Faithlife Sermons

Un Hombre Espiritual

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 3 views
Notes
Transcript

Introducción

Se ha estudiado en las ultimas semanas acerca de la gran promesa de Dios de otorgar el Espíritu Santo a los creyentes en Cristo, esta promesa que dio Jesús en el capitulo 14 de Juan al decirle a sus apóstoles que ya no iba estar con ellos ya que iba a regresar con el Padre pero que mandaría el consolador, que tiene la cualidad de estar habitando en la vida de cada creyente o discípulo de Jesús algo muy poderoso para todos nosotros y de mucho consuelo.
Hoy tenemos que analizar cuál es la situación actual en la que vivimos como creyentes de manera individual y como Iglesia en comunidad. Al estudiar como se describe la Iglesia de Cristo en el libro de los Hechos observamos una comunidad de creyentes discípulos de Jesús guiados con poder por el Espíritu Santo. ¿Consideraríamos que nuestra Iglesia y nuestras vidas se podrían describir como la Iglesia narrada en el libro de los Hechos guiada con poder del Espíritu Santo ?
Estaremos de acuerdo la mayoría de nosotros que estamos en una gran diferencia y que se puede percibir una gran ausencia del poder del Espíritu Santo. Tendremos que considerar cada uno de nosotros la pregunta ¿Soy realmente una persona espiritual?
Para comprender que es ser espiritual vamos a analizar este concepto a la luz de las escrituras de la palabra de Dios cual es su significado, pero antes de eso tenemos que entender también cuales son las ideas o conceptos erróneos de lo que es ser espiritual.
Estudiando las escrituras en la Biblia el concepto más cercano que encontramos esta en Efesios 5:18 (NVI)
18 No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.
Pero el apóstol lo manda con claridad: “Sed llenos del Espíritu” (Ef. 5:18). Esto debe ser parte de nuestra vida cristiana y debemos entender qué significa.
Si preguntaremos a cada uno de nosotros la pregunta ¿Para ti que significa ser espiritual? Lo más probable es que tengamos conceptos y maneras de pensar muy diferentes de lo que es ser espiritual pero cuanto de esas maneras de pensar son apegadas a lo que habla la Biblia.
También hay que entender que en la Biblia el concepto de ser espiritual, el más cercano es ser llenos del Espíritu Santo¨y esta relacionado con otros conceptos como Andar en el Espíritu (Gálatas 5:16) y con tener madurez Espiritual (Hebreos 5:11-14)

¿Que no es ser espiritual?

Ahora veamos conceptos de lo que no es ser espiritual, de lo que no nos hace necesariamente maduros en la Fe o de lo que no es andar en el Espíritu.
Se ha dicho por lo menos una vez: “¡Debes ser lleno del Espíritu!”. La mayoría de los creyentes sabemos que eso es parte de la vida cristiana. Pero, al mismo tiempo, la mayoría tenemos diferentes conceptos de lo que esto significa. En algunas iglesias, la llenura del Espíritu se entiende como un arrebato en el que pierdes control de ti mismo. En otras iglesias, pareciera que el rol del Espíritu Santo ni siquiera es importante, porque se evita hablar al respecto. Otras ideas falsas son que debemos tener ciertas habilidades milagrosas, como hablar en lenguas, sanidades, hacer señales milagrosas, etc.
Lo que no siempre da madurez espiritual o te hace espiritual:
1. Leer o saber mucho de la Biblia
2. Tener muchos años en la fe o en la iglesia.
3. Ser alguien que ora mucho pero haciendo oraciones monótonas y cuando se hacen sólo por cumplir y con motivos incorrectos.
4. Tener un cargo en la Iglesia.
5. Pertenecer a una congregación o Iglesia.
Practicas que no nos ayudan a ser espirituales: Ser superficial o aparente practicar una religión no basada en el conocimiento de la verdad de Dios.
Tenemos el ejemplo en la Biblia en todo el capitulo 23 del evangelio de Mateo 23 Jesús denuncia a los Fariseos y maestros de la ley religiosa en aquellos tiempos.

¿Qué significa ser espiritual o en términos de la Biblia ser llenos del Espíritu Santo?

