Faithlife Sermons

¿Como esta tu corazón? Alegre o Triste. Animado o desanimado

GCTS  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 265 views

Exhortar a la aduencia a vivri en los roncipios de etica enseñdos en el Libro de Proverbios

Notes & Transcripts
¿Como esta tu corazón? Alegre o Triste. Animado o desanimado
Pregunta general ¿Como estas? Es una de las preguntas que se responde con menos honestidad.
Pregunta específica ¿Como esta tu corazón?
La repuesta a esta pregunta depende del momento en el cual esta experimentando la persona.
Una joven en su día de boda respondería …. [Alma]
Una de las bendiciones como Pastor en ver a la novia en la entrada del altar y contemplar la alegría que refleja su semblante.
Una persona en la sala de une medico de cardiología respondería …. [Cardio]
Una madre el día que acaba de tener su primer hijo(a) respondería …
Una esposa que recibe la noticia que su esposo a fallecido en un accidente …
Una persona que este experimentando un dolor fuerte en pecho respondería ….
Lo que hemos hablado hasta este momento nos ayuda a entender que hay dos significados al hablar del corazón.
El nombre corazón como un órgano de nuestro cuerpo.
El corazón donde están nuestras emociones.
Oracion de transición
Sin embargo, en ocasiones experimentamos en nuestra vida la tristeza y no sabemos cómo enfrentarla. Parece que la alegría escapa de nosotros y no hay nada que logre animarnos. Exclamamos como el salmista: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera a Dios, porque aún le he alabar. ¡Él es la salvación de mi ser!” (Salmo 42, 3)
A Satanás le encanta vernos tristes y desesperanzados, porque él está triste y desesperanzado por toda la eternidad y querría que todo el mundo fuese como él”. (Introducción a la vida devota)
Dos versículos nos sirven de base para el sermón de Hoy:
El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. .
Proverbs 15:13 NBLH
El corazón gozoso alegra el rostro, Pero en la tristeza del corazón se quebranta el espíritu.
El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.
Proverbs 17:22 NBLH
El corazón alegre es buena medicina, Pero el espíritu quebrantado seca los huesos.
Proverbios es parte de los libros llamados didácticos (por su enseñanza) o poéticos (por su forma) o sapienciales (por su contenido espiritual), abarca los siguientes libros: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares.
El libro de los Proverbios es una recopilación de sentencias, refranes e instrucciones agrupadas en torno a dos colecciones más uniformes: la de 10:1–12:16, titulada «Proverbios de Salomón», y la de 25–29 que comienza: «También éstos son proverbios de Salomón, transcritos por los hombres de Ezequías». A estas dos colecciones se añadieron algunos apéndices. Este conjunto está precedido por una larga introducción, 1–9, en la que un padre transmite a su hijo recomendaciones de sabiduría y en la que la misma Sabiduría toma la palabra. El libro concluye con un poema alfabético, que ensalza a la mujer ideal, 31:10–31.
El libro, en su estado actual, que data del s. V a.C., refleja una evolución literaria de los temas sapienciales. Las partes centrales son las más primitivas y se sitúan en la época anterior al Destierro. La sección primera (1–9) es del s.V. Las otras hay que situarlas en épocas intermedias.
Con el fin de descubrir la evolución del pensamiento sapiencial, de la que este libro es un ejemplo típico, proponemos leerlo por el orden siguiente:
1. Colecciones primitivas (10:1–22:16 y 25:1–29:27)
Conjunto de instrucciones sobre comportamiento humano. Máximas de sabiduría práctica. que sólo esporádicamente se relacionan con el sentido religioso tradicional de Israel. La primera colección emplea formas literarias simples: cada refrán tiene sentido en sí mismo. La segunda emplea formas más evolucionadas literariamente.
La fuente de esta «teología práctica» es la sabiduría, el temor de Yahvé (15:16, 33; 22:4) y la confianza en él (20:22; 29:25). Incluso contiene principios extraños al pensamiento común del AT y relacionados más con el NT (24:17–22).
2. Apéndices a las colecciones primitivas
— A la primera se añadieron dos apéndices: uno de autor anónimo (22:17–24:22) y otro que se atribuye a «los sabios» (24:23–34). Son formas literarias más desarrolladas: estrofas de cuatro versos, agrupación por temas, en los que destacan los tradicionales de los sabios sobre el vino, la mujer prostituta, el amor al prójimo.
— A la segunda colección se le adjuntaron también dos apéndices. El primero es una colección de Agur (30:1–33), el segundo es de Lemuel (31:1–9), dos sabios árabes. Las formas literarias son pequeños poemas o adivinanzas y proverbios numéricos propios de las cortes orientales. Los temas coinciden con los de los apéndices anteriores; pero destaca la reflexión sobre el conocimiento de Yahvé a través de las obras de la creación (30:3–6).
3. Colecciones posteriores
— La primera (1:1–9:18) desarrolla el tema de la sabiduría mediante poemas temáticos. La sabiduría se presenta como una persona que ofrece toda su riqueza a los israelitas. El tema sobre la mujer sabia y la necia son herencia de la predicación profética sobre la fidelidad o infidelidad a Yahvé, simbolizadas en la mujer extraña, prostituta, y la mujer esposa fiel.
El recopilador, en el s. V a.C., puso esta colección como pórtico a todas las colecciones de Proverbios.
