Faithlife Sermons

Compasión por el necesitado

La misericordia en la Biblia  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 203 views
Notes & Transcripts
Sermon Tone Analysis
A
D
F
J
S
Emotion
A
C
T
Language
O
C
E
A
E
Social
View more →

Base Bíblica:

Luke 10:25–35 NTV
Cierto día, un experto en la ley religiosa se levantó para probar a Jesús con la siguiente pregunta: —Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? Jesús contestó: —¿Qué dice la ley de Moisés? ¿Cómo la interpretas? El hombre contestó: —“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y con toda tu mente” y “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. —¡Correcto! —le dijo Jesús—. ¡Haz eso y vivirás! El hombre quería justificar sus acciones, entonces le preguntó a Jesús: —¿Y quién es mi prójimo? Jesús respondió con una historia: —Un hombre judío bajaba de Jerusalén a Jericó y fue atacado por ladrones. Le quitaron la ropa, le pegaron y lo dejaron medio muerto al costado del camino. »Un sacerdote pasó por allí de casualidad, pero cuando vio al hombre en el suelo, cruzó al otro lado del camino y siguió de largo. Un ayudante del templo pasó y lo vio allí tirado, pero también siguió de largo por el otro lado. »Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él. Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él. Al día siguiente, le dio dos monedas de plata al encargado de la posada y le dijo: “Cuida de este hombre. Si los gastos superan esta cantidad, te pagaré la diferencia la próxima vez que pase por aquí”.
Base bíblica:
Deuteronomy 15:10–11 NTV
Da al pobre con generosidad, no de mala gana, porque el Señor tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas. Siempre habrá algunos que serán pobres en tu tierra, por eso te ordeno que compartas tus bienes generosamente con ellos y también con otros israelitas que pasen necesidad.
Luke 10:30–37 NTV
Jesús respondió con una historia: —Un hombre judío bajaba de Jerusalén a Jericó y fue atacado por ladrones. Le quitaron la ropa, le pegaron y lo dejaron medio muerto al costado del camino. »Un sacerdote pasó por allí de casualidad, pero cuando vio al hombre en el suelo, cruzó al otro lado del camino y siguió de largo. Un ayudante del templo pasó y lo vio allí tirado, pero también siguió de largo por el otro lado. »Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él. Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él. Al día siguiente, le dio dos monedas de plata al encargado de la posada y le dijo: “Cuida de este hombre. Si los gastos superan esta cantidad, te pagaré la diferencia la próxima vez que pase por aquí”. —Ahora bien, ¿cuál de los tres te parece que fue el prójimo del hombre atacado por los bandidos? —preguntó Jesús. El hombre contestó: —El que mostró compasión. Entonces Jesús le dijo: —Así es, ahora ve y haz lo mismo.

Introducción.

Encontramos 4 tipos de personajes:
El necesitado. El hombre judío.
Los ladrones:
Representantes de la religión: Sacerdote y el levita.
El que tuvo compasión. El buen Samaritano.

