Faithlife Sermons

Respuesta a la señora americana

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes & Transcripts

Respuesta a la señora americana.

Bendiciones hermana:
Cuando mencioné elSalmo 7:11-13 porque se concentra en el camino de los malos, el lo hace en el camino del justo.
“Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días. Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes.”
MacArthur, J. (1997). Biblia de Estudio MacArthur (). Nashville, TN: Thomas Nelson.
Salmo 7.11–13 RVR60
Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días. Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes.
En cuanto a su pregunta,minutos antes de citar el ,mencióne que la gente ve a Jesús como un peluche,amor,ganas de abrazarlo,pero mucha gente no entiende la condición que se encuentra sin Cristo.Después dije que no es bíblico decir que:”Dios odia el pecado y ama al pecador”,en el sentido que la gente no entiende la condición que se encuentra delante de Dios sin Cristo.
En cuanto a su pregunta,minutos antes de citar el ,mencióne que la gente ve a Jesús como un peluche,amor,ganas de abrazarlo,pero mucha gente no entiende la condición que se encuentra sin Cristo.Después dije que no es bíblico decir que:”Dios odia el pecado y ama al pecador”,en el sentido que la gente no entiende la condición que se encuentra delante de Dios sin Cristo.
Por ejemplo yo sin Cristo era así:
Yo era enemigo de Dios:
“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”
El Señor Abominaba mis oraciones:
Juan 9.31 RVR60
Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.
juan 931
Job 35.12 RVR60
Allí clamarán, y él no oirá, Por la soberbia de los malos.
Salmo 34.15 RVR60
Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos.
Proverbios 15.29 RVR60
Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos.
proverbios 15.29
Estos son algunos textos que hablan del odio santo de Dios:
Salmo 26.5 RVR60
Aborrecí la reunión de los malignos, Y con los impíos nunca me senté.
s
Salmo 31.6 RVR60
Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias; Mas yo en Jehová he esperado.
Salmo 119.113 RVR60
Aborrezco a los hombres hipócritas; Mas amo tu ley.
salmo
Salmo 139.20–22 RVR60
Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus enemigos toman en vano tu nombre. ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, Y me enardezco contra tus enemigos? Los aborrezco por completo; Los tengo por enemigos.
Proverbios 8.13 RVR60
El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.
¿Cómo conciliar el amor y el odio de Dios en nuestras mentes humanas, finitas y caídas? No podemos del todo. La creación finita (nosotros) no puede comprender completamente el Creador infinito. Lo natural no puede entender completamente lo sobrenatural. Tenemos que aceptar el hecho de que Dios tanto amor y odio, esforzamos por llegar a un acuerdo con el carácter de Dios, y ser conformados a Su imagen ().
Romanos 8.7 RVR60
Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
El hecho que Dios envía al eterno infierno a todos los pecadores que persisten en el pecado y en no creer prueba su odio hacia ellos. Por el otro lado, el hecho de que Dios promete perdonar y traer a su eterna gloria a todos los que confían en Cristo como Salvador ,y aun llama los pecadores arrepentirse, prueba su amor hacia ellos.
Salmo 26.5 RVR60
Aborrecí la reunión de los malignos, Y con los impíos nunca me senté.
Tenemos que entender que está en la naturaleza de Dios el amar. La razón por la que Dios nos manda amar a nuestros enemigos es “para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos” (). Aquí Jesús claramente caracteriza a su Padre como uno quien ama aun a aquellos que se proponen a sí mismos en enemistad contra él.
En este punto, sin embargo, una distinción importante de hacerse: Dios ama a los creyentes con un amor particular. Es un amor familiar, el amor primordial para un padre eterno por sus hijos. Es un eterno amor que garantiza su salvación del pecado y su horrenda penalidad. Este amor especial es reservado solamente a los creyentes. Restringiendo esta salvación y su amor eterno hacia sus escogidos no hace que vierta Dios su compasión, misericordia, bondad y amor para el resto de la humanidad insincera y sin sentido. Cuando Dios invita a los pecadores y arrepentirse y recibir perdón (; ) Su petición es de un sincero corazón de amor genuino. “Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (Ezeq. 33:11). Claramente Dios no ama a todos aquellos que rechazan su tierna misericordia, pero es una diferente calidad de amor, y diferente en grado de su amor para Si.
salmo
Salmo 31.6 RVR60
Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias; Mas yo en Jehová he esperado.