— La segunda (31:10–31) es un poema alfabético que exalta los valores de la mujer esposa ideal. Tiene relación con la colección anterior (1–9). Al situar este poema como epílogo del libro, el recopilador ha querido dar unidad temática a todo este conjunto variado de colecciones de proverbios
Biblia de Jerusalén Latinoamericana (Bilbao: Desclée de Brouwer, 2007), Pr.
Cada uno de estos versículos nos enseña:
El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. .
El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.
El Corazón de acuerdo con la Biblia
Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. 1 Pedro 3:3-4
CORAZÓN: En los tiempos de ambos testamentos, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, se pensaba que el corazón era el centro de las emociones. La palabra “corazón” se nombra más de 1000 veces, y tiene que ver con la parte no material del ser humano, tratándose de las emociones. Incluso la palabra alude al alma y espíritu en referencia a su mente, consciencia y voluntad. Principalmente se habla del corazón como el centro de nuestro pensamiento: “cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Proverbios 23:7). “No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios…” (Deuteronomio 9:4). “Aunque él no lo pensará así, ni su corazón lo imaginará de esta manera, sino que su pensamiento será… (Isaias 10:7). “Conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?” (Mateo 9:4). “Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana” (Santiago 1:26).
Como vemos en estos ejemplos, el corazón y la mente y el entendimiento racional son la misma cosa. En otras palabras, el corazón da valor y mérito y evaluación a las cosas que la mente piensa. El corazón representa el proceso de esa vida interna pensante y decisiva conocida por Dios y por cada persona, pero desconocida por todos los demás. Lea con cuidado lo que dice Jeremías 17:9-10.
9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 10Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón,b para dar a cada uno según su camino,c según el fruto de sus obras. [1]
La importancia de entender bien el sentido de estas palabras se ve cuando llegamos a pasajes como: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” (Marcos 12:30). Vemos que se trata de la parte no material del ser humano. El mandamiento no es algo místico, como si fuera un ritual emocional al cual nos sometemos, sino se trata de algo práctico y directo: Dios nos manda a buscar y estudiar y a conocer sus divinos atributos: los nombres de él, su historia como la encontramos en la Biblia, su plan de redención, sus normas de conducta, su segunda venida, etcétera. Nuestra salvación depende de un correcto entendimiento de él en nuestros corazones: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10). La Biblia nos enseña que la mente y el corazón son inseparables, y que representan el sitio donde ocurre la salvación, redención, regeneración y santificación de nuestras almas.
Resultados según nuestra Corazón
Resultados Positivos:
Resultados Negativos:
Alegre hermosea el rostro
Dolor el espíritu de abate
Alegre constituye buen remedio. buena medicina.
Triste seca los huesos
Que produce la alegría al Corazón
Que la produce tristeza al corazón
Vivir en paz
recuerdo amargo de los acontecimientos dolorosos del pasado
Vivir con serenidad gozo y alegría
sensible a los problemas
Vivir con gozo
perdonarme y perdonar
No perdonarme y no perdonar
Vivir confiando en las promesas de Dios
preocupaciones o temores del mañana
"Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida" (Proverbios 4:23).
“Señor Jesús, tú conoces mi tristeza que ahoga mi corazón y sabes el origen de ella. Hoy me presento ante ti y te pido, Señor, que me ayudes, pues ya no puedo seguir así.
Sé que tú me llamas a vivir en paz, con serenidad, gozo y alegría, incluso en medio de las dificultades cotidianas. Por eso hoy te pido que pongas tus benditas manos en las llagas de mi alma que me hacen tan sensible a los problemas y me liberes de la tendencia a la tristeza y a la melancolía que anida en mí.
Hoy te pido que tu gracia vaya restaurando mi historia, a fin de no vivir esclavizado por el recuerdo amargo de los acontecimientos dolorosos del pasado. Como ellos han pasado, ya no existen, te entrego lo que pasé y lo que pasaron las personas amadas; lo vivido y lo sufrido por nosotros.
Quiero perdonarme y perdonar, a fin de que tu gozo comience a fluir en mí.
Te entrego las tristezas unidas a las preocupaciones o a los temores del mañana. Ese mañana tampoco ha llegado, por lo tanto, sólo existe en mi imaginación. Sólo hoy debo vivir y sólo hoy debo caminar en tu alegría. Aumenta mi confianza en ti, para que aumente en mi alma el regocijo.
Tú eres Dios y Señor de la historia y de la vida, de nuestras vidas. Por eso toma mi existencia y la de las personas amadas, con todos nuestros quebrantos, con todas nuestras necesidades y que con la ayuda de tu poderoso amor se desarrolle en nosotros la virtud de la alegría.
Amén”.
b b 17.10: Ap. 2.23.
c c 17.10: Sal. 62.12.
[1] Reina Valera Revisada (1960) (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), .
Jeremiah 17:9–10 NBLH
Más engañoso que todo, es el corazón, Y sin remedio; ¿Quién lo comprenderá? Yo, el Señor, escudriño el corazón, Pruebo los pensamientos, Para dar a cada uno según sus caminos, Según el fruto de sus obras.
Related Media
Related Sermons