Faithlife Sermons

El piloto automático

Sangre, sudor y gloria  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 4 views
Notes
Transcript

Piloto automático

En 1885, en Alemania, se patenta un modelo funcional de piloto automático para barcos.
En 1908, Lawrence Sperry patenta en Estados Unidos, un modelo de piloto automático para avión.
Hoy, ingresando algunas coordenadas y datos, un piloto automático es capaz de llevar aviones gigantes llenos de pasajeros.
Un piloto automático es un sistema mecánico usado para guiar un vehículo sin la ayuda de un ser humano.
El piloto automático le quita al conductor la responsabilidad de estar concentrado en la dirección del vehículo.
Entre el piloto automático y el conductor se genera una relación de confianza en la que este último espera que el primero lo lleve a donde le ha indicado.

Tu vehículo

Cada ser humano es conductor de un vehículo: sí mismo.
Este vehículo también tiene un destino y la cabina de mando, el puesto de control está en la mente.
¿Alguna vez ha entrado en una cabina de un avión? ¿La ha visto en internet? Si nunca has pilotado un avión de seguro te sentirás perdido en la cabina de control.
Cuando dirigimos nuestra vida, queremos hacerlo como sin tener el conocimiento suficiente para hacerlo.
A menudo queremos dirigir nuestra vida como si fuera un carro cuando es un avión.
Si aprendemos cómo se forman nuestros pensamientos tendremos mejores recursos para dirigir nuestra vida.

Mente en piloto automático

¿Cómo es que funciona la mente? Es importante que aprendamos cómo se forman los pensamientos si queremos dirigir bien nuestra vida.
Recuerde estas características de la mente:

1. Tu mente toma la iniciativa

Si no le ha enseñado a pensar, ella está pensando como quiere.
Si no le has dicho a la mente qué pensar, ella te está diciendo qué hacer.
Si no estás controlando tu mente, ella te está controlando.

2. Tu mente ahorra energía

La mente opera por el principio del ahorro o del menor esfuerzo.
Los procesos de pensamiento demandan mucha energía, la mente los evita.
Los procesos básicos de pensamiento son percepción, atención y memoria.
Los procesos superiores de pensamiento son análisis, toma de decisiones, resolución de problemas, organizar ideas, etc.
Todo lo que conlleva pensar es desplazado por la mente con un piloto automático.

3. Tu mente crea paradigmas o creencias

El piloto automático de la mente se llama paradigma o creencia.
La mente transforma una idea que le parece lógica y funcional en un paradigma o creencia, de manera que la próxima vez no tenga que gastar energía en pensar sino tan solo hacerte actuar.
El problema no es que tengas creencias sino que, en la mayoría de ellas, no sabes cómo se formaron.
Seguramente tienes creencias erradas y limitantes que te están trayendo problemas, que están lastimando tu alma y afectando su éxito.
Vamos a aprender dos prácticas del alma que te ayudan a cambiar tus creencias erróneas e instalan nuevos procesos de pensamiento en tu mente.

Prácticas para ejercitar el alma

Práctica 1: La oración íntima.
Práctica 2: La oración comunitaria.

Práctica 3: lectura de la Biblia

La exposición a los medios: durante el día elegimos estar expuestos a una gran cantidad de información, no toda saludable para nuestra mente.
La exposición a la publicidad: en un mundo consumista, la publicidad es el pan de cada día. Los expertos en publicidad han aprendido a manipular la mente.
Los que conocen cómo funciona la mente convierten los caprichos en necesidades.
No solo debemos darle a la mente lo que quiere sino lo que necesita. Cuando la mente experimenta lo que necesita se siente satisfecha, cuando la complaces con lo que quiere no se sacia.
Apocalipsis 1:3 NVI
3 Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.
La primera práctica es la lectura de las escrituras.
Anécdota: Don Alberto. Cada día leía su librito devocional que contenía un salmo y una meditación. Lo leía y oraba cada día en su carro antes de salir a trabajar.
Las letras tienen gran poder, tanto así que hoy las conversaciones por chat son motivos de separación y de enamoramiento.
Las letras se instalan en nuestra mente y pueden convertirse en un virus al sistema.
Somos una sociedad que sabe leer pero no lee; tiene el poder de cambiar su mente pero prefiere que otros se la manipulen.
Debemos aprender a hacer de la lectura una disciplina, una práctica constante.
La Biblia tiene el poder para cambiar nuestra vida, por eso el texto dice que es dichoso o más que feliz quien lee estas palabras...
La Biblia es más que palabras, son los pensamientos de Dios, el diseñador de la vida, ¿Quién mejor que él para enseñarnos a vivir y corregirnos?
Isaías 55:8 NVI
8 «Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor—.
Programe, como ejercicio para el alma, la lectura diaria de un texto Bíblico. Use los salmos, los proverbios o los evangelios.

Práctica 4: memorización de las escrituras

La transformación de la mente y la gestión de los pensamientos no se trata solo de leer sino de darle a la mente pensamientos claves.
Cuando hemos escuchado muchas veces una idea, terminamos creyendo en ella. Esa idea se convierte en un pensamiento automático. Cambiarlo requiere hacer un proceso de pensamiento paso a paso, no solo de analizar sino también de aclarar el pensamiento y darle una nueva idea en la cual pensar.
Nuestro problema es que queremos dejar de pensar pero no le decimos a la mente qué pensar.
La memorización de textos Bíblicos clave es una poderosa herramienta para cambiar nuestra manera de pensar y de vivir.
Esto es una Reeducación de la mente, es aprender a pensar.
Una de las herencias de la escuelas Bíblicas a las que asistí toda mi vida es la cantidad de textos Bíblicos que memoricé. Uno cada semana.
Eliminando pensamientos limitantes: en nuestra mente se han instalado muchos pensamientos que limitan nuestro potencial y nos impiden crecer.
Necesitamos permitir que el poder de la palabra nos cambie.
2 Timoteo 3:16–17 NVI
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.
Por ejemplo, cuando se han instalado pensamientos equivocados, necesitas ideas contundentes y poderosas para cambiarlas:
¿Te sientes derrotado o acabado, inútil o desmoralizado? Memoriza...
Romanos 8:37 NVI
37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
¿Sientas que la ansiedad no te deja dormir y estás atribulado por la angustia?
Isaías 26:3 RVA
3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado.
¿Sientes que no haces nada bien y que no tienes propósito para vivir?
Efesios 2:10 NTV
10 Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.
Puedo seguir pero esta práctica consiste en que encuentres esos textos que reseteen tu mente y te hagan vivir diferente.
Programe memorizar al menos un texto Bíblico por semana. Repítalo, recítelo y léalo hasta aprenderlo. Escríbalo en un cartel y péguelo en la sala para que lo repase todos los días.

Recapitulando

Nuestra mente necesita resetearse. Tenemos muchos paradigmas que limitan nuestra vida y enferman nuestra alma.
Los pensamientos limitantes suelen ser automáticos, pero podemos cambiarlos.
Por ello necesitamos dos prácticas que ejerciten nuestra alma y nos permitan cambiar la forma en que pensamos:
La lectura de la Biblia
La memorización de textos Bíblicos
El consejo Bíblico es:
Filipenses 4:8 NVI
8 Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.
Related Media
Related Sermons