Faithlife Sermons

Eres un Guerrero

PELEA  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 32 views
Notes & Transcripts | Handout
Sermon Tone Analysis
A
D
F
J
S
Emotion
A
C
T
Language
O
C
E
A
E
Social
View more →

Eres un Guerrero

Judges 6:12–13 NTV
Entonces el ángel del Señor se le apareció y le dijo: —¡Guerrero valiente, el Señor está contigo! —Señor —respondió Gedeón—, si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos sucede todo esto? ¿Y dónde están todos los milagros que nos contaron nuestros antepasados? ¿Acaso no dijeron: “El Señor nos sacó de Egipto”? Pero ahora el Señor nos ha abandonado y nos entregó en manos de los madianitas.
Jueces 6.12
Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados;
Dt 20.1
Deuteronomy 20:1–4 NBLH
“Cuando salgas a la batalla contra tus enemigos y veas caballos y carros, y pueblo más numeroso que tú, no tengas temor de ellos; porque el Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto está contigo. “Cuando se acerquen a la batalla, el sacerdote se llegará y hablará al pueblo, y les dirá: ‘Oye, Israel, hoy ustedes se acercan a la batalla contra sus enemigos; no desmaye su corazón; no teman ni se alarmen, ni se aterroricen delante de ellos, porque el Señor su Dios es el que va con ustedes, para pelear por ustedes contra sus enemigos, para salvarlos.’
Tu eres un Guerrero dice Dios.
Mi primera pelea
Testimonio de cómo aprendía pelear
Yo viví en Camuy estaba en la escuela elemental en primer grado con seis o siete años.
Mi papá era ingeniero químico en la destilería del pueblo por tanto yo tenía acceso a todos los lápices y lapicera que yo quisiera.
Mi papá dejaba que la llevara al escuela pero me dijo no se lo deja nadie son para ti.
Un niño de tercer grado más alto que yo se acercó y me dijo que le diera un lápiz yo le dije que no, Y el medio la pela más grande del mundo y me quito los lápices cuando llegue a casa con el labio roto y le explique a mi padre lo que había pasado el medio esto lo vamos es resolver yo yo creía que el le iba a partir la cabeza muchacho pero no envés de eso mando a buscar a mi tío para que me enseñara pelear mi tío Eliseo y me dio Papo eran boxeadores y el trajo Eliseo para que me enseñara boxear estuvo días enseñándome el 1 2 y yo fue a la escuela con todo mi lápices el abusador volvió y me dijo dame lápiz yo le dije que no Y volvimos a pelear me volví a ganar. Mi papá me dijo tranquilo esto lo vamos resolver ya yo sabía que él no iba ir a la escuela fuimos a la casa donde vendían botas militares y me compra botas con la punta de hierro y me dijo le vas a dar el uno do que te enseñó tu tío Eliseo Y le vas apatía las espinillas. Remedio santo le di el 1-2 y le patie la espinilla con toda mi fuerza.
Así fue que aprendí a pelear. Mi papá me enseñó a pelear me enseñó que yo era un Guerrero que nadie tenía que abusar dentro de nosotros hay un Guerrero dentro de nosotros ahí alguien que quiera acabar con los abusos.
Dentro de ti hay un Guerrero y ya yo te quiero enseñar primero que eres un Guerrero número dos que eres un Guerrero de Dios.
Veamos los votos de Sansón:
Cuantos han visto más de una vez la película Braveheart cuando se motivan cuando Mel Gibson dice puedes pelear con nosotros y morir o puedes irte y vivir de muchos años pero todos los días que vivas estarás pensando que daría yo volver volver aquel día y pelear porque puede que hoy pelea y te quite la vida pero nadie te puede quita tu libertad Es mejor pelear y morir que vivir como un esclavo.
Cuando yo me case con mi esposa ella entendió que nos había casado con una nena que ya se había casado con un hombre.
Si estas hoy aquí mujer te tengo que decir que este mensaje especialmente para los hombres pero si estas aquí aquí puedes usar este mensaje para ti porque tú puede que sea una Guerrera Y yo sé que la mujer aquí son Guerreras pero necesitamos que tu ayudes al hombre tuyo hacer el hombre de la casa.
La cultura que estamos viviendo quiere hacer que los hombre sean más nenas que hombres te dice que el hombre tiene que ser sensible, llorón gustarle la película rosita si hay algún hombre que le gusta y eso esta bien no hay problema pero la mayoría de los hombres no le gusta eso la mayoría de los hombres somos hechos diferentes.
