Faithlife Sermons

Levantando manos santas No.5

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 27 views
Notes
Transcript

Hombres llamados a servir a Cristo

En las iglesias de hoy hay mas mujeres que hombres, hay mas mujeres sirviendo que hombres comprometidos. La iglesia debería estar enfocada en el discipulado de hombres, de manera que su hombría sea restaurada por medio de nuestro Señor. Debemos esforzarnos para que la iglesia sea un lugar donde la masculinidad sea percibida y enseñada.
La muerte del Señor en la cruz vino a hacer nuevas todas las cosas, incluyendo a los hombres. La iglesia por lo tanto es el único lugar del mundo donde se deberían encontrar hombres de verdad.
Como comunidad pactual, que conoce a Dios, la iglesia debería ser una antorcha que refleje la grandeza y la gloria de Dios. Pablo habla así de la iglesia: “para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,” (, RVR60) Dios ha apartado la iglesia para que sea una imagen viva de sus proposito para el mundo. Estamos llamados a reflejar la grandeza de nuestro Señor como hombres en la Iglesia.
Efesios 3.10 RVR60
para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,
Si hemos de ser una iglesia que llama a los hombres a Cristo, debemos ser conocidos como una iglesia que abraza la verdadera masculinidad. Para esto:

1. Debemos quitar lo afeminado de la iglesia (No lo femenino)

Hay muchos retratos de Jesus que son solo caricaturas, que muestran a un hombre delicado. (En la iglesia no deberían haber imágenes del Señor) Pero tenemos películas que presentan a Jesus y a sus discípulos como un grupo de personas confundidas, esotéricas, que deambulan por el mundo esperando una nave espacial.
El Jesus que nos muestra la escritura, fue un hombre perfecto, trabajador, sufrido, humilde y manso, pero con voz de trueno predicaba a multitudes, limpio el templo de lo profano, confrontó a los religiosos de su tiempo, tembló delante de Dios, pero no tiemblo delante de los reyes de la tierra cuando se trataba de defender la verdad, aun cuando camina herido hacia el gólgota no tuvo conmiseración de si mismo, fue un hombre que tenía clara su misión, que entendía su proposito. Que no se amedrento ante los desafíos, porque vivía en dependencia de Dios. No era para nada el hombre débil que muestran en las fotos y en las películas.
David Murrow dijo: “Un gurú de los negocios una vez dijo: “Su sistema esta perfectamente diseñado para darles los resultados que están obteniendo” El método de entrega principal del cristianismo es al iglesia local, la cual esta perfectamente diseñada para alcanzar a los ancianos y las mujeres, por eso nuestras bancas están llenas de ellos. Pero este sistema eclesiástico ofrece poco para movilizar el corazón masculino, y eso provoca que los hombres la encuentren aburrida e irrelevante. Cuanto mas masculino sea el hombre, mas probable es que no le guste la iglesia.
A los Hombres les atrae el riezgo, los desafíos y la aventura
¿Que quiero decir? A los Hombres les atrae el riesgo, los desafíos y la aventura. Por eso desalienta en la iglesia local. La mayoría de las iglesias ofrecen una comunidad segura, nutritiva, un oasis de seguridad muy predecible. Los ancianos y las mujeres gravitan alrededor de estas cosas. Aunque nuestra misión oficial implica aventura, la misión real de la mayoría de iglesias es hacer que la gente se sienta confortable y segura, especialmente los miembros de largo tiempo.
¿Como el cristianismo, fundado por un hombre y sus doce discípulos, se convirtió en un lugar de mujeres? Existe un patrón de feminización en el cristianismo que se remonta por lo menos 700 años atrás, de acuerdo al Dr. Leon Podles. Pero la pelota se puso realmente en movimiento en 1800. Con el amanecer de la revolución industrial, grandes cantidades de hombres buscaron trabajo en las minas, molinos y fabricas, lejos del hogar y la parroquia familiar. Las mujeres se quedaron en casa y comenzaron a rehacer la iglesia a su imagen. La era victoriana vio el nacimiento de las guarderías en los templos. las escuelas dominicales, los coros laicos, los grupos de tejido, los tes de damas, la sociedad de niñas, las comidas comunitarias, Etc.
