Faithlife Sermons

Sermon sobre la Mujer

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 11 views
Notes & Transcripts
Ilustracion de la vida REAL
Mario y Malena
Nico y Lorena
Nico y Lorena
El ingrediente especial era una mujer piadosa.
La mujer en al Historia ha sido puesta en un nivel mas bajo que realmente les corresponde.
“Blessed are you O God, King of the Universe, Who has not made me a gentil, a slave or a woman…”
“Bendito eres tu o Dios, Rey del Universo, quien no me hizo un gentil, un exclavo o una mujer”
Esta es una oracion judia muy antigua, miles de años. Es muy controversial hasta el dia. Se cree que inclusive el Apostol Pablo conocia esta oracion o inclusive es muy probable que el mismo la recitaba de niño.
En Mexico un proverbio dice “a una mujer, ni todo el amor, ni todo el dinero”
Un proverbio aleman “Nunca le creas a una mujer ni siquiera estando muerta”
Proverbio Porturgues “La mujer es una calamidad y cada casa tiene una”
Los Persas “No confies en una mujer buena y alejate de la mala”
Los Arabes “Las mujeres deberian de mantenerse descalzas en el verano y embarazadas en el invierno”
Se me hace interesante para mi que las mujeres van a trabajar y luego llegan a la casa a cosinarles, a lavar su ropa y limpar la casa.
74.6 Milliones de Mujeres trabajan en los Estados Unidos
47% de todos los que trabajan en los Estados Unidos son Mujeres
47% de todos los que trabajan en los Estados Unidos son Mujeres
En las escuelas, de diez maestros, siete son Mujeres
En las escuelas, de diez maestros, siete son Mujeres
Se me hace interesante para mi que las mujeres van a trabajar y luego llegan a la casa a cosinarles, a lavar su ropa y limpar la casa.
Se me hace interesante para mi que las mujeres van a trabajar y luego llegan a la casa a cosinarles, a lavar su ropa y limpar la casa.
¿Se les hace justo eso mujeres?
A la mujer siempre se le ha tratado como ciudadanas de segunda clase.

En el Principio no era asi

Genesis 1:26–27 RVR60
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Romans 3:23 RVR60
por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
John 3:16 RVR60
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Rom
Galatians 3:28 RVR60
Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
1 Peter 3:7 RVR60
Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.
Acts 2:17 RVR60
Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Luke 2:36–38 RVR60
Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.
El evangelio es para todos
acts 16.
Acts 16:13–34 RVR60
Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido.Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos. Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora. Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades; y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad, y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos. Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo. Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
Se acuerdan de la Oracion antigua judia, “Señor, te doy gracias que no me creaste, una mujer, esclavo o gentil?
Aqui vemos una historia impresionante de una mujer, esclava y un gentil. El punto es que el Evangelio es para TODOS.
Galatians 3:28 RVR60
Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
Hombres,
Related Media
Related Sermons