Una definición que podemos llegar a concluir al estudiar la Biblia es que ser lleno del Espíritu Santo es imitar las cualidades de Dios y ser parecido a Jesús, es decir que el Dios todopoderoso, Jesús el hijo único de Dios y Espíritu Santo estan presentes a lo largo de nuestra vida.
Para contestar esta pregunta también analizaremos nuestra escritura base de hoy.
Efesios 5:15–18 NVI
Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor. No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.
ESTUDIANDO EL CONTEXTO INMEDIATO
Para entender a qué se refiere Pablo cuando nos manda a “ser llenos del Espíritu Santo”, comencemos nuestra investigación en el mismo versículo de donde surge esta frase. ¡No hay nada como el contexto inmediato para dar claridad al asunto!
“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Ef. 5:18).
Nuestra frase de interés es la comparación: “con vino” y “del Espíritu Santo”. ¿Qué punto de similitud hay entre el vino y el Espíritu Santo? Ambos controlan. Y entre más y más uno “se llena”, más control tienen sobre ti. Entonces, “ser lleno del Espíritu Santo” habla de dejarle tener control.
¿Qué controla o domina hoy tu vida?
El miedo, la familia, el esposo(a), novio(a), acreedores, el alcohol, o alguna otra adicción, el amor al dinero o materialismo, alguna carrera profesional o el trabajo excesivo. Aquello que nos controla es lo que nos llena o define nuestra vida. Como lo afirman las siguientes escrituras:
2 Pedro 2:19 NVI
Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción, ya que cada uno es esclavo de aquello que lo ha dominado.
Romanos 6:16 NVI
¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia.
Vemos relacionado el término controlado por el término de esclavitud que es ser controlado por lo que te domina.

¿Porqué necesitamos todos ser llenos del Espíritu Santo?

Es un mandato. En la frase de la escritura ¨Sean llenos del Espíritu Santo¨
El verbo usado es un imperativo, es decir es una orden, lo que también nos dice que no es una opción y a la vez este verbo esta en presente progresivo, que en la traducción del griego nos lleva a la idea de que es una acción continua, por lo tanto necesitamos llenarnos del Espíritu Santo una y otra vez por el resto de nuestras vidas, no es algo que se haga una sola vez.
b. Nos ayuda en nuestra lucha contra el pecado.
Al estudiar la carta de romanos encontramos que en el capitulo 6 el apóstol Pablo escribió de como los que nos convertimos a Dios somos liberados de nuestra naturaleza pecaminosa, de nuestra vida pasada antes de convertirnos a Dios, al morir junto con Cristo en el bautismo y hace una exhortación a ya no seguir practicando el pecado porque ya no vivimos bajo la ley sino bajo la Gracia y de no abusar de esa Gracia divina al seguir pecando. Después tenemos en el capitulo 7 una descripción de como ya muertos en Cristo estamos muertos al poder de la ley que nos da como condenación la muerte, pero nos explica el propósito de la ley de hacernos ver que es pecado y nos muestra como por nuestra naturaleza pecadora o en otras palabras los deseos de la carne estan en una gran lucha que todos como creyentes seguidores de Cristo enfrentamos y que terminamos reconociendo lo imposible que es para nosotros como humanos que somos débiles que somos dominados por el pecado. como lo menciona el apóstol Pablo en:
Romanos 7:24–25 NVI
¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.
 