1. Ver la necesidad.

En la Biblia el pobre toma un lugar muy importante en el corazón de Dios.
Deuteronomy 15:6–8 NTV
El Señor tu Dios te bendecirá tal como lo prometió. Prestarás dinero a muchas naciones pero nunca tendrás necesidad de pedirles prestado. Tú gobernarás a muchas naciones, pero ellas no te gobernarán a ti. »Pero si hubiera israelitas pobres en tus ciudades cuando llegues a la tierra que el Señor tu Dios te da, no seas insensible ni tacaño con ellos. En cambio, sé generoso y préstales lo que necesiten.
Deuteronomy 15:6–8 NTV
El Señor tu Dios te bendecirá tal como lo prometió. Prestarás dinero a muchas naciones pero nunca tendrás necesidad de pedirles prestado. Tú gobernarás a muchas naciones, pero ellas no te gobernarán a ti. »Pero si hubiera israelitas pobres en tus ciudades cuando llegues a la tierra que el Señor tu Dios te da, no seas insensible ni tacaño con ellos. En cambio, sé generoso y préstales lo que necesiten.
Deuteronomy 15:6–7 NTV
El Señor tu Dios te bendecirá tal como lo prometió. Prestarás dinero a muchas naciones pero nunca tendrás necesidad de pedirles prestado. Tú gobernarás a muchas naciones, pero ellas no te gobernarán a ti. »Pero si hubiera israelitas pobres en tus ciudades cuando llegues a la tierra que el Señor tu Dios te da, no seas insensible ni tacaño con ellos.
Deuteronomy 15:6–11 NTV
El Señor tu Dios te bendecirá tal como lo prometió. Prestarás dinero a muchas naciones pero nunca tendrás necesidad de pedirles prestado. Tú gobernarás a muchas naciones, pero ellas no te gobernarán a ti. »Pero si hubiera israelitas pobres en tus ciudades cuando llegues a la tierra que el Señor tu Dios te da, no seas insensible ni tacaño con ellos. En cambio, sé generoso y préstales lo que necesiten. No seas mezquino ni le niegues un préstamo a alguien por el hecho de que se acerca el año para anular las deudas. Si te niegas a dar el préstamo, y la persona con necesidad clama al Señor, serás culpable de pecado. Da al pobre con generosidad, no de mala gana, porque el Señor tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas. Siempre habrá algunos que serán pobres en tu tierra, por eso te ordeno que compartas tus bienes generosamente con ellos y también con otros israelitas que pasen necesidad.
Se necesita de revelación. Hazlo personal
La periodista Susan Moellere escribió en el libro “Fatiga de compasión” Ctaba una una sorprendete afirmación que encontraba repetidamente veces en las salas de redacciones por todo el pais:
La periodista Susan Moellere escribió en el libro “Fatiga de compasin” Ctaba una una sorprendete afirmación que encontraba repetidamente veces en las salas de redacciones por todo el pais:
“En el negocio de las noticias, un bombero muerto en Brooklyn vale por cinco policias ingleses, que valen por 50 árabes, que valen por 500 africano”s.
Richard Stearns, imagina que te levantes el día de hoy escuchando la noticia “Se estrellan cien aviones de pasajeros, matando a 26,500”. Pasa todos los días, pasó ayer, pasará mañana, más de 26,500 niños murieron el día de ayer por causas inevitables a su pobreza.
Las causas del pobre: No pregunta la causa.
¿Que dice la BIblia?
Proverbs 14:21 NTV
Denigrar al prójimo es pecado; benditos los que ayudan a los pobres.
Proverbs 22:9 NTV
Benditos son los generosos, porque alimentan a los pobres.
Proverbs 28:8 NTV
Los ingresos que se obtienen por cobrar altos intereses terminarán en el bolsillo del que trata bien a los pobres.
Proverbs 28:27 NTV
Al que ayuda al pobre no le faltará nada, en cambio, los que cierran sus ojos ante la pobreza serán maldecidos.

2. La brecha de la pobreza

Los ladrones: Los que dicen lo mio es tuyo, Los que codician.
Dimensiones del sufrimiento humano:
Menos $2.00 USD al día. 2.6 mil millones de personas (40% de la población mundial)
Menos de $1USD al día. 1.0 mil millones de personas (15% de población mundial)
En México 40% de la población sobrevive con el
El abismo, la brecha.
En la actualidad, 1,125 multimillonarios tienen más riqueza que la riqueza de la mitad de la población adulta del mundo.
Las 7 personas más ricas de la tierra controlan más riqueza que el PIB combinado de las 41 naciones con mayor deuda
El abismo, la brecha.
el 40% más pobre de la población del mundo supone solo un 5% de los ingresos globales. El 20% más rico supone tres cuartas partes de los ingresos del mundo.
El principal 205 de la población del mundo consume el 86% de los productos del mundo.
Proverbios
Proverbs 14:31 NTV
Quienes oprimen a los pobres insultan a su Creador, pero quienes los ayudan lo honran.
Proverbs 18:23 NTV
El pobre ruega misericordia; el rico responde con insultos.
Pro 18
La mujer virtuosa.
Proverbs 31:20 NTV
Tiende la mano al pobre y abre sus brazos al necesitado.

Cambios en el concepto de compasión.

“Sufrir con el otro”
Diccionarios actuales: “Un sentimiento intenso de simpatía y tristeza por el sufrimiento o mala suerte de otras personas y deseo de ayudarla”
CONCLUSIÓN
Que Dios cambie nuestra forma de pensar y actuar.
Related Media
Related Sermons