Faithlife Sermons

TENEMOS QUE EVANGELIZAR

como dar estudios biblicos  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 27 views
Notes
Transcript

LA RENSPONSABILIDAD EVANGELISTICA DEL CRISTIANO

01 A. ¿Qué es la evangelización?
La evangelización es la comunicación del evangelio de Dios a través de la vida y de las palabras de sus hijos, para su gloria y en el poder del Espíritu Santo, de tal manera que los hombres puedan recibir a Jesucristo como Salvador y servirle como Rey.
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 7). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.

Se trata también de una comunicación seria y sincera, no de un lavado de cerebro. No cabe en la evangelización ninguna clase de engaño ni ninguna técnica indigna del mensaje que llevamos (1 Tesalonicenses 2:3–5; 2 Corintios 4:2). No queremos que los que inicialmente acepten nuestro Evangelio, luego se arrepientan de ello por sentirse defraudados.

Por lo tanto, presentamos la verdad del Evangelio con sencillez, sin encubrir nada ni exagerar nada. La comunicamos con urgencia e insistencia, porque es un asunto de vida o muerte, pero no nos interesan conversiones espúreas, fruto de la emoción y no del arrepentimiento y la fe. Utilizamos las artes de la persuasión, pero rehuímos técnicas sentimentales baratas. Animamos, pero sin ofrecer promesas falsas ni presentar una visión utópica de la vida cristiana. Avisamos, pero no jugamos con el miedo de la gente. Presentamos argumentos y evidencias, pero sin exagerarlos ni distorsionarlos.

