Faithlife Sermons

Un Matrimonio Agradable a Dios

Matrimonio  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 113 views
Notes
Transcript

Reconocer quien realmente manda: Dios

La respuesta común suele ser algo relacionado al hombre diciendo algo como “En esta casa mando yo,” o la mujer tomando cargo de todo el hogar y la familia. Pero la respuesta correcta de hecho no es ninguno de los dos. Si la respuesta a la pregunta “¿Quien manda en este matrimonio?” es uno de ustedes dos, están ambos equivocados. El que realmente debe mandar en el matrimonio es Dios.
Ambos Gabriel y Celeste llegaron a un punto en sus vidas donde se dieron cuenta de su condición ante Dios y se arrepintieron de sus pecados, poniendo toda su confianza en la obra de Jesucristo en la cruz donde pago por el perdón de sus pecados. Ellos ambos confesaron a Jesús como su Señor, como nos explica :
Romanos 10.9–10 RVR60
que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
En pocas palabras, eso significa que Jesús es el que manda. Eso no es solamente en sus vidas individuales, pero en cada esfera de su vida, incluyendo el matrimonio. Después de una lista describiendo el trato entre deferentes personas, nos exhorta:
Romanos 10.9–10 RVR60
que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
Colosenses 3.23 RVR60
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
Colosenses 3.23–24 RVR60
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.
Esto les ayudara en los tiempos difíciles cuando no saben que hacer en cierta situación, o cuando no sienten que pueden hacer lo correcto. En vez de preguntarse ¿Que debo hacer? o ¿Que quiero hacer?, la pregunta es ¿Que quiere Dios que yo haga en esta situación? Esto les libera de ser esclavos de sus sentimientos, que a menudo pueden engañar y desviar de la voluntad buena y agradable de Dios en sus vidas.

Respetarse y amarse: Mutuamente

En este momento es imposible pensar que llegara algún tiempo cuando no se respeten o sientan amor el uno por el otro, pero cada matrimonio aquí puede dar testimonio de lo contrario. Por eso es que tenemos el mandato de .
Efesios 5.33 RVR60
Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.
Esto no significa que el esposo no debe respetar a la mujer, ni que la mujer no debe amar al marido, esos mandatos se encuentran en varios pasajes de la Biblia. A lo que va es lo que mas nos cuesta de cada lado del matrimonio. Como hombres, nos cuesta a veces expresar amor a nuestras esposas, y a la mujer tal vez no siempre siente respeto hacia su marido. De repente tratamos mejor al vecino o al desconocido que a nuestro propio cónyuge.
Pero el verdadero amor bíblico se sacrifica voluntariamente por el bien del otro sin esperar nada a cambio, y el respeto bíblico reconoce y trata al otro como creado en la misma imagen de Dios. Esto se expresa en como sirven el uno al otro, dejando de lado las preferencias o prioridades para poder ayudar al cónyuge en lo que haga falta.
También este amor y respeto se expresa en como se comunican, nunca con criticas derogatorias que menosprecian al cónyuge, sino con palabras para animar y edificar el uno al otro en vez de cortar y rebajar. Hablen siempre la verdad, no dejando ni lugar a las mentirillas inocentes que siempre crecen. Estén siempre dispuestos a pedir y dar perdón cuando se causa dolor el uno al otro.

Renunciar al Yo: Nosotros

Desde el principio, el plan de Dios para el matrimonio era el siguiente, . Lo leemos otra vez en .
Génesis 2.24 RVR60
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
Génesis 2.24 RVR60
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
Efesios 5.31 RVR60
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
No significa que uno pierde quien es como individuo, sino que uno descubre mucho mas que el individualismo. Descubres como ser parte de un equipo con un alto propósito, de reflejar la relación que Cristo tiene con Su Iglesia. Descubres lo que es ser usado por Dios en la vida de otra persona. Dios te usara para moldear a tu cónyuge a ser mas como Jesucristo. Descubres lo que es estar en una relación en el cual se complementan las dos partes. Dios los creo específicamente para complementar al otro en esta matrimonio. El tema es, uno no puede ser egoísta y descubrir este diseño, debe cada uno renunciar al yo y aferrarse a ser una sola carne. El matrimonio no es un contrato de cada uno dando su 50%, sino que es un pacto donde ambos entregan el 100%.

Reflejar el compromiso de Cristo: Por Vida

Finalmente, la Palabra de Dios nos explica que nuestro matrimonio es una imagen viva del Señor Jesucristo y Su Iglesia. lo describe así:
Efesios 5.22–26 RVR60
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,
Efesios 5.22–25 RVR60
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
El tipo de amor que deben reflejar en su matrimonio es lo que demostró Jesucristo al entregarse por cada uno de nosotros. Es un llamado alto y solemne a un amor duradero, que se compromete a quedarse aun en las situaciones difíciles.
Related Media
Related Sermons