Ejemplo
La moda ha querido hacer que los hombre ya no sean tan nombres no sean tan hombre sino que se vean medios nena que este que no tengan pelo en ninguna parte del cuerpo del cuerpo que se maquillen que se pongan ropa bien apretada bueno nos están llevando aquel hombre no tengas oposición ve hombre para que la iglesia no sólo tenemos que el hombre sepa que tú eres un Guerrero de Dios.
Me acuerdo de Papolo que cantaba yo soy El Niño de tus hijos.
Yo se que somos la novia de Cristo.
Pero Hombre también somos Guerreros de Dios.
Veamos los votos de Sansón:
1. No emborracharse.
2. No tocar nada muerto.
3. Nunca cortarse el cabello.
Esto no es ninguna ciencia. Sin embargo, ¿Qué hace el señor fortachón?
“Después de eso su padre fue a ver a la mujer. Allí Sansón ofreció un banquete, como era la costumbre entre los jóvenes.” (NVI)
¿Por qué hizo una fiesta? Incluso contra el consejo de los que lo conocían y amaban, Sansón hizo lo que los hombres hacen a menudo; lo que él quería hacer. El hombre escogido por Dios había decido casarse con la mujer que Dios le había prohibido.
Cuando lo vemos de este modo nos parece bastante tonto, ¿verdad? Es decir, ¿Quién desea ir y hacer lo contrario a lo que Dios le dice? Pero sabe que, nosotros no somos diferentes a Sansón: seguimos hacia adelante y hacemos cualquier cosa que nos satisfaga.
Sansón quería seguir adelante por lo que lo de la fiesta tenía sentido. Ellos estaban planificando una boda. Pero la palabra banquete en este versículo tiene que ver con mishteh Esta palabra significa celebración. Por definición, una mishteh es una ocasión para beber. Sansón se lanzó a una fiesta desenfrenada.
Esa actitud expresa lo que muchos hombres dicen: “Soy un tipo fuerte. Puedo controlar un par de tragos.” El problema en este caso es que Sansón no debía beber nada. En nos dice que el nazareo tomaba sus votos tan en serio que no solo no bebía bebidas fermentadas, sino que “tampoco beberá jugo de uvas ni comerá uvas ni pasa.”
Aquí vemos al señor Puedo Controlarlo haciendo fiesta.
Lo quiero.
Lo merezco.
Puedo controlarlo.
Antes de juzgar a Sansón seamos sinceros con nosotros mismos. ¿Cuántas veces hemos visto personas igual a Sansón? El sujeto piensa: una fumada no me va a matar. Solo voy a tomar una de esas pastillas a ver que se siente. Me tomaré solo un trago. El piensa: puedo controlarlo. Pero antes que se dé cuenta ya eso lo está controlando a él. Tal vez le ha pasado a usted.
Tal vez las sustancias no sean lo suyo. Tal vez eres de los que piensa: ¡Que carro lindo!, ¿Alguien hablo de bote?, Esta casa ya no es lo suficientemente grande para nuestra familia.
Piensas: claro, estaré apretado económicamente por un tiempo, pero vale la pena. Y además me lo merezco. Puedo hacer los pagos. Puedo controlarlo. Solo que después de un tiempo ya no tiene olor a carro nuevo. Pero la deuda está ahí y en lugar de disfrutar tus posesiones empiezas a sentir como si ellas te poseyeran a ti. No eres el amo, trabajas para ellos.
Hay personas que no le interesa tener cosas. Pero cuando una chica hermosa se pasea con un vestido de tirantes…sé que se supone que no deba mirar, ¡pero quiero hacerlo! O el chico cristiano que le dice a su novia: “Quédate. Un ratito más. Quedémonos en ropa interior abrazado y…hablemos.” O el muchacho o cualquier persona que piensa: solo miraré esta vez. Puedo borrar mi historial de Internet. ¿Quién lo va a saber? Esta será la última vez. Lo digo en serio.
Estas personas quedan atrapadas en la trampa de “lo quiero”. Además soy buena persona. Merezco un poco de diversión. Solo es una vez. No voy a lastimar a nadie. Puedo controlarlo.
Debido a la mano de Dios sobre Sansón, con el Espíritu de Dios fortaleciéndolo desde el momento en que nació, Sansón tal vez haya sido el hombre más fuerte que haya existido. Pero debido a sus actitudes (lujuria, creer que tiene derechos, soberbia) despilfarra el favor de Dios. Termina en el piso. Sus enemigos le sacaron los ojos y lo pasearon por todos lados como si fuera algo raro y ellos se burlaban de él.
Sansón mató a miles usando solamente la quijada de un burro y la fuerza bruta, termina postrado y humillado y sin su apreciado cabello largo. Pudo haber cambiado el mundo. Fue elegido. Pudo haber sido un arma para el reino de Dios. Debió haberlo sido. Pero termino como una historia con una moraleja. Pero Sansón escogió el lugar donde fue a parar al traicionar a Aquel que lo amó.
