14; Jud. 16).

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

Los apóstoles se hicieron eco de lo que sucedía y comenzaron a trabajar:

(1) Convocar a la iglesia y distinguir claramente cuál era el ministerio de ellos. Se dan cuenta del problema y lo definen: ¿hay dificultades en la iglesia? Entonces es necesario mejorar el liderazgo. Esto no quiere decir que deben abandonar lo que hacen (v. 2), sino establecer ciertos principios de sujeción al cual ellos mismos se han de sujetar. Lo urgente nunca debe desplazar a lo principal.

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

No es más importante el ministerio de los doce que el de los siete. Es distinto. Distintas esferas con distintos dones, pero las capacidades espirituales son exactamente las mismas. Así lo comprende la multitud y se prepara para buscar a estos hombres tan calificados. Aunque los siete llenaban los requisitos, de Esteban se dice expresamente que era “varón lleno de fe y del Espíritu Santo”. Los siete son de origen griego, posiblemente mostrando que la murmuración de los griegos no es muy profunda, y que los hermanos de origen hebreo están dispuestos a reconocer el calibre de los hombres que había entre los helenistas. Estos siete son presentados (traídos delante) a los apóstoles

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

Los resultados de la paz

Con la obra del Espíritu Santo ya podemos imaginar los resultados. Los apóstoles ubicados, la asistencia social delegada y la iglesia en paz. ¿Qué podemos esperar? “Y crecía la palabra del Señor” (9:31; 12:24; 16:5; 19:20). Es posible que también el número de predicadores haya comenzado a crecer tal como veremos inmediatamente.

Comentario bíblico del continente nuevo: Hechos I E. Otra amenaza interna: la murmuración (6:1–7)

Reflexión: La lucha de la comunidad de los santos no es carnal, sino espiritual. Estamos enfrentados con el diablo y sus poderes. Nos confundimos si creemos que siempre nos encontraremos con una figura fiera como las bestias de Apocalipsis. Por el contrario, ya hemos visto en lo que va de nuestro estudio que las estrategias son variadas.

Primero, Satanás trató de ensayar el antagonismo fariseo; segundo, la hipocresía de Ananías y Safira; y finalmente, la murmuración de las viudas, que tenía toda la apariencia de una causa noble, pero cuyos efectos hubieran sido desastrosos si se abandonaba la Escritura y la oración. También ahora necesitamos discernimiento para saber cuál es el verdadero enemigo y qué procura hacer

Related Media
Related Sermons