Faithlife Sermons

Conocer a Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 23 views
Notes & Transcripts

Introducción

Hace unos 13 años Fui enviado como misionero a ministrar en una nueva obra que inició en con los empleados de una empresa de Maniquíes. Esto fue en el barrio Orquídeas (Cenfol Orquídeas).
Cerca de tres años después en el Julio de 2007 iniciamos nuestro primer culto en esta cede comunal como Iglesia Cristiana Biblica Raah (allí estaba Juan José y su Familia, Doña Alicia y su Familia, Patricia y otro puado de personas que ya no están con nosotros).
Como en Cenfol se hacía tanto énfasis en que uno debía tener una misión para la iglesia y una visión (Como queríamos ver la iglesia), mas que preguntarme como quería la iglesia, quería seguir la dirección de mi Señor y me pregunte mas bien para cumplir con la tarea ¿que espera el Señor de su iglesia? No quería estar haciendo una cantidad de cosas aparte de lo que él ya ha establecido en su palabra.
Fue así como en mi tarea, presente un resumen de lo que entendí en ese momento era el propósito de Dios en la escritura, este es el resumen: “La iglesia Raah existe para conocer a Dios y darlo a conocer - Lugar de buenos pastos” ¿Como quiero ver la iglesia? conociendo a Dios de manera que sea transformada para dar a conocer a Dios.
Tres años después, luego de haber estudiado y decir abrazar una confesión de fe reformada, me di cuenta que en el catecismo de Westminster había una respuesta bíblica a la pregunta ¿Cual es el fin principal del hombre? Glorificar a Dios y disfrutar de él. Y es lo mismo que nos proposimos ¿Como disritar de Dios si no le conocemos? ¿Como glorificarle, sin darle a conocer?
Es mi oración que como iglesia sigamos creciendo en el conocimiento de Dios y que sigamos glorificando al darlo a conocer. Esta no es la misión de la iglesia Raah, es el deseo de Dios para su pueblo y quisiera recordarlo este mes que celebramos nuestro décimo aniversario.
Han sido diez años de conocer al Señor, claro en su palabra, pero también al ver la manera en que nos ha pastoreado, todo lo que somos hoy es obra suya y me asombra ver lo que Dios hace, ver que nuestras vidas están siendo transformadas, me anima a seguir confiando en la suficiencia de la escritura y continuar predicando el evangelio de nuestro Señor y espero que cuando faltemos los líderes de esta iglesia, los que ocupen este púlpito, sigan siendo fieles al Señor y sigan viendo el avance de su obra. Sea a Dios la gloria por todo este tiempo y vamos a orar, que el Señor nos recuerde nuestro propósito en esta mañana.
Oremos
Cuenta una parábola Hindú que En la Antigüedad, vivían seis hombres ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era el más sabio. Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Como ninguno de ellos había tocado nunca uno, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y así salir de dudas. Cuando encontraron el elefante:
El más decidido, se abalanzó sobre el elefante con gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron tropezar y caer de bruces  contra  el costado del animal. “El elefante  –exclamó– es como una pared de barro secada al sol”.
El segundo avanzó con más precaución. Con las manos extendidas fue a dar con los colmillos. “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!”
Entonces avanzó el tercer ciego justo cuando el elefante se giró hacía él. El ciego agarró la trompa y la resiguió de arriba a abajo, notando su forma y movimiento. “Escuchad, este elefante es como una larga serpiente”.
Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos. El sabio agarró la cola y la resiguió con las manos. No tuvo dudas, “Es igual a una vieja cuerda” exclamo.
El quinto de los sabios se encontró con la oreja y dijo: “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano”.
El sexto sabio que era el más viejo, se encaminó hacia el animal con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas. “¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera”.
Satisfecha así su curiosidad, volvieron a su casa. Retomaron luego la discusión sobre la verdadera forma del elefante. Todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera y creían que los demás estaban equivocados. - Es así como se intenta explicar la existencia de las muchas religiones, la gente dice: Estamos hablando del mismo Dios, solo que tu tienes un concepto distinto del mío de acuerdo a la experiencia que haz tenido con él.
Si pudiéramos según la biblia sacar una conclusión de esta parábola hindú, sería que los cuatro hombres representan la ceguera y muerte espiritual de los todos los hombres y que en su intento por querer explicara quien es Dios a llegado a conclusiones idolatras, se han hecho un dios o ídolo en su propia imaginación.
Según la escritura, no podemos pensar de Dios como nos parece, esto es idolatría. La existencia de muchas religiones, no demuestra que todos conocen a Dios y han tenido una experiencia con él y así lo han definido. El hombre no quiere ni siquiera acercarse a Dios, desde el huerto de Edén esta intentando huir de él y esconderse. El hombre sabe que Dios es Juez justo e intenta suprimir con injusticia esta verdad. Los hombres en Adan, ni siquiera intentarían buscar conocer a Dios.
