Faithlife Sermons

Cuál camino?

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 20 views

Qué es lo que te motiva a hacer lo que haces? si no es Dios, hay otra cosa que te está moviendo a hacer lo que haces.

Notes
Transcript

TEXTO:

Filipenses 2.13 RVR60
porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

INTRODUCCIÓN:

Para introducirnos en el mensaje de hoy me gustaría compartir una lectura del libro de Joyce Meyer Un nuevo día, un nuevo usted.
Fuerza de Voluntad: Amiga en las Buenas
Fuerza de voluntad por supuesto suena como algo grandioso. Somos guiados a creer que tenemos suficiente fuerza de voluntad para combatir contra cada tentación que se nos presente en el camino. Y algunas veces esto funciona. Pero déjeme contarle un pequeño secreto acerca de la fuerza de voluntad. La Fuerza de voluntad es su mejor amiga cuando las cosas van bien, pero es la primera en irse cuando usted está agotado. Descubrí que si realmente no quiero hacer algo, mi mente me da suficientes razones de por qué no tengo que hacerlo. Mis emociones incluso se unen, diciendo, "Estoy de acuerdo porque de todas maneras, no me dan ganas de hacerlo."
A nuestra alma (mente, voluntad y emociones) le encantaría dirigir nuestras vidas, pero la Biblia dice que debemos ser guiados por el Espíritu de Dios. No se nos enseña a ser guiados por la fuerza de voluntad - se nos ordena ser guiados por el Espíritu. La fuerza de voluntad y la disciplina son importantes y vitalmente necesarias para una vida exitosa, pero sola la fuerza de voluntad no será suficiente. La determinación le ayudará a comenzar y le permitirá seguir por algún tiempo, pero nunca es suficiente ara llevarlo hasta la línea de meta. Zacarías 4:6 (VRV1960) dice, "No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu, dice el Señor Todopoderoso".
Jesús dijo en Juan 15:5 (NTV): "Separados de mí nada podéis hacer." Esta es una de las lecciones más importantes y más difíciles que tenemos que aprender si queremos disfrutar la vida que Jesús nos dio al morir.

DESARROLLO:

1. Quién produce el deseo en mí?

Filipenses 2.13 RVR60
porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
La palabra que se traduce al español como “produce” viene del griego “Energón” y significa: obrar, producir, energizar, poner en movimiento, impulsar. Otra figura que deriva de la misma palabra es impulsar, inducir generar algo por parte de poderes sobrenaturales, por ejemplo: (los profetas) proclamaron aquello que les había sido inducido. O simplemente: movidos por las pasiones.
Una verdad absoluta y que no tiene discusión es que algo produce el “querer y el hacer” en nosotros, la pregunta no debes ser por qué tengo este o aquel deseo, la pregunta correcta sería; quién o qué produce “energiza, induce, me pone en movimiento” para hacer lo que hago.
Si no es Dios el que esta produciendo el querer como el hacer en nosotros, entonces hay alguien o algo mas que lo está haciendo.
Identificar esto va a traer un gran cambio a nuestra vida cristiana.
Todo lo que no es producido por Dios no tiene fruto y solo trae muerte.
Santiago 1.14–15 NTV
La tentación viene de nuestros propios deseos, los cuales nos seducen y nos arrastran. De esos deseos nacen los actos pecaminosos, y el pecado, cuando se deja crecer, da a luz la muerte.

2. Qué cosas querer y hacer?.

Qué cosas querer y qué cosas hacer? Cuales están bien y cuales están mal?
Filipenses 2.13 NTV
Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada.
Me gusta la esta traducción porque el querer y el hacer lo traduce como deseo y poder.
Este querer y hacer o este deseo y el poder de llevarlo a cabo, no siempre tiene que ver con cosas que son en sí malas, como por ejemplo querer matar a alguien, eso todos sabemos que esta mal.
Sino mas bien cosas que son mas comunes y que no son malas en sí. Por ejemplo; casarse, trabajar, estudiar, ponerse de novio, conseguir amigos, etc.
Qué tienen de malo esas cosas? podemos decir que no tienen nada de malo.
Por eso debemos aclarar que la cuestión no pasa tanto por lo que haces, sino más bien, quién o qué está produciendo eso que estás haciendo. De dónde viene ese deseo y ese poder para hacerlo.
Cuidado porque el corazón es engañoso mas que todas las cosas…
Jesús oró:
Mateo 26.39 RVR60
Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.
Nosotros no debemos orar pidiendo que Dios haga lo que nosotros queremos, sino que debemos orar pidiendo que nos de la fuerza y el poder para hacer lo que él quiere.

3. Para qué, para quién?

Filipenses 2.13 RVR60
porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
Filipenses 2.13 NTV
Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada.
Dios pone en nosotros el “querer y el hacer” o el “deseo y el poder” para que finalmente hagamos su voluntad o sea lo que a él le agrada.
Como hablamos el domingo pasado para que el Señor encamine nuestros pies por camino de paz. (Lc. 1:79).
Dios no es caprichoso, que nos quiere hacer que hagamos cosas sin sentido solo para divertirse.
Todo lo que Dios produce en nosotros para hacer, tiene un sentido y un propósito.
Salmo 138.8 NTV
El Señor llevará a cabo los planes que tiene para mi vida, pues tu fiel amor, oh Señor, permanece para siempre. No me abandones, porque tú me creaste.
Todo lo que Dios produce en nosotros para hacer, no sólo cumple con su propósito en nuestras vidas, sino que tiene repercusiones eternas.
Por eso debemos mirar el propósito y la voluntad de Dios mas allá de nuestra comodidad presente.

CONCLUSIÓN:

TRES COSAS:
Reforzar la seguridad en la frontera de nuestra mente.
2 Corintios 10.5 RVR60
derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,
b. Estar dispuesto a pagar el precio.
Mas alla de nuestra comodidad temporal hay un proposito.
Mateo 26.39 RVR60
Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.
c. Tomar decisiones mirando el cielo.
Colosenses 3.2–3 NTV
Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios.
d. Dejarnos guiar por el Espíritu.
Juan 16.13 NTV
Cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que ha oído y les contará lo que sucederá en el futuro.
Related Media
Related Sermons