POR QUE MUCHOS CRISTIANOS NO EVANGELIZAN
Sin embargo la triste realidad es que una gran mayoría de los que profesan el nombre de Cristo en nuestros días no evangelizan. ¿Cómo podemos explicar esto ? En respuesta a esta pregunta podemos aducir tres razones principales
En respuesta a esta pregunta podemos aducir seis razones principales
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 21). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.
1) Por la mediocridad de nuestro compromiso con el Evangeli
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra
(; ). Al entregarse al Evangelio sólo a medias, no llegan a conocer en toda su plenitud ni la experiencia de caminar con Cristo, ni la comprensión de los propósitos eternos de Dios que el Evangelio nos revela. El Evangelio no es la principal motivación de su vida y como consecuencia no evangelizan. Vencerán el miedo, la timidez y la indiferencia sólo cuando Jesucristo llegue a ser para ellos una realidad auténtica y vital y el Evangelio el móvil que les inspire y estimule en todos los órdenes de la vid
2) Por miedo a la gente
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 21). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.
4) Por miedo a la gente
(; ). Al entregarse al Evangelio sólo a medias, no llegan a conocer en toda su plenitud ni la experiencia de caminar con Cristo, ni la comprensión
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 21). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones A
Muchos creyentes son tímidos y temen ser rechazados por la gente. Sin embargo ni la lógica cristiana () ni los recursos que Dios nos ofrece () nos permiten justificar con la timidez nuestra inactividad evangelística
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 22). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.
(; ). Al entregarse al Evangelio sólo a medias, no llegan a conocer en toda su plenitud ni la experiencia de caminar con Cristo, ni la comprensión de los propósitos eternos de Dios que el Evangelio nos revela. El Evangelio no es la principal motivación de su vida y como consecuencia no evangelizan. Vencerán el miedo, la timidez y la indiferencia sólo cuando Jesucristo llegue a ser para ellos una realidad auténtica y vital y el Evangelio el móvil que les inspire y estimule en todos los órdenes de la vida.
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, p. 21). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.
Ya hemos dicho que el Espíritu Santo es quien nos capacita para evangelizar. La ausencia de evangelización es, por lo tanto, necesariamente evidencia de una ausencia del poder del Espíritu Santo en la vida del creyente. Quien es lleno del Espíritu Santo evangeliza; quien no evangeliza no es lleno del Espíritu.Con esto no estamos diciendo que la persona que no evangeliza no ha recibido el Espíritu, no ha sido regenerado por El. Porque una cosa es haber recibido una nueva vida en el Espíritu, y otra mantenerla a tope por la plenitud del mismo Espíritu. Cuando en Pentecostés el Espíritu fue derramado sobre los discípulos, la reacción inmediata fue la evangelización. Los mismos que antes estaban escondidos en el aposento alto, ahora proclamaban el Evangelio con denuedo. Pero aquella primera plenitud () debía ser renovada constantemente si iban a mantener el mismo denuedo ().Así ocurre con nosotros. Si no obedecemos constante mente la orden bíblica de «ser llenos del Espíritu» (), poco a poco nos invadirá una actitud de comodidad, de pusilanimidad, de cobardía. Se nos desvanecerá la urgencia de nuestro cometido; perderemos de vista la gloria de Dios y los derechos del Señor Jesucristo. Acabaremos encerrados en nuestros ghettos evangélicos, impotentes pero autosatisfechos, como la iglesia de Laodicea
3) Por una falta de plenitud espiritual
Ya hemos dicho que el Espíritu Santo es quien nos capacita para evangelizar. La ausencia de evangelización es, por lo tanto, necesariamente evidencia de una ausencia del poder del Espíritu Santo en la vida del creyente. Quien es lleno del Espíritu Santo evangeliza; quien no evangeliza no es lleno del Espíritu.
Con esto no estamos diciendo que la persona que no evangeliza no ha recibido el Espíritu, no ha sido regenerado por El. Porque una cosa es haber recibido una nueva vida en el Espíritu, y otra mantenerla a tope por la plenitud del mismo Espíritu. Cuando en Pentecostés el Espíritu fue derramado sobre los discípulos, la reacción inmediata fue la evangelización. Los mismos que antes estaban escondidos en el aposento alto, ahora proclamaban el Evangelio con denuedo. Pero aquella primera plenitud () debía ser renovada constantemente si iban a mantener el mismo denuedo ().
Así ocurre con nosotros. Si no obedecemos constante mente la orden bíblica de «ser llenos del Espíritu» (), poco a poco nos invadirá una actitud de comodidad, de pusilanimidad, de cobardía. Se nos desvanecerá la urgencia de nuestro cometido; perderemos de vista la gloria de Dios y los derechos del Señor Jesucristo. Acabaremos encerrados en nuestros ghettos evangélicos, impotentes pero autosatisfechos, como la iglesia de Laodicea
Con esto no estamos diciendo que la persona que no evangeliza no ha recibido el Espíritu, no ha sido regenerado por El. Porque una cosa es haber recibido una nueva vida en el Espíritu, y otra mantenerla a tope por la plenitud del mismo Espíritu. Cuando en Pentecostés el Espíritu fue derramado sobre los discípulos, la reacción inmediata fue la evangelización. Los mismos que antes estaban escondidos en el aposento alto, ahora proclamaban el Evangelio con denuedo. Pero aquella primera plenitud () debía ser renovada constantemente si iban a mantener el mismo denuedo ().
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, pp. 22–23). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.
Así ocurre con nosotros. Si no obedecemos constante mente la orden bíblica de «ser llenos del Espíritu» (), poco a poco nos invadirá una actitud de comodidad, de pusilanimidad, de cobardía. Se nos desvanecerá la urgencia de nuestro cometido; perderemos de vista la gloria de Dios y los derechos del Señor Jesucristo. Acabaremos encerrados en nuestros ghettos evangélicos, impotentes pero autosatisfechos, como la iglesia de Laodicea
Efesios 5.18 RVR60
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
Efesios 5.18 RVR60
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
Efesios 5.18 RVR60
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
Burt, D. F. (2005). Manual de Evangelización para el Siglo XXI: Guía para una siembra eficaz (3a Edición, pp. 22–23). Barcelona: Publicaciones Timoteo;Publicaciones Andamio.. 5 PASOS PARA DAR ESTUDIOS BIBLICOS. EL PLAN DE DAR ESTUDIOS BIBLICOS FUE DE ORIGEN CELESTIAL. ELENA G. WHITE -SERVICIO CRISTIANO,141
Efesios 5.18 RVR60
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
5 PASOS PARA DAR ESTUDIOS BIBLICOS.
PASO Antes del estudio.
1.Ore pidiendo al Epiritu santo por usted.
(Oretanbien por la conversion de su amigo o interasado)
2. Estudie el tema antes de ir a casa de su amigo o iterasado.
3. Yegue ala hora pactada.
(Sienpre hay inprevistos casi todos los dia)
RECUERDE:
Anote los nombres de sus estudiantes biblicos, con
los dias y los horarios de
los estudiantes.
PASO
2.PASO
1.Dedique 5 minutuos para conversar sobre la
semana del amigo interasado
(esto mostrara que usted se interesa por
necesidades y no solo para covertirlo)
2. si tiene familiares en la casa, invitelos a
todos a participar.
(pero dejelos estar libres a elegir)
RECUERDE:
Sienpre que sea posible,
lleve un presente para el
interesado.
Ejenplo: CD’S Mucicales,
DVD’S de estudios o Libros.
PASO. #3 DURANTE EL ESTUDIO BIBLICO
sienpre inicie con una oracion.
Recapitule el Estudio anterior
(Recuerdele al interasado la decision que tomo en la
laccion anterior)
PASO.#4 AL CONCLUIR EL ESTUDIO BIBLICO
1.Sienpre temine con un llamado cada leccion.
2.Termine el llamado en 3 partes diciendo:
usted entendio...
Que debe haser usted para cambiar ...
usted acepta.
PASO. #5 LO QUE NO SE HASE EN UN ESTUDIO BIBLICO.
1.No use lenguaje democional.
Ejenplo: Espiritu de profecia, Pluma
Inspirada,corportaje,etc
2. No critique otras iglesias
3.Evite conversaciones paralelas.
4.sienpre vaya acompanado.
5. Dedique el tienpo para el estudio y no para hablar de otros asuntos.
no para hablar de otros asuntos.
Related Media
Related Sermons