Y ustedes tienen que tomar la misma decisión.
Si caes preso de los planes del enemigo, como le paso a Sansón. Solo piensa en lo que te podría suceder.
Si pierdes la pelea contra la tentación, negando el llamado de Dios en tu vida, haciendo caso omiso al regalo que Él te ha dado, viviendo para ti y no para las personas que Él quería que defendieras, te podría ir muy mal.
En realidad no es difícil ni imaginarlo. Miras hacia atrás y observas un matrimonio fracasado (o más de uno) y te das cuenta muy tarde: ¡Tonto! Mucho de lo que paso fue culpa mía. ¿Por qué no hice algo cuando podía hacerlo? ¿Por qué no me enfrenté? ¿Por qué no dije la verdad? ¿Por qué no pelee? ¿Por qué no pedí ayuda? ¿Por qué no confesé mis pecados? Tendré que vivir el resto de mi vida con estas interrogantes.
Hay personas cuyos hijos adultos no los visitan en las navidades. ¿Es ahí hacia donde te diriges? ¿No solo que tus hijos no te respetan, sino que no quieren estar en tu presencia? ¿Qué estás haciendo ahora para impedir que eso ocurra después? ¿Tienes las agallas? ¿Tienes lo que se necesita para ser un hombre de Dios? ¿Una mujer de Dios?
Tal vez tengas miedo. Has estado viviendo con secretos, y no ves una salida.
2 No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse.
3 Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas.
Es mucho mejor confesar tus pecados y disfrutar del perdón. Cuando decidimos seguir a Cristo y lo que nos enseña hay grandeza espiritual dentro de usted, una fortaleza para seguir adelante y levantarte. El poder de Dios es nuestras vidas es para ser transformado, sin importar lo que hayamos hecho.
Puedes renovarte. Puedes ser de influencia en este mundo. Puedes ser un hombre o mujer piadosa. No importa lo que haya ocurrido antes en su vida usted puede ser un hombre o mujer de Dios. Pero tienes que mantenerte peleando. No puedes bajar la guardia.
Tienes que dejar de tratar de hacerlo en tus propias fuerzas, porque nuestro enemigo espiritual, satanás, es experto en debilitar a hombres fuertes.
Pero lo más importante es que Dios se especializa a fortalecer a hombres débiles.
Además Dios está contigo. Y esta por ti y de tu lado.
A Dios le gusta fortalecer hombres débiles.
9 pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.
10 Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.
La lujuria expresa “lo quiero”.
Creer que se tiene derecho manifiesta, “lo merezco”.
Y el orgullo declara: “Puedo controlarlo.”
Pero podemos darle la vuelta en contra del enemigo y obtener nuestra victoria.
“para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.”
Satanás desea eliminarte por medio del egoísmo y la vergüenza, queriendo engañarte para que cambies el poder que Dios te ha dado por cosas que tientan tus apetitos carnales.
Pero si te llenas de valor, y admites que eres débil y vulnerable, que necesitas la fortaleza de Dios y su presencia, entonces Él te redimirá y te colmará de propósitos y significado.
Tú puedes ser un hombre de fortaleza espiritual, un hombre de integridad, un hombre de valor. Puedes ser un hombre que defienda a los indefensos. Puedes ser un hombre que sirva a tu esposa y tu familia. Puedes ser un hombre que se entregue abnegadamente a otros.
Tú puedes ser ese hombre.
Tú puedes ser Un guerrero.
Cuando peleamos las batallas de la vida podemos usar nuestro poder limitado o podemos aprovechar al Dios todopoderoso e infinito que desea ayudarte a ganar todas las batallas para sus causas. Veamos cómo podemos hacerlo:
1. Convierte lo quiero” en “Quiero a Dios Cualquier cosa que eso sea para usted, tan pronto como usted empieza a sentir ese impulso, hacia “lo quiero” resista el jalón. Agarre esos pensamientos y oblígalo a ser obediente a Dios.
3 pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo.
4 Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas.
5 Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.
Lo que realmente quieres es a Dios, su fortaleza, su poder diario, su Palabra dentro de ti. Lo quieres guiándote los pasos. Deseas que Su Espíritu te convenza de pecado, corrigiéndote, guiándote en las sendas de justicia.
7 Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.
8 Y, cuando él venga, convencerá al mundo de su error[a] en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio;
“porque el Señor disciplina a los que ama,
y azota a todo el que recibe como hijo».”
“me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.”
Algunas personas dicen que Dios es para las personas débiles. Soy débil y quiero a Dios. Necesito Su fortaleza y usted también.