Pronto, la definición misma de un buen cristiano había cambiado: La valentía y el valor quedaron fuera; entraron la pasividad y la receptividad. Los cristianos debían ser gentiles, sensibles y cariñosos, enfocados en el hogar y la familia, mas que en los logros y la carrera. Se asumía que a los creyentes no les gustaba el sexo, el tabaco, el baile y otros placeres mundanos. El piadoso era calmado, educado y sociable. Esta es la espiritualidad femenina que aun domina la iglesia”
Es importante que la iglesia sea cariñosa y se sienta segura.
Pero necesitamos en la iglesia presentar a los hombres visiones del tamaño de Dios, que hagan que sus corazones salten como si estuvieran en la montaña rusa mas empinada del mundo.
Iniciativas como:
Establecer nuevas iglesias,
misiones pioneras a corto plazo,
el compromiso de los hombres con la ciudad,
Todo esto inspira y reta a aquellos que fueron diseñados para el desafío. Participar de la iglesia como hombres es un viaje desafiante.
¿Que hizo que doce hombres dejaran sus vidas , para seguir y servir a Cristo convirtiéndose en pescadores de hombres? La visión a la que fueron llamados era atractiva, lleva de riesgo, entrada en Jesus, motivada por el evangelio y llena de frutos gloriosos.
Antes de que Pablo se encontrara con Jesus, estaba enfocado y motivados por lo que pensaba complacía a Dios: Perseguir a la iglesia. Una vez fue alcanzado por el Señor camino a Damasco, Pablo fue convertido y comenzó a perseguir un llamado con muchos mas riesgos:
Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.” ()
Pablo fue llamado a Viajar por lugares peligrosos, a recaudar dinero, a plantar iglesias, naufrago, fue golpeado, vio visiones del cielo, predico el evangelio donde no había sido predicado, discípulo, desarrollo líderes, fue a lugares donde los judíos eran odiados, estuvo frente a Reyes que podían matarlo y fue perseguido por el Señor.
Esto es lo que los hombres necesitan ver.
Estar en Cristo y vivir para el evangelio es el viaje mas emocionante, gratificante de la vida.
El Señor nos ha dado un rango: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;” (, RVR60)
Y nos dará recompensas personales al entrar al reino: “Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” (, RVR60)
Y nos dará recompensas personales al entrar al reino: “Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” (, RVR60)
Este es el tipo de Cristianismo que captura las pasiones de los hombres.
Ademas de quitar lo femenino de la iglesia...

2. Debemos procurar ser una iglesia que satisface la mente de los hombres

El Cristianismo no es una religión anti-intelectual, enteramente emocional y mística. No es una religión desconectada de la historia, simplista y desligada de la vida real. Es triste ver hombres con una pulgada de profundidad teológica, que no pueden responder a asuntos sencillos de la vida, que no pueden hablar con un intelectual porque se ahogan en sus argumentos. Es triste ver hombres que nos saben ni responder una pregunta teológica o practica a sus esposas:
pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” (, RVR60)
Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.” (, RVR60)
1 Pedro 3.14–16 RVR60
Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.
El Cristianismo involucra la mente, así como el corazón.
El Señor, quien es el modelo de hombre de verdad, respondió sin temor cada pregunta que le hacían, enfrento a la gente mas estudiada de su tiempo con destreza intelectual y fortaleza. Supo enseñar a los menos educados con sencillez y precisión las profundidades del reino, el fue un sabio maestro, superior a Salomón; era entendido en las cosas del campo, el las cosas de la ciudad, mostraba interés en la cultura, sabía de arte, de historia, de política, de economía, de ciencia y conocía a Dios. Cuanto mas uno lee sobre el Señor, mas ganas le da a uno de parecerse a El, de tener la confianza que el tenia, el valor que le caracterizaba, su destreza para enseñar. El es el modelo de la verdadera hombría, conocerlo es motivante, liberador, deberíamos admirarlo, adorarlo, volvernos expertos en él, deberíamos saber hablar de él, vamos a terminar pareciéndonos al objeto de nuestra adoración:
Salmo 115.4–8 RVR60
Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos.
Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos.” (, RVR60)
Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (, RVR60)
Tenemos un rey digno de ser servido, temido, adorado, conocido y digno de ser imitado, él es el verdadero hombre. Si quieres conocerlo, debes volverte experto en tu biblia, toda ella habla de él.
