Faithlife Sermons

La Consagración del soldado

Textual  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view
Notes
Transcript
Sermon Tone Analysis
A
D
F
J
S
Emotion
A
C
T
Language
O
C
E
A
E
Social
View more →

4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

500 Ilustraciones 125. El Cristiano Es un Hijo del Rey

Se dice que en cierta ocasión el Emperador Napoleón I se encontraba delante de un grupo de soldados, cuando de repente su caballo se desbocó; entonces un soldado raso se lanzó hacia el caballo, y, cogiendo el freno del caballo, pudo pronto detenerlo. Se dice que Napoleón saludó al soldado raso y le dijo: “Gracias, mi capitán”. El soldado se sorprendió al oir a Napoleón decirle “capitán”, pues él era un simple soldado raso, pero inmediatamente pensó que se encontraba delante de Napoleón, y que si él quería, podía hacerlo capitán. Así que, saludó a su Emperador y le preguntó: “¿De qué regimiento, mi Emperador?” El emperador le contestó: “De mi guardia personal.” Aquel soldado raso se presentó como capitán ante el jefe de la guardia personal de Napoleón; el oficial, viéndolo con uniforme de soldado raso, le preguntó: “¿Capitán, por órdenes de quién” — “Por órdenes de mi Emperador, Napoleón I.”

Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
Se dice que en cierta ocasión el Emperador Napoleón I se encontraba delante de un grupo de soldados, cuando de repente su caballo se desbocó; entonces un soldado raso se lanzó hacia el caballo, y, cogiendo el freno del caballo, pudo pronto detenerlo. Se dice que Napoleón saludó al soldado raso y le dijo: “Gracias, mi capitán”. El soldado se sorprendió al oír a Napoleón decirle “capitán”, pues él era un simple soldado raso, pero inmediatamente pensó que se encontraba delante de Napoleón, y que si él quería, podía hacerlo capitán. Así que, saludó a su Emperador y le preguntó: “¿De qué regimiento, mi Emperador?” El emperador le contestó: “De mi guardia personal.” Aquel soldado raso se presentó como capitán ante el jefe de la guardia personal de Napoleón; el oficial, viéndolo con uniforme de soldado raso, le preguntó: “¿Capitán, por órdenes de quién” — “Por órdenes de mi Emperador, Napoleón I.”
Dios nos llama sus solados, somos parte de su ejército.

Formare parte de la armada si acepto el llamado

Formare parte de la armada si acepto el llamado

Formare parte de la armada si acepto el llamado

4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

Todo ejercito toma su tiempo para reclutar, entrenar y enviar a sus soldados a la batalla.
Todo ejercito toma su tiempo para reclutar, entrenar y enviar a sus soldados a la batalla.
Un soldado no se entrena de la noche a la mañana, esto lleva tiempo.
El ejercito tendrá como una de sus metas crear disciplina en el soldado de forma que logre sobrevivir y llegar a ser un soldado efectivo.
Sin embargo en muchas ocaciones me llaman a formar parte de ese ejercio y no acudo al llamado
Sin embargo en muchas ocasiones me llaman a formar parte de ese ejercito y no acudo al llamado.
Lucas 9:59-62 RVC: Y a otro le dijo: «Sígueme.» Aquél le respondió: «Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre.» 60 Pero Jesús le dijo: «Deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú, ve y anuncia el reino de Dios.»
Y a otro le dijo: «Sígueme.» Aquél le respondió: «Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre.»
60 Pero Jesús le dijo: «Deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú, ve y anuncia el reino de Dios.»
61 Otro también le dijo: «Señor, yo te seguiré; pero antes déjame despedirme de los que están en mi casa.» 62 Jesús le dijo: «Nadie que mire hacia atrás, después de poner la mano en el arado, es apto para el reino de Dios.»
61 Otro también le dijo: «Señor, yo te seguiré; pero antes déjame despedirme de los que están en mi casa.»
Ponemos toda clase de pretextos para no acudir. Ponemos de pretexto el tiempo en que nos llama Dios, todavía tenemos muchas cosas que hacer en la vida como para acudir hoy al llamado.
Eludimos el llamado poniendo de pretexto a nuestra familia, tengo que educar a mis hijos, cuidarlos, darles de comer, enviarlos a la escuela y cuando dejen el hogar entonces iré.
Ponemos también de pretexto las posesiones, mi casa, mi auto, mi lancha, mi jardín y no vamos.
62 Jesús le dijo: «Nadie que mire hacia atrás, después de poner la mano en el arado, es apto para el reino de Dios.»

Seré efectivo si no me enredo con el mundo.

16 Porque todo lo que hay en el mundo, es decir, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

RVC: Porque todo lo que hay en el mundo, es decir, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
En la sociedad donde vivimos es común practicar estas cosas, es decir buscar tener poder, placer, fama o fortuna. para el mundo es algo normal.
Para el soldado de Cristo sus deseos deben de ser muy diferentes.

Buscare agradar a Dios

2 Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto.

:2RVC: Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto.
¿Como logramos agradar a Dios? es dejarnos transformar y guiar por el Espíritu Santo que cambiara nuestra forma de pensar para conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas.
Related Media
Related Sermons