2. Convierte “lo merezco” en “merezco la muerte”. ¿Extremo? Tal vez. ¿Pero sabes qué? Esta es una guerra. Y cuando los riesgos son vida eterna debemos hacer lo que tengamos que hacer.
El pago por nuestro pecado es la muerte.
“Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.”
Merecemos morir. Dios no nos debe nada. Nosotros le debemos todo. Todo lo que tienes se lo debes a Él.
6 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.
7 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.
8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Tenemos que inclinarnos delante del Dios santo y decir: “No tengo que servirte. Deseo servirte.”
3. Convierte “puedo controlarlo” en “no puedo controlar nada sin Dios”, Si usted no es cristiano este es el momento de acercarse a Dios. ¿Cómo te va la vida sin Él? Pídele a Jesús que te perdone y sea el Salvador y Señor de tu vida. Si eres cristiano, ¿recuerdas como era tu vida antes de llegar a Cristo? Recuerdo la mía. Necesito a Dios. Cada vez que sientas que el orgullo quiere meterse, mediante “puedo controlarlo”, recuerda que merecemos la muerte. No podemos controlar nada sin Dios.
¿Con que clase de fortaleza puedes pelear? ¿Con tus debilidades? ¿O con el poder ilimitado e incomparable de Dios?
Eres débil.
Dios es fuerte.
Su poder se perfecciona en tu debilidad.
A satanás le encanta debilitar a hombres fuertes.
A Dios le encanta fortalecer a hombres débiles.
¿Se lo vas a permitir?
Un Guerrero sin una Razón por la cual pelear. peleara por algo que esta Errado.
Guiado por el Espíritu, no controlado por la emoción
Los sentimientos son como las olas. No podemos evitar que lleguen, pero podemos elegir en cuál de esas olas navegar. – Jonatan Martensson
A los hombres no nos gusta pensar que somos emocionales. Las mujeres son emocionales. Somos fuertes, somos lógicos, somos pensadores. La verdad es que todos los seres humanos somos seres emocionales. Y eso es bueno. Dios nos formó con capacidad para las emociones, por lo que tener emociones no es algo malo. No es pecado sentir. No podemos evitar sentir lo que sentimos. Pero nos metemos en problemas cuando permitimos que esas emociones controlen nuestras acciones.
A veces hay momentos que cuando nos dejamos llevar por las emociones no actuamos como se supone gracias a Dios tenemos al Espíritu Santo que nos recuerda quienes somos.
No solo soy un Guerrero, sino un Guerrero de Dios.
Tanto los hombres como las mujeres experimentamos emociones, los procesamos de distinta manera. Las mujeres hablan y los hombres actúan.
Cuando las mujeres están enojadas por algo hablan sobre eso. Y hablan, y hablan y hablan. La mayoría de los hombres no hacemos eso. Cuando nos sentimos frustrados, o que algo está a punto de salir mal. Los hombres actuamos.
La mayoría de los hombres no creen que hablando se solucionan las cosas. Actuar sí. El problema es que cuando dejamos que nuestras emociones nos lleven hacer algo, muchas veces es algo que no debimos haber hecho.
El problema de muchos de nosotros es que actuamos en las emociones. Por lo que debemos buscar ser guiados por el Espíritu Santo pues el Espíritu nos lleva hacer lo correcto.
Cuando somos guiados por el Espíritu sabemos qué, cuándo, dónde y cómo pelear. Debemos pelear por lo que es justo. Es por eso que no podemos confiar en que las emociones nos guíen. Es como decidir disparar primero teniendo los ojos vendado. Reaccionas aunque no puedas ver el objetivo para poder apuntar correctamente.
Pablo describe esto en y 19
15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.
19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.
Muchas veces no obtenemos los resultados que deseamos porque dejamos que las emociones nos dominen y no que nos llene el Espíritu Santo.
16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
Ser guiados por el Espíritu es una decisión que tomamos. Dejamos que el Espíritu de Dios dirija y entonces vamos a donde Él nos dirige.
Sencillo, ¿verdad?
Esto es algo que debemos hacer. No debemos dejar que las emociones nos controle.
Nuestras
Nuestras Armas ¿Cómo son?
-
Arrepentimiento
porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,
Arrepentimiento
El Arrepentimiento si es inmediato es lo mejor pues no le darás lugar al diablo.
1Juan 1.9
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados, y limpiarnos de toda iniquidad.
Perdón
Si perdonamos estamos libres para actuar. Mientras no perdones estas atado y tienes un peso que no te deja moverte en las cosas de Dios
Nombre de Jesús
-
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.
Declarara la Sangre de Cristo
Related Media
Related Sermons