Dice Thomas Watson:
Un hombre piadoso debe mostrar amor por la palabra escrita:
Leyendo diligentemente: “Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras.” (, RVR60) La palabra es nuestra carta magna para el cielo, ella nos muestra lo que es la verdad y error. ella realiza un doble trabajo: Nos enseña y nos Juzga. Aquellos que no son enseñados por la palabra serán juzgados por la palabra. Familiaricemonos con la escritura, el corazón de un hombre piadoso es una biblioteca que guarda la palabra de Dios que habita en abundancia en él “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” (, RVR60)
Así que la iglesia debe ser un lugar desafiante para los hombres, nuestros planes, nuestra misión, nuestra predicación debe ser desafiante para la mente, el alma y el corazón de un hombre.
3. La adoración de la Iglesia debe ser inspiradora para los hombres
Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.” (, RVR60)
1 Corintios 11.3–4 RVR60
Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.
Los hombres en este contexto, no deberían distraer la adoración publica de los santos, usando en su cabeza algo que indicara su posición social. Solo Jesus debe ser el centro de atención en el culto, el proposito de los hombres que están liderando debe ser mostrarlo a él, no mostrar su condición social o su preferencia cultural.
El principio que nos enseña aquí Pablo, es que debemos quitar todo lo que distraiga a la gente del evangelio (sea un atuendo o un tipo de discurso egocentrico). Por tanto podemos aplicar este principio, alentando a los hombres a portarse en el culto de forma varonil. Recordemos nuestro texto insignia “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.” (, RVR60) - Son los orden los que deben poner la pauta en la iglesia.
Debemos cuidar de que en el culto, los himnos puedan ser cantados por los hombres (Yo soy la niña de tus ojos - eres hermoso quiero estar entre tus brazos) - Los hombres debemos ser los mas motivados a servir a Dios con nuestros cánticos, debemos estar encendidos con la grandeza de nuestro Rey.
Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura (Placentero) de Jehová, y para inquirir en su templo.” ()
El mismo salmista que escribió esto, dijo estas palabras: “David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.” (, RVR60)
La visión que tenía David de la grandeza de Dios era mucho mas grande que la que tenia del gigante. El fuego que David tenia por la presencia de Dios, lo inspiro e inspiro a otros por medio de los salmos a hacer grandes cosas por el Señor,
Como iglesia debemos escoger cánticos que exalten la grandeza de nuestro rey.
3. la iglesia debe equipar hombres que discipulen a otros hombres “Que sirva a su rey”
Todo hombre esta llamado a liderar y enseñar.
Los hombres maduros de la iglesia deben guiar a sus familias y al pueblo en las directrices visionarias de Dios para sus vidas, debe comunicar la palabra de Dios con seriedad y urgencia, debe conocer a la gente que se le ha confiado, cuidar su fragilidad y protegerlos contra las falsas enseñanzas y divisiones entre ellos. Ellos deben ser ejemplo del carcater de un hombre. Deben ser hombres de verdad, de quien los hombres aprenden a ser hombres, deben dedicarse a modelar el evangelio de manera que los hombres se quiten su fariseismo macho y aprendan a depender de la gracia del Señor, con una confianza verdadera y varonil.
Al mismo tiempo los líderes deben ser un ejemplo de sometimiento a Dios y a los hombres. Deben modelar un corazón enseñable. Deben ser abiertos a la critica y mostrar humildad cuando algún hermano le exhorta.
Deben ser padres espirituales (No que le digan Padres) pero verse así mismos como Padres que dirigen a la gente a Jesus: “así como también sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros, y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.” (, RVR60)
Los hombres maduros de la iglesia, que lideran a otros hombres deben evitar ciertos peligros:
Crear excesiva dependencia. Debemos crear en las personas una necesidad de madurar. Ningún Padre quiere que su hijo se quede en casa para siempre. Debemos empujar a los hombres a una independencia dependiente, es decir, dependencia de Jesus e independencia de otros.
Espiritualidad basada en la culpa. El legalismo y el temor al hombre nunca deben ser la motivación para el crecimiento. Ni siquiera debe ser el miedo o la culpa. Debe ser el evangelio. A los hombres le encanta el desafío, pero no la manipulación.
Evitar el autoritarismo. Hay lugar para los discursos fuertes y firmes, pero eso no debe ser la norma del liderazgo. Debemos cuidar de ser ásperos.
Ministrar fuera del campo de autoridad espiritual. No podemos usar la paternidad espiritual como un medio para usurpar la autoridad de la iglesia, sino para complementarla. Es importante alentar a los hombres estar bajo autoridad (En toda iglesia hay un gobierno).
Actuar como si la gente te perteneciera. Todo hijo le pertenece a Dios, no a nosotros. Tenga cuidado de tratar a las personas como su posesión personal.
