Faithlife Sermons

Preeminencia de Jesucristo

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2 views

Jesucristo se destaca por sobre toda la creación y reina de manera suprema sobre todo el orden creado.

Notes
Transcript

El alcance de la preeminencia de Jesucristo

Sobre toda las personas

Juan 17:2 RVR60
como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste.
Ver también Mt 25:31–32; Ro 10:12

Sobre sus enemigos

1 Corintios 15:25–26 NTV
Pues Cristo tiene que reinar hasta que humille a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será destruido es la muerte.
Ver también Hch 2:32–35; Sal 110:1; Ef 4:8 Pablo probablemente interpretó “cautividad” como aquellos enemigos espirituales a los cuales Cristo derrotó en la cruz.

Sobre cada autoridad

Colosenses 2:15 NTV
De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.
Ver también Ef 1:21

Sobre todas las instituciones y tradiciones

Mateo 12:8 NTV
Pues el Hijo del Hombre es Señor, ¡incluso del día de descanso!

Sobre todas las cosas

1 Corintios 15:28 NTV
Entonces, cuando todas las cosas estén bajo su autoridad, el Hijo se pondrá a sí mismo bajo la autoridad de Dios, para que Dios, quien le dio a su Hijo la autoridad sobre todas las cosas, sea completamente supremo sobre todas las cosas en todas partes.
Ver también Mt 11:27; Mt 28:18; Jn 3:35; Jn 13:3; Jn 16:33; Hch 10:36; Flp 3:21; He 2:8

La preeminencia de Jesucristo en relación a otros

A los profetas

Mt 3:11; Mt 12:41; Jn 1:26–27; Jn 1:30; Jn 3:30; He 1:1–2

A los patriarcas

Jn 1:17; Jn 8:52–58; He 3:3–6

A Aarón y a otros sumos sacerdotes

Hebreos 8:1–6 NTV
El punto principal es el siguiente: tenemos un sumo sacerdote quien se sentó en el lugar de honor, a la derecha del trono del Dios majestuoso en el cielo. Allí sirve como ministro en el tabernáculo del cielo, el verdadero lugar de adoración construido por el Señor y no por manos humanas. Ya que es deber de todo sumo sacerdote presentar ofrendas y sacrificios, nuestro Sumo Sacerdote también tiene que presentar una ofrenda. Si estuviera aquí en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, porque ya hay sacerdotes que presentan las ofrendas que exige la ley. Ellos sirven dentro de un sistema de adoración que es sólo una copia, una sombra del verdadero, que está en el cielo. Pues cuando Moisés estaba por construir el tabernáculo, Dios le advirtió lo siguiente: «Asegúrate de hacer todo según el modelo que te mostré aquí en la montaña». Pero ahora a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, se le ha dado un ministerio que es muy superior al sacerdocio antiguo porque él es mediador a nuestro favor de un mejor pacto con Dios basado en promesas mejores.
Ver también He 4:14; He 6:20; He 7:23; He 7:26–28; He 9:11–14; He 9:24–26

A los ángeles

1 Pedro 3:22 NTV
Ahora Cristo ha ido al cielo. Él está sentado en el lugar de honor, al lado de Dios, y todos los ángeles, las autoridades y los poderes aceptan su autoridad.
Ver también He 1:4–14

A otros señores y reyes

Apocalipsis 17:14 NTV
Irán juntos a la guerra contra el Cordero, pero el Cordero los derrotará porque él es el Señor de todos los señores y el Rey de todos los reyes. Y los que él ha llamado y elegido y le son fieles, estarán con él».
Ver también 1 Ti 6:15; Ap 19:16

Descripciones de la preeminencia de Jesucristo

Es la cabeza

Colosenses 2:10 NTV
De modo que ustedes también están completos mediante la unión con Cristo, quien es la cabeza de todo gobernante y toda autoridad.
Ver también Ef 1:9–10; Ef 1:22; Ef 4:15; Ef 5:23–24; Col 1:18

Es la cabeza del ángulo

Mt 21:42 Jesucristo está aplicando este versículo a sí mismo. La piedra angular era la piedra más importante de la estructura de un edificio.
Ver también Sal 118:22; Hch 4:11; Ef 2:20; 1 P 2:7

Es el gran pastor

Jn 10:11; He 13:20; 1 P 5:4

Las razones de la preeminencia de Jesucristo

Su origen divino

Juan 3:31 NTV
»Él vino de lo alto y es superior a cualquier otro. Nosotros somos de la tierra y hablamos de cosas terrenales, pero él vino del cielo y es superior a todos.
Ver también Jn 1:1–2; Jn 17:24

Su igualdad con el Padre

Juan 10:30 NTV
El Padre y yo somos uno.
Ver también Col 1:19; Col 2:9

Su autoridad deriva del Padre

Juan 5:22–27 NTV
Además, el Padre no juzga a nadie, sino que le ha dado al Hijo autoridad absoluta para juzgar, a fin de que todos honren al Hijo así como honran al Padre. El que no honra al Hijo, por cierto tampoco honra al Padre quien lo envió. »Les digo la verdad, todos los que escuchan mi mensaje y creen en Dios, quien me envió, tienen vida eterna. Nunca serán condenados por sus pecados, pues ya han pasado de la muerte a la vida. »Y les aseguro que se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado— cuando los muertos oirán mi voz, la voz del Hijo de Dios, y los que escuchen, vivirán. El Padre tiene vida en sí mismo y le ha entregado a su Hijo ese mismo poder de dar vida. Y le ha dado autoridad para juzgar a todos, porque es el Hijo del Hombre.

El posee los derechos de un primogénito

Col 1:15–17 Así como un hijo primogénito tiene derechos y privilegios de ser un heredero, de la misma manera Jesucristo es el heredero de todas las cosas en virtud de su preexistencia y filiación.
Ver también Ro 8:29; He 1:6

Tiene un nombre superior

Filipenses 2:9 NTV
Por lo tanto, Dios lo elevó al lugar de máximo honor y le dio el nombre que está por encima de todos los demás nombres
Ver también Hch 4:12; He 1:4

Es el Primero y el Último

Ap 1:17 Este título implica que todas las cosas se resumen en Cristo y encuentran su propósito en él.
Ver también Ap 2:8; Ap 22:13

Ejemplos de algunos acontecimientos en donde la preeminencia de Jesucristo es reconocida

Su entrada a Jersusalén

Mt 21:4–9; Zac 9:9

Su resurrección

Ro 1:4; 1 Co 15:21–23; Ap 1:5

Su exaltación a la mano derecha del Padre

Hechos de los Apóstoles 5:31 NTV
Luego Dios lo puso en el lugar de honor, a su derecha, como Príncipe y Salvador. Lo hizo para que el pueblo de Israel se arrepintiera de sus pecados y fuera perdonado.
Ver también Hch 2:33; Hch 7:55; Ef 1:20–21; Ef 4:8–10; Flp 2:9–11; Col 3:1; He 8:1; He 10:12; 1 P 3:22; Ap 3:21
Related Media
Related Sermons