Faithlife Sermons

Las Bodas de Caná

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 26 views
Notes
Transcript

Introducción

El Pastor Luis me ha pedido que predique un sermón esperanzador. No encuentre un texto mejor que aquí tenemos seis tinajas llenas de esperanza. Predique este sermón hace poco y lo podría predicar muchas veces mas y quisiera escucharlo mas, así como el vino no se agoto en Caná, pienso que que cada vez que venimos a un texto de la escritura siempre hay raudales de bendición que podemos extraer de él.
Esta parte del evangelio de Juan se le ha llamado “el libro de las Señales” -
Antes esta el prologo donde Juan nos presenta su testimonio acerca de Jesus como el creador, el verbo que se hizo carne, el tabernáculo de Dios con los hombres, aquel hijo de Dios lleno de gracia y de verdad.
Luego Juan nos trae los primeros testigos: Juan el bautista quien confiesa que Jesus es el cordero de Dios, el hijo de Dios, quien es antes que él, el que bautiza con el Espíritu Santo.
Luego tenemos el testimonio de Andrés y de Felipe, quienes afirman que Jesus es el mesías, aquel de quien habla Moises y los profetas.
Y por ultimo esta la confesión de Natanaél, tu eres el hijo de Dios el Rey de Israel.
Es interesante que ellos hallan confesado esto antes de ver las señales que Jesús hacía, Solamente escucharon la predicción de Juan el Bautista, oir la palabra abrió el corazón de estos hombres para poner su esperanza en Jesucristo y así tener vida eterna.
Ahora Juan espera que su testimonio, que su evangelio sea igualmente suficiente para que nosotros al escucharlo, creamos sin haber visto. La palabra de Dios es poderosa para cambiar nuestros corazones y traernos de de la muerte a la vida, es pod
Ahora Juan espera que su testimonio, que su evangelio sea igualmente suficiente para que nosotros al escucharlo, creamos sin haber visto. La palabra de Dios es poderosa para cambiar nuestros corazones y traernos de de la muerte a la vida.
Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro; pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre.” (, LBLA)
Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro; pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre.” (, LBLA)
Es el principio de muchas señales que el Señor hizo y de las cuales Juan da testimonio para mostrarnos que podemos poner en el él toda nuestra esperanza.
Leamos juntos, En nuestro texto tenemos una gran celebración, una vergonzosa situación, una poderosa intervención y una gloriosa ilustración.

1. La gran celebración

Esta gran celebración tiene lugar tres días después de que Jesus llamó a Felipe y se reveló a Natanael como el hijo de Dios y el rey de Israel. Estamos en el climax de una semana de siete días.
Aunque en los comentarios que leí no ven relevante que Juan cuente siete días que terminan en una celebración, yo estoy convencido de que Juan aun tienen en mente la creación de Genesis al escribir este primer capitulo de su evangelio.
Para los Judíos un períodos de siete días, reflejaba la actividad creativa de Dios.Creó que Juan esta narrando el inicio de una nueva creación en Cristo, en esta nueva creación:
el es la luz,
l es el sustentador de la vida (como los es el agua en esta creación), sus discípulos son los frutos de su obra, el es el sol de Justicia en esta creación El es el Dios en quien encontramos reposo eterno. Este reposo vendrá con la celebración de un gran banquete:
él es el sustentador de la vida (como los es el agua en esta creación),
sus discípulos son los primeros frutos de esta nueva creación,
el es el sol de Justicia en esta creación
El es el Dios en quien encontramos reposo eterno. Este reposo vendrá con la celebración de un gran banquete, aquí tenemos un anticipo del cumplimiento de Isaías:
Y el Señor de los ejércitos preparará en este monte para todos los pueblos un banquete de manjares suculentos, un banquete de vino añejo, pedazos escogidos con tuétano, y vino añejo refinado. Y destruirá en este monte la cobertura que cubre todos los pueblos, el velo que está extendido sobre todas las naciones. El destruirá la muerte para siempre; el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque el Señor ha hablado. Y en aquel día se dirá: He aquí, éste es nuestro Dios a quien hemos esperado para que nos salvara; éste es el Señor a quien hemos esperado; regocijémonos y alegrémonos en su salvación.” (, LBLA)
La celebración fue en Caná de Galilea, es un pueblo pequeño cerca a Nazareth, todos eran conocidos, trabajaban juntos en labores de pesca y labores agrícolas. Habían generaciones de familias.
¿Como era esta celebración?
La bodas de este tiempo, no son como las de hoy. En nuestra cultura individualista, si es que hay celebración solo van unos pocos invitados de la familia, algunos amigos y ya.
Pero el matrimonio en los tiempos bíblicos era una celebración corporativa, casi todo el pueblo participaba, era una fiesta de varios días.
Un matrimonio es considerado en la biblia el fundamento de la sociedad, el inicio de la madurez para un hombre y una mujer, un pueblo con matrimonios estables, unidos, piadosos y numerosos era la garantía para la estabilidad de un pueblo en sus generaciones, con una nueva familia se aseguraba una mejor economía, una mejor protección militar y la prosperidad material (Lo opuesto se puede esperar de aun sociedad que no valore el matrimonio: caos y desintegración social).
Una boda era todo un acontecimiento social, de echo, el más importante en Israel.
María fue invitada (José no se nombra - ya había muerto); Y Jesus fue invitado junto con sus discípulos (Andres, Pedro, Juan, Felipe y Natanel), Natanael también era de Caná ().
Jesus asiste, él participa y celebra la santidad de esta institución que el mismo creó - Jesus puede celebrar, porque hay un hombre y una mujer comprometiéndose en un pacto públicamente.
Para Jesus una boda era importante y la escogió para manifestar públicamente su gloria. De echo desde la creación escogió esta institución para manifestar la gloria de su pacto de gracia según lo estudiamos en .
Antes de una boda, había un compromiso ya establecido (Noviazgo, solo se podía romper con un divorcio), El Novio bajo la supervisión del Padre preparaba todo para recibir a su esposa, cuando estaba listo se hacían las invitaciones y se celebraba la unión que terminaba en la consumación del matrimonio.
En el banquete de bodas, el novio debía proveer lo necesario para los invitados. Era vergonzoso para esta nueva familia que la comida o la bebida faltara, era una señal de falta de preparación y planeación por parte del novio.
El vino era la bebida mas importante en las celebraciones. Por su puesto, la gente no se emborrachaba, la borrachera es condenada por Dios, pero disfrutar del vino con moderación era parte del festejo. Ya vimos de que se trata esta gran celebración.
Veamos:

2. La vergonzosa situación

El vino se termino. El novio estaba por pasar una vergüenza publica.
El vino se termino. El novio estaba por pasar una vergüenza publica.
Sin vino la fiesta se terminaría y todo el pueblo empezaría a comentar sobre esto: Será que este muchacho podrá sostener a esta mujer? ¿Este hombre podrá cuidar y proveer para esta dama? María se entre de la situación y va a informarle a Jesus. Ella piensa que de alguna manera su hijo solucionará el problema, María recordaría las palabras del Angel y estaba enterada del inicio del ministerio de Jesus al ser bautizado y proclamado por Juan. No es extraño que ella esperara un milagro como el que hizó Eliseo hizo en al multiplicar el aceite de una viuda. Ella espera que su hijo haga algo (Aunque nunca ha visto un milagro de Jesus).
Sin vino la fiesta se terminaría y todo el pueblo empezaría a comentar sobre esto: Será que este muchacho podrá sostener a esta mujer? ¿Este hombre podrá cuidar y proveer para esta dama?
María se entre de la situación y va a informarle a Jesus. Ella piensa que de alguna manera su hijo solucionará el problema, María recordaría las palabras del Angel y estaba enterada del inicio del ministerio de Jesus al ser bautizado y proclamado por Juan. No es extraño que ella esperara un milagro como el que hizo Eliseo hizo en al multiplicar el aceite de una viuda.
Ella espera que su hijo haga algo (Aunque nunca ha visto un milagro de Jesus).
La respuesta de Jesus a su madre sorprende. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.” (, RVR60)
Jesus deja claro que es tiempo que ella entienda que ya no tiene autoridad sobre su vida “¿que tienes con migo?” El, ahora tiene la potestad de decidir cuando actuará según la voluntad de su Padre. El ya no le debe obediencia a ella.
La palabra Mujer, nos recuerda la promesa de - Tu eres la mujer y yo soy la semiente prometida - Jesús le esta recordando a María que él no solo es su hijo, el es el hijo de la promesa, el hijo de Dios que vino en poder a destruir a satanás y a poner fin al pecado, El es Dios hecho carne, el creador de los cielos y la tierra y el salvador del mundo.
Noten como Juan nos deja ver aquí como Jesus al ser informado de la situación vergonzosa en la que estaba a punto de sufrir el novio de esta boda, piensa en su hora, esta palabra es repetida en el evangelio de Juan y siempre hace referencia a la cruz:
Subid vosotros a la fiesta; yo no subo a esta fiesta porque aún mi tiempo no se ha cumplido.” (, LBLA)
Procuraban, pues, prenderle; pero nadie le echó mano porque todavía no había llegado su hora.” (, LBLA)
Estas palabras las pronunció en el lugar del tesoro, cuando enseñaba en el templo; y nadie le prendió, porque todavía no había llegado su hora.” (, LBLA)
Jesús les respondió*, diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.” (, LBLA)
Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.” (, LBLA) “Estas cosas habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a ti,” (, LBLA)
La escasez del vino y la vergüenza del novio, le hacen pensar en lo que le costaría quitar la vergüenza de su novia, siendo un sustituto al sufrir en una cruenta cruz. El sería avergonzado, para quitar nuestra vergüenza y unirnos a él en comunión eterna.
María reconoce su error de querer dirigir a aquel que ahora será su Señor y Salvador y confiesa: Su madre dijo* a los que servían: Haced todo lo que El os diga.” ()
María entiende que Jesus es su Señor y le recomienda a otros reconocerle. Ella no le dice a Jesus que hacer, ella no puede interceder por nosotros, ella misma nos recomienda venir a Jesus. Solo Cristo es quien suplirá nuestra insuficiencia, nuestra vergüenza, pues nuestra condición es mas deplorable que la de este novio.
Ahora él está encargado de la situación vergonzosa “El sabrá que hacer y como hacerlo”.
Ya vimos de que se trata la gran celebración y la vergonzosa situación… vemos también en el texto