En lugar de esto:
Fomentemos la capacidad de vivir la verdad de Dios, el el poder del evangeio.
Empodere a los hombres para ser líderes en sus esferas. Recuerdeles que Cristo ha puesto esta responsabilidad en ellos y afirmelos. Enseñes a tomar la iniciativa en beneficio de otros. Recuerdeles que liderar es un sacrificio y hacerlo tendra resultados etrno.
Motívelos para que sean independientes. Nuestros recursos son limitados, pero los de Jesus no. Guielos a Crosto. Que en un determinado momento ellos estén guiando a otros a Jesus.
Anímelos usar sus dones. Hágale saber lo que Dios ha invertido en su vida.
Hermanos, espero que esto les halla servido y salgan de este lugar desafiados como Hombres llamados por Cristo, Restaurados por Cristo, Discípulos de Cristo, llamados a glorificar a Cristo y Hombres llamados a servir a Cristo.
Aunque todo miembro del cuerpo de Cristo ha recibido el mandamiento de ser un ejemplo piadoso que lleve a otros a crecer en Cristo, los hombres de la iglesia han sido comisionados especialmente para servir a los demás de esta manera. Ser un ejemplo es una parte tan integral del liderazgo y la enseñanza que esas funciones no se pueden desempeñar de manera efectiva sin ello (; ). También los maridos están llamados por Dios a relacionarse con sus esposas en una manera que tipifique el Gran Ejemplo, Jesucristo ().
y contienen listas de los rasgos del carácter que son propios de un hombre piadoso. El propósito principal de esas listas es identificar qué hombres pueden servir en los oficios eclesiásticos de anciano y diácono, pero hay un propósito secundario que es desafiar a todo hombre en la iglesia a cultivar esas características en su vida.
Eso lo sabemos porque Pablo anima a todo hombre que desea los oficios de la iglesia (, ). Es más, ninguna de las características que aparecen en estas listas es demasiado elevada como para que no la alcance cualquier hombre por la misericordiosa capacitación de Dios. En realidad, las características enumeradas son simplemente las que deberían formar parte de todo hombre cristiano (en algún grado creciente), y Pablo está diciendo que no deberíamos designar para el liderazgo a nadie que carezca de alguna de ellas.
Mack, W. A., & Swavely, D. (1994). La Vida en la Casa del Padre: Un Manual para Membresía en la Iglesia Local (Primera Edición, p. 94). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.
• “Irreprensible” (probablemente un encabezamiento general para las demás cualidades) significa que yo vivo una vida coherente de crecimiento en la piedad a lo largo de un amplio período de tiempo de tal manera que nadie pueda poner en duda legítimamente mi salvación, mi santificación, ni mi sinceridad.
• “Marido de una sola mujer” (u “hombre de una sola mujer”) significa que yo, de una manera coherente, expreso afecto y devoción a mi esposa y no a otras mujeres. Si soy soltero, significa que practico la pureza sexual en mente y en acción.
• “Sobrio” significa que soy prudente, cuidadoso, y controlado en mis acciones. No me entrego a los caprichos de la comida, ni la bebida, ni ningún otro placer, más allá de los límites de la Escritura, la conciencia y el buen sentido.
• “Prudente” (también traducido como “sobrio”) significa que soy sensato, cuidadoso, y controlo mi pensamiento según la Palabra de Dios. No estoy sujeto a los caprichos del pensamiento ni las emociones, ni acepto mis propias ideas o las ideas de los demás sin un escrutinio bíblico.
• “Decoroso” (o “disciplinado”) significa que vivo una vida organizada y estructurada en la cual planifico hacer el uso más sabio de mi tiempo y se puede contar conmigo para cumplir tanto las responsabilidades grandes como las pequeñas.
• “Hospedador” (literalmente “un amigo de los extranjeros”) significa que mi hogar y todas mis posesiones le pertenecen a Dios y no a mí, y estoy listo y dispuesto a compartirlas incluso con aquellos que tal vez nunca hagan nada por mí.
• “Apto para enseñar” significa que he aprendido la suficiente doctrina bíblica por mi propio estudio y por medio de maestros fieles como para instruir a otros de manera precisa y efectiva.
• “No dado al vino” significa que yo nunca podría ser considerado como alguien cuyo juicio está afectado por el uso del alcohol ni de otras sustancias.
• “No pendenciero” significa que yo nunca recurro a ningún tipo de violencia física o verbal en mis relaciones con mi familia, amigos, conocidos, ni siquiera enemigos.
