Faithlife Sermons

Evaluando nuestro proceder para continuar creciendo

Crecimiento Espiritual   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1 view

Necesitamos evaluar nuestros hechos y evaluemos si vamos hacia el propósito de Dios en nuestras vidas

Notes
Transcript

Necesitamos observar nuestros hechos y evaluemos si vamos hacia el propósito de Dios en nuestras vidas

¿Cuántos de nosotros hemos tomado un tiempo para poder evaluar nuestra vida durante el año que está por terminar? ¿Hemos podido realizar lo que Dios esperaba de nosotros?, o ¿Solamente tuvimos tiempo para atender nuestros asuntos? ¿Qué cosas realicé para cultivar mi relación con Dios?, ¿Cuáles actividades realicé que limitaron mi tiempo de calidad con Dios?, ¿Cuál fue la prioridad en mi vida?, ¿Qué hemos hecho con los recursos que Dios ha depositado en nuestras manos? ¿Mis decisiones fueron tomadas para glorificar a Dios? ¿A cuántas personas les hablé del evangelio de Jesucristo?,le estamos preguntando; ¿Dios qué quieres que haga el próximo año? ,¿Cómo administré el tiempo el pasado año? Si Dios me evalúa hoy ¿qué me diría?
Es necesario que de manera intencional evaluemos nuestro proceder, así podemos identificar áreas de oportunidad en nuestras vidas. De esta forma podremos continuar creciendo en el Señor para la gloria de nombre. Para evitar cometer los mismos errores. Si no tomamos el tiempo para evaluarnos delante del Señor estaremos continuamente cometiendo los mismos errores, estaremos estancados, No experimentaremos transformación , en nuestra relación con Dios y con nuestro prójimo.
En nuestra denominación estaremos realizando una campaña de 40 días de oración. Es mi anhelo como pastor que durante este tiempo experimentemos crecimiento y transformación . Por tal razón es importante que nosotros seamos diligentes y capaces de quitar todo aquello que estorbe y se interponga en nuestra relación con Dios.
Lamentaciones 3:40–41 (RVR60)
40 Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová;
41 Levantemos nuestros corazones y manos a Dios en los cielos
En cierta ocasión un hombre tenía un vehículo volkswagen que tenía problema para encender. Un amigo le dijo déjame echarle una mirada. De inmediato comenzó a levantar y a jalar el asiento trasero. El Dueño le pregunto ¿qué haces? - el respondió, el motor se encuentra a la parte de atrás y levantando el asiento le dijo y aquí esta la batería. Vez estos cables van conectados al motor de arranque. Y esta costra blanca que vez aquí en la batería impide que haya una buena conexión al motor de arranque . De inmediato derramó una soda sobre los terminales. Limpiándolos y ajustándolos me dijo; intenta prenderlo y de inmediato prendió el motor.

¿Cuántas veces hemos pedido al Señor, y todavía esperamos la respuesta?

En la mayoría de las ocasiones que este nos sucede, pensamos que es un tema de falta de fe, o tal vez de insistencia o perseverancia, llegamos a hasta pensar que No es la voluntad del Señor lo que le estamos pidiendo.

Pero cuántas veces le hemos preguntado al Señor ¿Cuál es el problema?

En medio del sufrimiento en el cautiverio del pueblo en Babilonia el profeta Jeremías hace un llamado que no es muy común.
El profeta reconoce - la fidelidad de Dios, su Soberanía de Dios, y la justicia
Lam.3.22-25 “22 El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. 23 Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! 24 Por tanto, digo: «El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré!» 25 Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan.”
Conociendo el carácter de Dios , Santo, Justo el profeta los dirige a evaluar ( reflexionar) las razones que lo llevaron al cautiverio.
En vez de asumir una postura de estupor, indiferencia o vagancia, el profeta les hace una llamado a la auto evaluación.
El pueblo que no conoce su historia está destinado a cometer los mismos errores.
De la misma manera hoy somos llamados a escudriñar escudriñar cómo ha sido nuestro proceder en el año que está por terminar.
El Señor nos esta llamando a buscarle con todo nuestro ser sin reservas. Necesitamos volvernos al Señor.
Para esto tenemos que mirarnos con honestidad sin dar espacio a la auto justificación
Sal.139.23-2423 Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. 24 Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno.”

Necesitamos al igual que aquel hombre limpió la costra de la batería del volky que evitaba la conexión para prender el carro. Es urgente que quitemos con la dirección Espiritu Santo toda costra ( es decir) todo aquello que impida que nuestra oración y relación tenga la conexión que Dios espera que tengamos con él .