3. Una Poderosa intervención

Jesus manda a los sirvientes que llenen 6 tinajas, Juan explica a sus lectores que estas tinajas se usaban para el rito de purificación de los Judíos y que en cada una cabían de 2 a tres cantaros de Agua (sumaban unos 540 litros de Agua).
¿que era el rito de la purificación?
Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen.Y volviendo de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que tomaron para guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, y de los jarros, y de los utensilios de metal, y de los lechos.” (, RVR60)
Los lavamientos fueron mandados por Dios a Israel, con el proposito de mostrarles su necesidad de limpieza para acercarse a Dios, quien es puro y santo.
Los Judíos debían hacer un rito de purificación antes de entrar a la presencia de Dios.
Este rito por su puesto no los hacía santos, pero señalaba su necesidad de ser santos, ellos debían esperar al mesías prometido, al que bautiza con el E.S. para que por medio de su obra vicaria (Siendo obediente al pacto, justo y santo, y llevando sobre si la culpa y la condenación que merecían sus pecados, pudieran entrar limpios a la presencia de Dios)
Ahora aquí esta Jesus , tomando estas tinajas usadas para este proposito, y convierte su contenido en vino, el no toca el agua, no ora para que el agua se convierta en vino, su sola voluntad hace este milagro. El es el Dios que hace según su voluntad en el cielo y en la tierra. Cuando desea algo sucede, este es nuestro salvador.
El maestro de ceremonias da testimonio: lo salió de estas tinajas, era el mejor vino (el no sabía de Jesus, no sabía lo que sabían los meseros como para estar sugestionado por algo) su testimonio es verídico, el probo esa agua y ya no era un liquido común, era el mejor vino, así que la celebración continuaría. El esta asombrado de que el Novio halla dejado este buen vino para el final de la fiesta, cuando lo que se acostumbraba era dejarlo para el inicio.
El mensaje aquí queda claro, con la presencia de Jesus en la fiesta, estas tinajas no serán usadas para la purificación que lo señala a él, sino para continuar con la celebración.
El por su sangre vino a hacer nuevas todas las cosas.
Jesus vino a lograr aquello a o que apuntaban las ceremonias de purificación. No necesitamos procurar limpiarnos, el ya nos ha hecho limpios y sin mancha ante Dios, nos corresponde creer y celebrar.
Vimos la gran celebración que tuvo lugar en Cana, la vergonzosa situación del novio, la poderosa intervención de Jesus, terminemos con gloriosa ilustración que Juan quiere que veamos.

4. Una gloriosa Ilustración

Esto no es solo un milagro, es una Señal.
Dice Hendriksend: “Una Señal, es una obra de poder en la esfera física, que ilustra con frecuencia un principio que opera en la esfera espiritual; lo que sucede en la esfera de la creación señala hacia la esfera de la redención. La señal desvía la atención más allá de sí misma hacia Aquel que la realizó.”
La multiplicación de los panes, por ejemplo, (una señal, 6:14, 26, 30) dirige la atención hacia Cristo, el Pan de Vida (6:35);
La curación del ciego de nacimiento (otra señal, 9:16) se basa en las palabras del Señor: “Yo soy la luz del mundo” (9:5)—luz en la esfera espiritual (9:39–41)—;
y la resurrección de Lázaro (una señal también, 11:47; 12:18) se conecta inmediatamente con Jesús como el Dador de toda vida, espiritual y física (11:23–27).
¿Que señal estaba mostrando Jesus aquí? ¿que es lo que esta ilustrando esta historia?