• “Amable” significa que respondo a las deficiencias de los demás, e incluso a sus abusos, con una preocupación afectuosa y no con comentarios hirientes ni ningún otro tipo de represalias.
• “Apacible” significa que la última cosa que yo quiero hacer es entrar en debates o conflictos, aunque sé que en ciertas ocasiones estos surgirán. He mostrado repetidamente la habilidad para estar en desacuerdo con otros sin crear división en el cuerpo.
• “No codicioso” significa que mis motivaciones en mi trabajo y en mis inversiones nunca son hacerme rico ni siquiera acumular más posesiones para mí mismo. Yo veo el dinero que gano meramente como un medio para cumplir los deberes bíblicos de proveer para mí mismo y para mi familia, para sostener la obra de Dios, y para dar a quienes tienen necesidad.
• “Que gobierne bien su casa” significa que yo cumplo la función de un líder piadoso en mi hogar con respecto a cualesquiera responsabilidades Dios me ha dado. Si tengo hijos, debo ser tan buen líder, ejemplo, educador, y administrador de disciplina, que ellos viven unas vidas obedientes y ejemplares.
• “No un neófito” (no un recién convertido) significa que me esforzaré para crecer tan rápido como pueda en Cristo, de tal manera que los demás puedan verme como espiritualmente maduro. También tendré cuidado de cultivar la humildad en mi vida de tal manera que no caiga en el hoyo del orgullo espiritual.
• “Que tenga buen testimonio de los de afuera” significa que mi conducta no cambia cuando dejo la compañía de los cristianos; soy una persona tan consciente, honesta, y comprensiva cuando trabajo, conduzco, y voy de compras como cuando estoy dando una clase de la escuela dominical.
• “Honestos” significa que soy lo suficientemente serio como para que nadie me pueda acusar de ser frívolo o que no reconozca la gravedad de los asuntos espirituales.
• “Sin doblez” significa que no digo una cosa a una persona y lo contrario a otra. Tampoco hablo gratuitamente cuando es mejor no decir nada.
• “Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia” significa que entiendo la doctrina bíblica, pero también la vivo hasta el punto que no tengo ningún pecado inconfesado ni dudas acerca de la justicia de ninguna actividad en mi vida.
• “No soberbio” significa que me considero a mí mismo como menos importante que los demás y busco el bien de ellos por encima del mío propio.
• “No iracundo” significa que no “exploto” cuando soy maltratado o cuando las cosas no se hacen a mi manera. En el calor del momento no actúo de una cierta manera de la que luego tengo que arrepentirme.
• “Amante de lo bueno” significa que me regocijo tanto en mi propia obediencia y crecimiento y en la obediencia y el crecimiento de los demás, que haré gustosamente cualquier cosa que facilite ese crecimiento.
• “Justo” significa que no muestro parcialidad hacia un tipo de persona respecto a otra, y que se puede contar conmigo para actuar de una manera bíblicamente coherente en mis tratos con los demás.
• “Santo” significa que adoro a Dios coherentemente apartándome del pecado y de los estorbos que pudieran tentarme a pecar.
• “Dueño de sí mismo” significa que he desarrollado el hábito de luchar y vencer mis deseos pecaminosos en lugar de ceder a ellos. Practico la disciplina personal incluso en asuntos no morales de tal manera que pueda estar mejor equipado para vencer la tentación cuando esta surja.
• “Retenedor de la palabra fiel” significa que estudio la Escritura con la suficiente profundidad para ser capaz de “saber defenderme” en una conversación con un hereje o con un hermano que está en el error.
Hemos de admitir que estos patrones divinos para los hombres son muy altos; pero, de nuevo hemos de enfatizar que todos nosotros somos capaces de ser la clase de ejemplos descritos en estos pasajes (por el poder del Espíritu Santo). Parece ser que muchos hombres en el cuerpo de Cristo han considerado que estos requisitos son aplicables sólo a los ancianos y diáconos, y por lo tanto no han hecho una prioridad en sus vidas el vivir conforme al modelo divino. Quiera Dios dar a Su iglesia más y más hombres que busquen la función de un líder afectuoso, un maestro eficaz y un ejemplo piadoso.
Mack, W. A., & Swavely, D. (1994). La Vida en la Casa del Padre: Un Manual para Membresía en la Iglesia Local (Primera Edición, pp. 94–97). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.
Oremos.
Related Media
Related Sermons