¿Es posible conocer a Dios, con esta situación tan critica del hombre?
Si, Dios quiere que le conozcamos y nos ha buscado en Cristo para mostrarnos buena voluntad, de manera que ya no tengamos motivos para huir, sino que mas bien siendo persuadidos de su amor por el E.S. le busquemos y le conozcamos.
Dios ha escogido un pueblo de entre la raza caída de Adan para que le conozca:
Porque pondré mis ojos sobre ellos para bien, y los volveré a esta tierra, y los edificaré, y no los destruiré; los plantaré y no los arrancaré. Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón.” (Jeremías 24.6–7)
Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.” (Jeremías 31.34, RVR60)
Dios ha quitado en Cristo el estorbo del pecado y por el Espíritu nos hace nacer de nuevo para que le conozcamos y len consecuencia, le glorifiquemos (dando honor a él, viviendo vidas dignas). Cristo vino a traer el reino de Dios, su reino glorioso se caracteriza por esto:
No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.” (Isaías 11.9)
La promesa de la obra de Cristo es Vida eterna para los que creen, y ¿que es la vida terna? Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17.3)
Ser salvos y conocer a Dios es equivalente en la escritura. Ser cristiano implica tener un entendimiento apropiado Dios y una relación personal con él Señor. y esta relación es transformadora.
Como Creyentes podemos ser ignorantes de muchas cosas. Pero no podemos ser Cristianos y permanecer ignorantes de Dios. - Ya que Dios nos ha escogido y conocido, jamás un creyente permanecerá ignorante: Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que sois conocidos por Dios...” (Gálatas 4.9)
En los versículos que consideramos quedan claros los resultados de conocer a Dios en nuestra vida:
Conocer a Dios nos hace sabios: El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” (Proverbios 9.10, RVR60)
Conocer a Dios nos libra del pecado. Fue el desconocimiento de Dios lo que llevo a Israel a su decadencia espiritual: “El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.” (Isaías 1.3–4) - Si conocemos a Dios no podremos ser indiferentes al pecado.
Conocer a Dios nos hará crecer en conformidad con el carácter de Cristo, veremos los frutos de una vida piadosa creciendo en nuestra vida “Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,” (2 Pedro 1.2–3) Cuando crecemos en una relación genuina con Dios, el fruto será una vida integra y santa, creceremos en semejanza a Cristo.
Conocer al Señor nos hará mas fructíferos en nuestro servicio fiel a Dios.Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;” (Colosenses 1.9–12, RVR60)
A nosotros nos gusta crear reglas nuevas para evitar el pecado, para vencer en nuestra vida la maldad, para ser santos y crecer en servicio a Dios, esto es a causa de nutro gran orgullo, Pero Dios en su palabra nos ha dicho ya lo que necesitamos “Conocerle”.
Israel no quiso conocer a Dios, se aparto de su palabra y caminaron según su imaginación, cuando habían recibido en la palabra de Dios la invitación de venir a conocerle....
Tu morada está en medio del engaño; por causa del engaño rehúsan conocerme—declara el Señor.” (Jeremías 9.6, LBLA)
Respondió el Señor: Porque han abandonado mi ley que puse delante de ellos, y no han obedecido mi voz ni andado conforme a ella, sino que han andado tras la terquedad de sus corazones y tras los baales, tal como sus padres les enseñaron.” (Jeremías 9.13–14, LBLA)
Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.” (Jeremías 9.23–24)
Dios una y otra vez llama a su pueblo a conocerle, a oír su voz en Jeremías. Ellos se gloriaban en muchas cosas, pero no querían conocerle (Dios se hizo para ellos conocible en su revelación especial).
Si en algo debemos gloriarnos, no es de haber hecho grandes cosas en la vida y haber tenido muchos logros, o de obtener muchas riquezas, o de tener mucha sabiduría humana, de nada sirven estas cosas si no se conoce a Dios quien es la fuente de todo deleite:
Dice Sinclair Ferguson: La vida solo vale la pena si si su principal objetivo, su meta principal es conocer a Dios, esto es algo en lo que podemos gloriarnos”.
¿De que te glorías tu? ¿De que hablas con tanta pasión? ¿que es lo que te estimula a vivir? Consideras conocer a Dios como tu tesoro mas preciado y tu mas grande privilegio? Si no es así, la vida será frustrante y no tendrá sentido al fin de cuentas. Fuimos creados para deleitarnos en Dios.
La vida Cristiana se trata de conocer a Dios, la vida eterna es conocer a Dios - Para esto existimos y para esto viviremos por la eternidad.
La pregunta es ¿Como podemos crecer en el conocimiento de Dios? Pablo en su oración por los Colosenses no solo ora, sino que pide o ruega por algo en particular: que la iglesia crezca en su conocimiento de Dios.
Veamos 4 cosas en el esta oración que nos ayudaran a entender la manera en que podemos crecer en este conocimiento:

1. Dependiendo de Dios

Pablo no solo instruye a los creyentes acerca de Dios siendo inspirado por Dios, él pide también a Dios para que la iglesia sea llena de su conocimiento, el esta pidiendo que Dios les enseñe.
No es para menos, no hay forma de conocer a Dios a menos que el nos abra el entendimiento, nos abra los ojos y nos revele su carácter. Si hemos de conocer a Dios, debemos comenzar por humillarnos ante él, pedirlo a él. Dependemos de Dios, dependemos del E.S. para conocer a Dios:
Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo (este es incapaz de conocer y amar a Dios), sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,” (1 Corintios 2.10–12)
No es posible conocer a Dios solo leyendo libros sobre él (estos ayudan, pero no son suficientes)
No podemos conocerle incrementando nuestro entendimiento sobre Dios (Esto nos estimula, pero es insuficiente)
debemos humillarnos, buscarle íntimamente y personalmente, pedirle a Dios que nos muestre su gloria: “y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29.13)
Así que dependemos de Dios, para conocer a Dios y Dios en Cristo nos ha mostrado su voluntad para que le conozcamos en él.

2. Dependiendo de la Escritura (Sabiduría y entendimiento espiritual o dado por el Espiritu)

Estas dos cosas que Pablo pide por los colosenses, son características del Mesías.
Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;” (Isaías 11.2–3).
Era en un sentido menor, la característica de los hombres que eran llenos del E.S. de Dios en el antiguo testamento:
por cuanto fue hallado en él mayor espíritu y ciencia y entendimiento, para interpretar sueños y descifrar enigmas y resolver dudas; esto es, en Daniel, al cual el rey puso por nombre Beltsasar. Llámese, pues, ahora a Daniel, y él te dará la interpretación.” (Daniel 5.12, RVR60)
Digo en un sentido menor, porque Jesus tenía el E.S. de Dios sin medida, el vino del cielo y era uno con el Padre desde el principio, aun así como siervo en los días de su carne , dependió del conocimiento de Dios para su ministerio:
El Señor Dios me ha dado lengua de discípulo, para que yo sepa sostener con una palabra al fatigado. Mañana tras mañana me despierta, despierta mi oído para escuchar como los discípulos. El Señor Dios me ha abierto el oído; y no fui desobediente, ni me volví atrás.” (Isaías 50.4–5, LBLA)
Si esto hizo Jesus, cuanto mas nosotros - dependemos de oír la palabra de Dios que ya ha sido escrita para crecer en nuestro conocimiento de Dios. Debemos aplicar nuestro corazón al estudio constante de la escritura y ponerla por obra.
En la escritura podemos conocer a Dios y además seremos por medio de ella transformados: “Porque la palabra de la cruz es necedad para los que se pierden, pero para nosotros los salvos es poder de Dios.” (1 Corintios 1.18, LBLA) En la palabra del evangelio podemos conocer quien es Dios y lo que demanda de nosotros, no tenemos que andar como ciegos a tientas inventando ídolos que nada hacen por nosotros.
No hay atajos para conocer a Dios, necesitamos humillarnos en oración y ser diligentes en el estudio de la escritura (leerla, memorizarla, estudiarla, meditarla, escucharla) No podemos conocer a Dios a nuestra manera, el ha decidido revelarse en su palabra.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así probéis que sois mis discípulos. Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.” (Juan 15.7–10, LBLA)
Crecemos en el conocimiento de Dios dependiendo de Dios y de su palabra...