A. Nos señala a Jesus como el encargado de un glorioso banquete.

Jesus fue el verdadero encargado de esta fiesta. Todo lo que el antiguo encargado podía hacer era dar por terminada la celebración y traer vergüenza al novio. Pero Jesus ahora como encargado salva la celebración y no permite que halla vergüenza. Jesus se revela así mismo como el maestro de ceremonias que pondrá una copa de bendición en nuestra mano y como el novio perfecto que jamas dejara que el banquete de bodas termine. “Dichosos aquellos siervos a quienes el señor, al venir, halle velando; en verdad os digo que se ceñirá para servir, y los sentará a la mesa, y acercándose, les servirá.” (, LBLA)
Esto nos recuerda como en Adan nuestro gozo se vio arruinado a causa de la entrada del pecado al mundo. Lo Unico que vemos es dolor, tristeza, desesperanza, vergüenza. Estamos con tanta vergüenza, que al igual que Adan y Eva procuramos cubrirla con hojas de higuera “éxitos, prosperidad económica, buenos vestidos, buenas obras” pero al final del día todos sabemos que por mas que procuremos aparentar algo, solo estamos tratando de cubrir nuestro fracaso, por esto sentimos temor a mostrarnos como somos. Todos sabemos la necesidad que tenemos de ser limpios. Y ninguno de nosotros podrá ser limpio siguiendo el ejemplo de Jesus, Jesus no vino para ser solo nuestro ejemplo de moral.
Si considera a Jesus principalmente como un maestro de moral, pronto te sentirás frustrado, porque Jesus es perfecto y jamas llegaras a ser como él.
Es imposible imitarlo en nuestra limitada imperfección. Jesus no vino a decirnos como podemos salvarnos, el vino a salvarnos, el vino a salvar la fiesta, en no dice donde debe el novio comprar o conseguir vino, el vino a proveer abundante vino.
Jesus vino a quitar esta vergüenza y a traernos gozo. Así que esta señal apunta a la realidad de lo que Jesus vino a hacer para convertir nuestra vergüenza en gozo.

B. Nos señala a Jesus como el salvador que tomo la copa de la ira de Dios, para que nosotros disfrutamos de la copa de bendición.

Lo ocurrió en este banquete de Bodas, es un anticipo, del gozo que el Señor vino a darnos por medio de su sufrimiento. El fue avergonzado para cubrir nuestra vergüenza con su justicia. El se hizo maldición, para que nosotros disfrutemos de sus bendiciones.
En medio de la celebración, en medio del gozo de Caná, mientras todos esta bebiendo vino y celebrando, Jesus esta anticipando su muerte, él esta gustando algo de la amargura que le esperaba en la cruz del calvario, cuando bebería no un sorbo, sino por completo toda la ira de Dios.
Mientras los demás disfrutaban de la fiesta, Jesus anticipaba su muerte.
Dice Clowny: “Jesus se sentó en medio de todo el gozo del banquete de bodas sorbiendo o degustándo el sufrimiento que se le venía para que hoy, tu y yo, los que creemos en él, podamos sentarnos en medio de todo el sufrimiento del mundo y degustar el gozo que vendrá”

C. Este milagro nos señala a Jesus como el Hijo de Dios, el omnipotente hijo que obra su voluntad, Jehová que vino a desposar a su pueblo en cumplimiento de su pacto.

Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová. En aquel tiempo responderé, dice Jehová, yo responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra. Y la tierra responderá al trigo, al vino y al aceite, y ellos responderán a Jezreel. Y la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de Lo-ruhama; y diré a Lo-ammi: Tú eres pueblo mío, y él dirá: Dios mío.” (, RVR60)
Por primera vez se core el velo que ha tenido puesto sobre su divinidad al hacerse carne y revela algo de su total poder y Deidad.
El es Dios que vino a hacer nuevas todas las cosas, a cumplir su pacto, a desposar a su pueblo, para que disfrute de sus bendiciones para siempre.
Lo sucedido en esta boda anticipa la gran boda que tendrá lugar al final de los tiempos. Amado hermano, este es un anticipo de la esperanza de gloria que vendrá: habrán una bodas, “las bodas del cordero”.
Recordemos que Juan esta escribiendo esto, no solo para que sepamos lo que ellos disfrutaron, sino para que compartamos con él el precioso don de la vida eterna, esta vida bienaventurada y feliz que en Cristo Dios ha preparado para nosotros.
Juan nos invita como nos invita el salmista: “Probad y ved que el Señor es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en El se refugia!” (, LBLA)
Lo que veremos hoy es la invitación a probar un poco del gran banquete de bodas que Dios tiene preparado para nosotros. Hoy puedes venir a Cristo, para que perdone tu pecado, quite tu verguenza y te de el gozo de su salvación, de manera que no importa tus circusntancias, puedas confiar y deleitarte en él.
Related Media
Related Sermons