Un paralelo en la esfera humana seria este: Yo amo a mis semejantes. Tengo orden por numerosos pasajes a amarlos así como a mí mismo. (, ; ). También amo a mi esposa. Eso, también, es de acuerdo a la Escritura (; ). Pero claramente mi amor por mi esposa es superior, ambos en excelencia y en grado, a el amor hacia mis semejantes. Yo escogí a mi esposa; pero no escogí a mis semejantes. Voluntariamente traje a mi esposa dentro de mi familia a vivir conmigo por el resto de nuestras vidas. No hay razón para concluir que no dándoles el mismo privilegio a mis vecinos, mi amor hacia ellos no es real y genuino. Asimismo es con Dios. El ama a los salvos en una manera especial reservada solo hacia ellos. Pero eso no hace que su amor sea menos verdadero hacia el resto de la humanidad.
Salmo 119.113 RVR60
Aborrezco a los hombres hipócritas; Mas amo tu ley.
Seguramente su petición hacia el perdido, su ofrecimiento hacia el reprobado y el llamado del evangelio hacia aquellos que oyen son todas expresiones sinceras del corazón de un Dios amoroso. Recordemos, el no tiene placer en la muerte del impío, pero tiernamente llama a los pecadores a que se vuelvan de sus malos caminos y viva. El libremente ofrece el agua de vida a todos (, ) Estas verdades no son incompatibles con la verdad de la soberanía divina.
salmo 139.20-2
Salmo 139.20–22 RVR60
Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus enemigos toman en vano tu nombre. ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, Y me enardezco contra tus enemigos? Los aborrezco por completo; Los tengo por enemigos.
Debemos mantener equilibrado cuidadosamente la perspectiva al continuar el estudio del amor de Dios. El amor de Dios no puede ser aislado de su Ira y viceversa. Ni su amor ni su Ira están en oposición uno a otro ,ambos atributos con constantes, perfectos, sin flujo y reflujo. Dios mismo es inmutable e incambiable. Su Ira coexiste con Su amor, por tanto, los dos nunca se contradicen. Tales son las perfecciones de Dios que nunca podremos comprender estas cosas. Sobre todo, no debemos poner una contra la otra como si hubiera de alguna manera una discrepancia en Dios. Dios es siempre verdadero así mismo y verdadero a su Palabra. ().
Oseas 9.15 RVR60
Toda la maldad de ellos fue en Gilgal; allí, pues, les tomé aversión; por la perversidad de sus obras los echaré de mi casa; no los amaré más; todos sus príncipes son desleales.
Romanos 3.4 RVR60
De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, Y venzas cuando fueres juzgado.
¿Cómo conciliar el amor y el odio de Dios en nuestras mentes humanas, finitas y caídas? No podemos del todo. La creación finita (nosotros) no puede comprender completamente el Creador infinito. Lo natural no puede entender completamente lo sobrenatural. Tenemos que aceptar el hecho de que Dios tanto amor y odio, esforzamos por llegar a un acuerdo con el carácter de Dios, y ser conformados a Su imagen ().
(; 2ª Tim 2:13)
La Ira y el amor de Dios ambas trabajan hacia el mismo último fin: Su gloria. Dios es glorificado en la condenación de los malvados, y él es glorificado en la salvación de su pueblo. La expresión de Su ira y la expresión de Su Amor son ambas necesarias para mostrar Su completa gloria. Desde que Su gloria es el gran diseño de su plan eterno, y desde que todo lo que el ha revelado acerca de sí mismo es esencial para Su gloria, no debemos ignorar ningún aspecto de Su carácter. No podemos magnificar Su amor para excluir a los otros atributos.
2 Timoteo 2.13 RVR60
Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.
Sin embargo, aquellos quienes verdaderamente conocen a Dios van a testificar que el más profundo deleite espiritual es derivado del conocimiento de Su amor. Su amor es lo que nos lleva hacia El en primer lugar: “le amamos, porque El nos amó primero”(). Su amor (ciertamente nada digno en nosotros) es la razón por la que El nos salvó y nos concedió a nosotros tales privilegios espirituales: “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” .
"¿Cómo debemos tratar a los pecadores?" Los amamos con amor incondicional, como Jesús lo ordenó (). Esto implica no sólo estar en la presencia de los no creyentes y ser amable con los pecadores (como lo fue Jesús), sino amarlos lo suficiente para predicar la verdad del evangelio a ellos sin temor a ofenderlos (). Lo más amoroso es cuidar el alma de alguien y así compartir el mensaje de cómo Dios está dispuesto a salvar a un pecador, a través de Jesús, de experimentar eternamente su santo odio
¿Cómo debemos tratar a los pecadores? Los amamos con amor incondicional, como Jesús lo ordenó (). Esto implica no sólo estar en la presencia de los no creyentes y ser amable con los pecadores (como lo fue Jesús), sino amarlos lo suficiente para predicar la verdad del evangelio a ellos sin temor a ofenderlos (). Lo más amoroso es cuidar el alma de alguien y así compartir el mensaje de cómo Dios está dispuesto a salvar a un pecador, a través de Jesús, de experimentar eternamente su santo odio.
Bendiciones,su siervo Gustavo Díaz.
Related Media
Related Sermons