3. Siendo pacientes y perseverantes.

Pablo pide… “ que sean.... fortalecidos con todo poder según la potencia de su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo”
Dios esta comprometido en santificarnos para que tengamos intimidad con él. Dios tiene sus métodos para santificarnos y muchas veces no entendemos estos métodos, pero estamos llamados a confiar en él cada día.
Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis juzgados; mirad, el Juez está a las puertas. Hermanos, tomad como ejemplo de paciencia y aflicción a los profetas que hablaron en el nombre del Señor. Mirad que tenemos por bienaventurados a los que sufrieron. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el resultado del proceder del Señor, que el Señor es muy compasivo, y misericordioso.” (Santiago 5.8–11, LBLA)
Job no entendía lo que Dios estaba haciendo en su vida, nosotros podemos leerlo ahora, pero el no lo pudo entender en su tiempo de aflicción, Job necesitaba perseverar, necesitaba confiar en Dios hasta el final y fue al final de la prueba que el pudo entender lo que Dios tenia en mente:
He sabido de ti sólo de oídas, pero ahora mis ojos te ven. Por eso me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza.” (Job 42.5–6, LBLA)
Dios estaba obrando en medio de la aflicción de Job para traerlo a aun mejor entendimiento y conocimiento de Dios. Job creyó conocer a Dios, pero ahora entiende que lo conoce mas intima y personalmente. En medio de la aflicción Job esta siendo mas santificado, para tener una mayor intimidad con Dios.
Conocer a Dios demanda paciencia y perseverancia en medio del horno de la prueba que nos esta purificando para tener mas comunión con Dios..
Crecemos en nuestro conocimiento de Dios, dependiendo de Dios, de su palabra y Siendo pacientes y perseverantes ....

4. Siendo fieles a Dios

para que andéis como es digno del Señora, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios”
Nuestra vida debe corresponder con lo que ya somos en Cristo, nuestro carácter debe estar cada día creciendo en conformidad con Cristo, ya que estamos unidos a él en amor. “andamos en su amor, guardando su palabra”
En la medida que crecemos en el conocimiento de Dios, en la medida que aprendemos a confiar en el, esto se verá manifestado en un andar piadoso, en aun vida fiel que corresponda con el carácter de Dios. “no defraudando, sino mostrando toda buena fe, para que adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador en todo respecto.” (Tito 2.10)
No hay un conocimiento genuino de Dios que no se demuestre en obediencia a su palabra y a su voluntad. Dios no le da conocimiento divino a la persona que no tiene el deseo de glorificarle con su vida.

CONCLUSIÖN

Conocer a Dios es el mayor privilegio para el cristiano. Es también nuestra necesidad mas grande si hemos de crecer en una vida piadosa que glorifique a Dios.
Alguien que diga “Tengo vida eterna” debe evaluar su declaración a la luz de lo que Jesus dijo sobre la vida eterna, ¿Conoces al Dios vivo, real y verdadero? ¿Estas experimentando la vida eterna? ¿Te puedes gloriar de conocer intima y personalmente a Dios? ¿estas creciendo en este conocimiento?
Si tan solo reconocieras tu ignorancia, este sería el primer paso para crecer en el conocimiento de Dios, pues él da este conocimiento a los humildes, a los que dependen de su Espíritu, de su palabra, a los que se despojan de su independencia y de sus argumentos y en fe esperan en él.
En nuestros próximos sermones consideraremos la grandeza del Dios que se ha dado a conocer en la palabra, Dios quiera darnos un corazón para él, que le conozca y le tema.
Related Media
Related Sermons