Necesitamos escudriñar , identificar, quitar y volver al Señor todo aquello que mata nuestra oración.

Evitemos a toda costa todos aquellos asesinos de nuestra oración y de nuestra relación con Dios.

El primer estorbo o asesino de la oración ; Pecados No confesados.

Nuestro Dios perfecto, es Santo y no puede tolerar el pecado en sus hijos
Sal.66.18 “18 Si en mi corazón hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado;”
El pecado oculto le resta poder a nuestras oraciones y afecta nuestra relación con Dios , embota nuestros sentidos espirituales y nos separa de Dios
La buena noticia es que Dios perdona y decide olvidarse de ellos. Jer.31.34 ..—afirma el Señor—.Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados.»”
Nuestras acciones pasadas pueden tener consecuencias pero ya nuestro pecado fue perdonado. 1Jn.1.9 “9 Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.”
Stg.5.16 “16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.”
El teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer escribió acerca acerca de la confesión: En la confesión la luz del evangelio penetra en las tinieblas y en el cautiverio del corazón. Debe llevarse el pecado a lu, lo inexpresado debe ser comunicado y reconocido francamente. Todo secreto oculto debe manifestarse. Es una dura lucha hasta que se admite el pecado con sinceridad. Una persona que ha confesado su pecado en presencia de otro hermano ha dejado de estar solo. Experimenta la presencia de Dios en la realidad de la otra persona.

El segundo asesino de la oración: La falta de Fe.

La fe - No solo tiene que ver con lo que conocemos de Dios sino que es un asunto de cuanta confianza tenemos en Jesucristo
La falta de fe tiene un impacto negativo en nuestras vidas. Heb.11.6 “6 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.”
Stg.1.5-8 “5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. 6 Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. 7 Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna del Señor; 8 es indeciso e inconstante en todo lo que hace.
La persona que duda tiene doble hable ánimo. Una parte lucha por creer la otra No cree en la fidelidad de Dios
Mt.21.22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Resulta increible, como vamos depositamos nuestra confianza en médicos, amigos, conyuges, dinero y en tantas otras cosas menos Jesucristo que es el amigo que nunca falla. Si tuvieras fe como un grano de mostaza, tu le dirías a la montañas quítate y se moverá.

Tercer estorbo: La Desobediencia

La obediencia es el resultado natural de nuestra Fe en Dios - la desobediencia implica el No practicar lo que Dios nos manda
1 Jn. 3.21-22 “21 Queridos hermanos, si el corazón no nos condena, tenemos confianza delante de Dios, 22 y recibimos todo lo que le pedimos porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.”
Ese porque es la razón de la respuesta de Dios , obedecemos y hacemos lo que le agrada.
Si anhelamos tener una relación con Dios y llegar a ser personas de oración tenemos que entender que ; No cometer pecado No es suficiente, tenemos que obedecer a Dios en todo.
Mt. 15.8 “8 »“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.”

Cuarto asesino de la oración y nuestra relación: Falta de Transparencia con Dios y con otros

En muchas ocasiones no experimentamos el favor de Dios en nuestras vidas porque No somos transparentes con Dios ni con nuestro prójimo. No confesamos nuestros pecados ni compartimos nuestras luchas .
Tenemos que procurar mantenernos puros para el Señor para nuestros conyuges
Stg.5.1616 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.”
SANTIAGO NOS DEJA VER UNA VERDAD DE DIOS cuando confesamos nuestros pecados unos a otros ,Dios puede sanarnos y limpiarnos.
Tenemos que ser sinceros. La parte más difícil es la confesión. El aceptar nuestra responsabilidad cuando algo sale mal No nos agrada. Cada cual en nuestra sociedad quiere culpar a otros por defectos y problemas.
Experimentamos una restauración espiritual, emocional y física.
También ayuda a que los otros miembros del Cuerpo de Cristo comprendan que No están solos en sus dificultades.

Quinto Asesino de nuestra relación con Dios y de la oración; La Falta Perdón

Perdonar y ser perdonado son dos elementos inseparable.
Cuando alguien se niega a perdonar a otro, se daña así misma. Su falta de perdón se puede adueñar de esta y producirle amargura en el corazón. Esta persona no puede hacer lo bueno y mucho menos ser luz.
La palabra nos dice en Mt. 6.14-15 “14 »Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15 Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.”
Proverbios 4:26 RVR60
26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos.
2 Corintios 13:5 (NVI)
5 Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!
Related Media
Related Sermons