En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.
En seguida nos da una explicación en el capitulo 8 de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas que nos lleva a vencer nuestra naturaleza pecaminosa y ya no vivir siendo esclavos del pecado aunque es un proceso que experimenta cada seguidor de Jesús.
Romanos 8:1–16 NVI
Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu. Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!» El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.
¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
Naciendo de nuevo. En el evangelio de Juan capitulo 3 Jesús tiene una conversación con Nicodemo uno de los importantes líderes religiosos de su tiempo y explica que el que no nace de nuevo del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de los cielos. El apóstol Pedro en su discurso en Hechos 2:38 menciono que al arrepentirse y bautizarse se recibe el perdón de pecados y el Espíritu Santo. Por lo que es cuando nacemos de nuevo cuando Dios viene a morar en la vida del creyente, somos limpiados de nuestra vida pasada y llenos de una fuente de vida, sin embargo las escrituras cuando hablan de ser llenos del Espíritu Santo no sólo se refieren a la conversión sino a mantener una espiritualidad constante.
Ser llenos de la palabra. Regresando al estudio de Efesios 5:15-18 si miramos un poquito atrás en el contexto, veremos otro elemento. El versículo donde Pablo habla de “ser llenos del Espíritu” es el tercer elemento en una lista contrastes:
1. El contraste entre el andar sabio y el andar necio:
“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios” (Ef. 5:15).
2. El contraste entre ser insensato y ser entendido:
“Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor” (Ef. 5:17).
3. El contraste entre los efectos de la “llenura del vino” y la “llenura del Espíritu Santo”:
“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Ef. 5:18).
El vino produce cada vez más disolución y descontrol. Y, a continuación, Pablo hace una lista de gerundios que muestran los resultados del control del Espíritu Santo.
El Espíritu Santo produce cada vez más…
exhortación mutua (“hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales” [Ef. 5:19a]),
canto espiritual (“cantando” [Ef. 5:19b]),
alabanza sincera (“alabando al Señor” [Ef. 5:19b]),
gratitud (“dando gracias” [Ef. 5:20]),
sumisión mutua (“sometiéndoos unos a otros” [Ef. 5:21a, LBLA]).
Entonces, “ser lleno del Espíritu Santo” se puede medir y confirmar porque produce, en contraste con el desorden de la embriaguez, acciones que edifican a los creyentes y glorifican a Dios.
ESTUDIANDO EL CONTEXTO BÍBLICO
Ahora, para este pasaje hay un pasaje gemelo. No es solo paralelo, es gemelo. Es Colosenses 3. Si usted compara los textos siguientes, verá que es así:
El flujo, el orden, el desarrollo… todo es idéntico. Es su pasaje gemelo.
Pero sí hay una diferencia. Efesios 5:18 dice “ser lleno del Espíritu Santo”, pero su pasaje paralelo no menciona al Espíritu Santo (Col. 3:16). ¿Qué dice en lugar de esto? Dice: “Que la Palabra de Cristo more en abundancia en vosotros”. Esto es paralelo y, entonces, interpretativo de lo que significa “ser lleno del Espíritu Santo”.
Si alguien pregunta: “¿Cómo me lleno del Espíritu Santo?” (Ef. 5:19), Colosenses 3:16 contesta: “Deja que la Palabra de Cristo llene tu corazón y vida”. Ser lleno del Espíritu Santo es llenarse de las palabras inspiradas que el Espíritu sopló en el texto bíblico. Es dar a esas palabras divinas un fértil y rico suelo para que produzcan el fruto del Espíritu Santo (es decir, la semejanza a Cristo en tu vida).
RESUMIENDO EL SIGNIFICADO BÍBLICO
Entonces, “ser lleno del Espíritu Santo”:
Significa dejar que el Espíritu Santo tenga el control de tu vida.
Se observa por las acciones y actitudes que el Espíritu Santo produce (Gá. 5:22-23).
Se obtiene por medio de llenar el corazón con las palabras del Espíritu Santo (la Biblia).
Entonces:
No es algo inalcanzable: todo cristiano debe hacerlo.
No es algún segundo nivel de cristianismo: Dios lo espera de todos sus hijos.
No es algo místico: se obtiene por medio de la Palabra de Dios.
Él produce en ti su fruto. Tu responsabilidad es llenar tu vida de sus palabras para que el Espíritu Santo te las recuerde. Así, Él produce en ti los resultados de haberte controlado, porque tú te llenaste de sus palabras.
¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
3. Obedeciendo la palabra de Dios.
Juan 14:15–21 NVI
»Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes. No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes. Dentro de poco el mundo ya no me verá más, pero ustedes sí me verán. Y porque yo vivo, también ustedes vivirán. En aquel día ustedes se darán cuenta de que yo estoy en mi Padre, y ustedes en mí, y yo en ustedes. ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.
Jesús le dice a sus apóstoles que si obedecen sus mandamientos muestran su verdadero amor por El y como consecuencia el Consolador que es el Espíritu Santo los acompañara y guiara en la verdad siempre.
¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
4. A través de la oración dirigida.
Hechos de los Apóstoles 4:24–31 NVI
Cuando lo oyeron, alzaron unánimes la voz en oración a Dios: «Soberano Señor, creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que hay en ellos, tú, por medio del Espíritu Santo, dijiste en labios de nuestro padre David, tu siervo: »“¿Por qué se sublevan las naciones y en vano conspiran los pueblos? Los reyes de la tierra se rebelan y los gobernantes se confabulan contra el Señor y contra su ungido.” En efecto, en esta ciudad se reunieron Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y con el pueblo de Israel, contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste para hacer lo que de antemano tu poder y tu voluntad habían determinado que sucediera. Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno. Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús.» Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.
El grupo de creyentes no se convirtieron en cristianos después de la oración ya lo eran, Dios al escuchar la oración tomo el control de sus vidas, los llenó de valor y de cambios en sus vidas ya no tuvieron temor de anunciar el evangelio en el contexto en el que vivían de la persecución romana, y el resultado fue un gran evangelismo y crecimiento de la Iglesia.
Para finalizar recordemos cuales son los frutos de ser llenos del Espíritu Santo, de andar en el Espíritu o de tener madurez espiritual.
Gálatas 5:22–26 NVI
En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.
Entendiendo esto debe ser evidente como es una persona que es espiritual o lo que en los conceptos de la Biblia es estar llenos del Espíritu Santo, andar en el Espíritu o alcanzar madurez espiritual.
CONCLUSIÓN
Entonces, amada familia Iglesia de Puebla y amigos que nos visitan sé lleno del Espíritu Santo, naciendo de nuevo, llenándote de la palabra de Dios , obedecer más los mandamientos de Jesús o la palabra de Dios , estar más preparado para exhortar, cantar, alabar, dar gracias, y someterse a otros porque Cristo te motiva e inspira.
Related Media
Related Sermons